Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Catequesis - La vida oculta de Jesús: La purificación en el Templo



José y María acuden al Templo para la purificación ritual de la Madre. Un anciano movido por el Espíritu Santo habla y da la clave para entender a Jesús cuando se manifieste en su vida pública

"Y cumplidos los días de su purificación según la Ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está mandado en la Ley del Señor. Todo varón primogénito será consagrado al Señor; y para presentar como ofrenda un par de tórtolas o dos pichones, según lo mandado en la Ley del Señor.

Un hombre llamado Simeón y la profetisa Ana
Había por entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón. Este hombre, justo y temeroso de Dios, esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba con él. Había recibido la revelación del Espíritu Santo de que no moriría antes de ver al Cristo del Señor. Así, vino al Templo movido por el Espíritu. Y al entrar con el niño Jesús sus padres, para cumplir lo que prescribía la Ley sobre él, lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo:

Ahora Señor, puedes dejar a tu siervo irse en paz,
según tu palabra:
porque mis ojos han visto
a tu Salvador,
al que has preparado
ante la faz de todos los pueblos:
luz que ilumine a los gentiles
y gloria a tu pueblo Israel.
Su padre y su madre estaban admirados por las cosas que se decían acerca de él.

Simeón los bendijo, y dijo a María, su madre: Mira, éste ha sido puesto para ruina y resurrección de muchos en Israel, y para signo de contradicción -y a tu misma alma le traspasará una espada-, a fin de que se descubran los pensamientos de muchos corazones.

Vivía entonces una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era de edad muy avanzada, había vivido con su marido siete años casada, y había permanecido viuda hasta los ochenta y cuatro años, sin apartarse del Templo, sirviendo con ayunos y oraciones noche y día. Y llegando aquel momento alababa a Dios, y hablaba de él a todos los que esperaban la redención de Jerusalén"
(Lc).

Signo de contradicción
Jesús será luz de las gentes, luz para los pueblos de toda la tierra. Será gloria de Israel. Pero también será signo de contradicción. Bandera discutida. Y María escucha que una espada le atravesará el corazón. Y los corazones de los hombres quedarán al descubierto hasta lo más íntimo.
Publicar un comentario

Entradas populares