Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Señor, te doy gracias por todo lo bueno que siempre haces en mi vida. y por todas las fuerzas que me das cuanto siento que voy a caer y saldré derrotado. Tu poder misericordioso me levanta en victoria, porque no hay problema, dificultad o situación complicada que se resista a tu fuerza. Creo firmemente que de Ti me vienen todas las gracias con las que salgo a dar la batalla por la paz y la alegría, porque la esperanza quede sembrada y fija en mi corazón. Gracias por ser el aliento de mi vida y ayudarme a librarme de los peligros que quieren apartarme de Ti. Pongo en tus manos todos mis proyectos y todo en lo que en estos momentos voy a realizar. Amén

Catequesis - La vida oculta de Jesús: La muerte de los inocentes



Herodes
La malicia de Herodes se desborda al saberse burlado por los Magos y ordena una masacre: 

"Después que se marcharon, un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y estate allí hasta que yo te diga, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo. El se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y huyó a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que dijo el Señor por medio del Profeta: ´De Egipto llamé a mi hijo´.

Entonces Herodes, al ver que los Magos le habían engañado, se irritó en extremo, y mandó matar a todos los niños que había en Belén y toda su comarca, de dos años para abajo, con arreglo al tiempo que cuidadosamente había averiguado de los Magos. Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías:
Una voz se oyó en Ramá,
llanto y lamento grande:
Es Raquel que llora a sus hijos,
y no admite consuelo, porque ya no existen"
(Lc).

El olvido de sí
José ha puesto toda su vida al servicio de los planes de Dios. Pero ahora se le va a pedir que proteja con toda su hombría al Salvador indefenso y a su Madre. Y toma las decisiones con rapidez; obedece al ángel que le habla en sueños. No discute. No se queja de tener que abandonar Nazaret, ni de tener que vivir como un exiliado, ni de tener que aprender lenguas nuevas, ni se lamenta de las muchas incomodidades que lleva consigo la marcha apresurada. ya sabe moverse en sintonía con la Providencia divina. Se olvida de sí, se entrega, pone todo su ser en ayudar al Niño inerme. Habla con María, que secunda totalmente sus decisiones y, sin decir nada a nadie, huyen en la noche como unos perseguidos. 


La muerte rondará a Belén. Los niños asesinados entran en el gozo de Dios sin conocer los sinsabores de la vida; pero sus madres lloran. El pecado de Herodes lleva a esas lágrimas inocentes.
Publicar un comentario

Entradas populares