Ir al contenido principal

Entrada destacada

Peregrinación a Salta en diciembre

Desde el año 2001, por pedido de la Santísima Virgen María, la señora María Livia Galliano de Obeid realiza la Oración de Intercesión durante la aparición semanal de la Santísima Virgen María los días sábados en un cerro del Barrio Tres Cerritos, en la ciudad de Salta Capital.
Peregrinación a Salta: del 7 al 10 de diciembre de 2017
Acompaña Padre Fabián A. Barrera

El lunes 7 de agosto pueden empezar a llamar para recibir información sobre la peregrinación que se realizará en el mes de diciembre del corriente año.


A partir del lunes 14 de agosto se abrirá la inscripción.

Contacto para información y/o reserva:

Celular: 011-155710-3595 de lunes a viernes hábiles de 9 a 20hs. (únicamente)
Facebook: guadasouveniresreligiosos.
Correo electrónico: lau_ra_moyano@hotmail.com

Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Catequesis - Los milagros de Jesús: la tempestad calmada

Los discípulos se enteran del origen de Jesús, conocen a su Madre, al resto de su familia, su vida oculta de trabajo. Todo ello junto a la intensa enseñanza teórica y práctica que Jesús les imparte.


Defender la fe

Sin embargo, la oposición de los familiares de Jesús y las críticas de los escribas y fariseos podían afectar a los discípulos con una fe todavía débil. Por ello Jesús se decide a apartarlos de Cafarnaúm por un poco de tiempo. Sube a las barcas y se dirige a la otra orilla en territorio pagano.


El viaje y la tempestad

En este viaje va a ocurrir un gran milagro que sorprende grandemente a los suyos, a pesar ya de que han visto tantas curaciones. Se trata de la tempestad calmada. Sucedió así:
"Aquel día, llegada la tarde, les dice: Crucemos al otro lado. Y, despidiendo a la muchedumbre, le llevaron en la barca tal como se encontraba, y le acompañaban otras barcas. Y se levantó una gran tempestad de viento, y las olas se echaban encima de la barca, de manera que se inundaba la barca. Él estaba en la popa durmiendo sobre un cabezal; entonces lo despiertan, y le dicen: Maestro, ¿no te importa que perezcamos? Y levantándose, increpó al viento y dijo al mar: ¡Calla, enmudece! Y se calmó el viento, y se produjo una gran bonanza. Entonces les dijo: ¿Por qué tenéis miedo? ¿Todavía no tenéis fe? Y se llenaron de gran temor, y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?"(Mc).


El respeto

Ante la tempestad surge el temor y el miedo a morir. No advierten que Jesús no puede morir de aquella manera, pues tiene una misión divina aún no acabada, y se ha declarado igual al Padre en tantas ocasiones. Pero el viento es fuerte, las barcas suben y bajan, pueden volcar, pueden hundirse. Jesús, sorprendentemente, duerme. Y se quejan del peligro, con visos de crítica al mismo Jesús que no hace nada ante el peligro. Le despiertan y, con gesto imponente, clama al viento que enmudezca, y lo hace. La calma vuelve de repente al pequeño mar. Y cuando Jesús les reprende por su poca fe, no se quejan, no murmuran, no protestan, y emerge en ellos el respeto ante alguien que es más que un maestro de vida coherente, y se preguntan: ¿Quién es éste? Aún le conocen poco, tienen que introducir en su fe el dato de que Cristo es Señor de todo, es el mismo Dios con nosotros.

Autor: P. Enrique Cases
Publicar un comentario

Entradas populares