Ir al contenido principal

Entrada destacada

Juan Bautista un gran hombre

Juan bautiza a quienes le hacen caso y quieren cambiar. Hoy te invita a que cambies tu./ Por: Archidiócesis de Madrid | Fuente: Archidiócesis de Madrid

La madre, Isabel, había escuchado no hace mucho la encantadora oración que salió espontáneamente de la boca de su prima María y que traía resonancias, como un eco lejano, del antiguo Israel. Zacarías, el padre de la criatura, permanece mudo, aunque por señas quiere hacerse entender.


Las concisas palabras del Evangelio, porque es así de escueta la narración del nacimiento después del milagroso hecho de su concepción en la mayor de las desesperanzas de sus padres, encubren la realidad que está más llena de colorido en la pequeña aldea de Zacarías e Isabel; con lógica humana y social comunes se tienen los acontecimientos de una familia como propios de todas; en la pequeña población las penas y las alegrías son de todos, los miedos y los triunfos se comparten por igual, tanto como los temores. Este nacimiento era esperado con angustiosa …

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Vivir el amor con los mandamientos de Dios


Diálogo con Jesús
Señor, Tú que eres el dador de cosas buenas, ven y ayuda a mi corazón a que tenga los mejores sentimientos, esos que mueven el alma, edifican y dan ejemplo de tu amor. Quiero superar todo reto que se me presente, y para eso necesito de tu compañía. Renueva mi fe, que tenga un espíritu fuerte y valiente y saber llevar las circunstancias complejas de mi vida de la mejor manera, sin perder el control de mis emociones. Te suplico que no me dejes perder la esperanza por construir un mundo mejor alrededor de mí y no dejarme vencer por los problemas que se me puedan presentar. Tú, eres mi Dios, mi protector, mi escudo fuerte, en quien confío y me sostengo porque sólo Tú me haces vivir tranquilo. Amén // Fuente: PildorasdeFe.net

Santo Evangelio según san Mateo 5,17-37

Atentos contra la actitud de los fariseos y de Herodes: "En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice. El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos". Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos. Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: No matarás, y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal. Pero yo les digo que todo aquel que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. Y todo aquel que lo insulta, merece ser castigado por el Sanedrín. Y el que lo maldice, merece la Gehena de fuego. Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda. Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo. Ustedes han oído que se dijo: No cometerás adulterio. Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena. Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena. También se dijo: El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaración de divorcio. Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio. Ustedes han oído también que se dijo a los antepasados: No jurarás falsamente, y cumplirás los juramentos hechos al Señor. Pero yo les digo que no juren de ningún modo: ni por el cielo, porque es el trono de Dios, ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la Ciudad del gran Rey. No jures tampoco por tu cabeza, porque no puedes convertir en blanco o negro uno solo de tus cabellos. Cuando ustedes digan 'sí', que sea sí, y cuando digan 'no', que sea no. Todo lo que se dice de más, viene del Maligno". Palabra del Señor.



Reflexión del Papa Francisco:

Jesús no quiere cancelar los mandamientos que el Señor dio por medio de Moisés, sino que quiere llevarlos a su plenitud. Jesús añade que este "cumplimiento" de la Ley requiere una justicia superior, una observancia más auténtica. Y de hecho dice a sus discípulos:

"Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos"
¿Pero qué significa este "pleno cumplimiento" de la ley y esta justicia superior?: El mismo Jesús nos responde con algunos ejemplos. Porque Jesús era un hombre práctico, hablaba siempre con ejemplos para hacerse entender. Comienza desde el quinto mandamiento del Decálogo:

"Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: "No matarás"; pero yo les digo que todo aquel que se enoja contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal".

Con esto, Jesús nos recuerda que ¡también las palabras pueden matar, ¿eh? Cuando se dice que una persona tiene la lengua de serpiente, ¿qué quiere decir? Que sus palabras matan.

Por lo tanto, no sólo no se debe atentar contra la vida de los demás, sino tampoco derramar sobre él el veneno de la ira y golpearlo con la calumnia.

Ni hablar mal de él porque llegamos a las habladurías: los chismes también pueden matar, ¡porque matan la reputación de las personas! ¡Es muy feo chismorrear!

Al principio puede incluso parecer incluso una cosa agradable, incluso divertida, como si fuera un caramelo. Pero al final, nos llena el corazón de amargura, nos envenena también a nosotros.

Pero les digo la verdad, ¿eh? Estoy convencido de que si cada uno de nosotros hiciera el propósito de evitar los chismes, ¡con el tiempo se convertiría en un santo! Éste es un hermoso camino.

¿Queremos llegar a ser santos, si o no?, ¿Queremos vivir parloteando como de costumbre, si o no?. Entonces estamos de acuerdo: ¡basta con los chismes!. ( Reflexión antes del rezo del Ángelus, 16 de febrero de 2014)

Oración de Sanación

Señor mío, habiendo descubierto tus caminos en mi vida, me dispongo a alabarte por todas las opciones que me condujeron a Ti, porque me has ofrecido una nueva oportunidad de hacer las cosas mejor.

Quiero amarte como realmente te lo mereces, no porque deba cumplir con los mandamientos que me has entregado, sino porque lo asumo como un acto de generosidad de tu parte para conducirme por el camino del bien.

Tus mandamientos son como escaleras de amor para llegar a Ti y al Padre. Ayúdame a serte fiel en esto, a ser coherente con lo que digo y hago, a sentirme seguro y poder así avanzar en mi crecimiento espiritual.

Si aspiro ser parte de tu rebaño debo cumplir con esta manera de vivir que Tú me ofreces, bajo tus lineamientos, bajo tu dirección, bajo la sombra protectora de tu amor

Ayúdame a ser valiente y seguir tus pasos sin mirar atrás, a distanciarme de aquella vida de pecado en la que anduve, a alejarme de todo mal que busca romper este vínculo de amor entre Tú y yo.

Quiero corregir el rumbo mi vida y llevarla en tu dirección. Haz que me sienta liberado de toda culpa, que mi corazón se abra, lo llenes de buenos deseos, para así transportar este amor a los demás, sobre todo a mis seres amados.

Creo en tus mandamientos, creo que son una alianza entre tu divinidad y mi humanidad, quiero vivirlos y sentirlos a plenitud.

Sé que me amas, perdonas mis errores pasados y me das la fuerza para seguir librando mis batallas y no perderme mientras transito por este mundo. Amén


Frase de reflexión

"La fuerza espiritual de los sacramentos es inmensa. Con la gracia podemos superar cualquier obstáculo". Papa Francisco

Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Publicar un comentario

Entradas populares