Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

1/8/2014

Francisco: "No más guerra, deténganse por favor, se los pido con el corazón"

Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco hizo hoy un llamamiento para que las sociedades y las autoridades de Ucrania, Medio Oriente e Irak detengan la guerra, y dialoguen con valentía para alcanzar la paz. ¨No más guerra. Es hora de detenerse. Deténganse, por favor, se lo pido con el corazón, deténganse¨, insistió el pontífice, en sus palabras luego del rezo del Ángelus.

El papa Francisco hizo hoy un llamamiento para que las sociedades y las autoridades de Ucrania, Medio Oriente e Irak detengan la guerra, y dialoguen con valentía para alcanzar la paz. "No más guerra. Es hora de detenerse. Deténganse, por favor, se lo pido con el corazón, deténganse", insistió el pontífice, en sus palabras luego del rezo del Ángelus.

El obispo de Roma recordó ante los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro del Vaticano que mañana se cumple el centenario del estallido de la Primera Guerra Mundial.

Desde la ventana de su Palacio Apostólico, se refirió a este hecho como un "trágico acontecimiento" que, dijo, es preciso recordar para tener presente "las lecciones de la historia, haciendo que prevalezca siempre la paz mediante un diálogo paciente y valiente".


En este sentido, el Santo Padre dirigió unas palabras a las personas que viven en Ucrania, Irak y Medio Oriente, tres zonas sumidas en este momento en conflictos armados.

"Les pido que se unan en mi plegaria para que el Señor conceda a las poblaciones y a las autoridades de estas zonas la sabiduría y la fuerza necesaria para alcanzar con determinación el camino de la paz, afrontando cualquier disputa con la tenacidad del diálogo y de la negociación, con la fuerza de la reconciliación", urgió.

Y añadió: "Que en el centro de cada decisión, no se ponga el interés particular, sino el bien común y el respeto de cada persona. Recordemos que todo se pierde con la guerra y nada se pierde con la paz".

Francisco hizo alusión al dolor de las personas que viven en guerra y puso su atención, especialmente, en los niños.

"Pienso sobre todo en los niños a los que se les quita la esperanza de tener un futuro. Niños muertos, heridos, mutilados, huérfanos, que tienen por juguete los restos bélicos".

El papa Francisco terminó sus palabras con una sola palabra: "deténganse".+
Sigue aquí...

30/7/2014

¿Qué tipo de personas queremos formar en los colegios católicos?

Necesitamos formar hombres y mujeres piadosos, contemplativos en la acción; hombres y mujeres que recen y trabajen por el Reinado de Dios // Autor: Pedro Luis Llera Vázquez | Fuente: Catholic.net

Toda institución educativa tiene una finalidad y responde a una necesidad. La educación nunca es neutra. Detrás de los planteamientos pedagógicos de toda escuela, subyace una antropología - un ideal de persona -, un modelo de sociedad y una cosmovisión. Los colegios - todos los colegios - tienen la misión de formar personas (darles forma) y educarlas; o sea, de conducir a los alumnos hacia una meta: desarrollar sus cualidades intelectuales, morales y físicas para encaminarlos hacia la felicidad.

¿Pero qué es eso de "la felicidad"?

La escuela sin Dios


La respuesta no puede ser la misma en una escuela agnóstica o atea que en una escuela confesionalmente católica (o no debería serlo). Un colegio laicista tiene una visión inmanentista y materialista del hombre, de la sociedad y de la historia. Para un colegio sin Dios, el hombre no es más que el resultado del azar, de la concepción casual de un óvulo por un espermatozoide. Para un materialista, la realidad del hombre es consecuencia de la suerte (o mala suerte, según se mire): vivimos de casualidad.

Para un materialista ateo, es decir, para alguien que sólo cree lo que ve o lo que la ciencia puede demostrar empíricamente, la vida del hombre no tiene más sentido que la de una cucaracha: nacemos, crecemos, nos reproducimos para transmitir nuestra herencia genética a la generación posterior y contribuir así a la subsistencia de la especie humana y, finalmente, morimos y desaparecemos. Y como el sufrimiento nos acaban alcanzando y nos impiden ser felices y disfrutar de la vida, tenemos que tratar a toda costa de evitar el dolor y la angustia existencial. La vida no tiene más sentido que "disfrutar". El ideal del hedonistaconsiste en apurar al máximo los placeres de la existencia, dar rienda suelta a un vitalismo insaciable de placeres. Y cuando ya no haya nada que disfrutar porque la vejez o la enfermedad mermen nuestras facultades, lo mejor es morir para acabar con el sufrimiento. Una vida es digna solo si se puede gozar de sus placeres. El aborto y la eutanasia estarían plenamente justificados desde esta perspectiva materialista. De ahí viene ese deseo irracional por mantenerse indefinidamente jóvenes y saludables, el culto al cuerpo, la idealización idolátrica de la juventud como la mejoretapa de la vida del ser humano (o tal vez la única que merezca la pena ser vivida) y el terror a envejecer.

Esas ansias irrefrenables de disfrutar acaba conduciendo al nihilismo: nada vale la pena. Al final, la muerte y el sufrimiento acaban con nosotros; por lo tanto, abandonemos cualquier pretensión de felicidad. Sólo podemos aspirar a placeres momentáneos y pasajeros, porque nada dura, nada tiene consistencia. Las drogas, el alcohol o el sexo contribuyen a anestesiar el dolor de la propia existencia y a olvidarnos de la angustia.

¿Qué escuela puede surgir sobre este humus nihilista? La escuela laicista atea debe ser blandita. Hay que evitar que el niño sufra: que sean felices (que disfruten, que se sientan bien). El esfuerzo del estudio puede generar frustración y dolor. Y eso hay que evitarlo a toda costa.

Debe ser una escuela utilitaristaque forme buenos profesionales para que respondan a las demandas del mercado de trabajo (aunque finalmente sea una fábrica de parados); una escuela que eduque "en valores" y forme ciudadanos tolerantes, solidarios; ciudadanos que procuren su propio bienestar, muy liberales y relativistas (que cada uno viva como quiera y haga lo que le dé la gana, siempre que respete las leyes).

La escuela de la sociedad hedonista es una escuela cientificista: sólo existe la realidad física (lo que vemos y tocamos) y se niega cualquier posibilidad de metafísica; es decir, cualquier realidad que tenga que ver con el alma, con el espíritu, con algo que vaya más allá de la naturaleza sensible o que tenga que ver con Dios: es una escuela sin transcendencia. Y en caso deque se admita algo más allá de lo tangible, se aceptan y difunden las teorías las de la "Nueva Era" y se elucubra sobre energías, sobre el karma, sobre algo difuso e incomprensible que pasa por una meditación sin contenido que meditar y que al final se reduce a buscar la paz interior mediante prácticas como el yoga o el Tai Chi que en última instancia, sólo buscan que el individuo se "sienta bien" consigo mismoy combata el estrés o la ansiedad que le provoca su propia nada. Porque esta escuela es emotivista y sentimentaloide. Parece como si los sentimientos se hubieran apoderado del hombre, sometiendo a la razón y a la voluntad a sus dictados y a sus vaivenes.

Hablamos de una escuela que fomenta las herramientas instrumentales (idiomas e informática, fundamentalmente) y posterga la cultura humanista: la historia, la filosofía, el arte,los principios básicos de la teología cristiana, las lenguas y la cultura clásica o la literatura. Ofrecemos a los niños los mejores cubiertos y la vajilla de lujo, pero les negamos la comida que alimenta el entendimiento y el alma. Una persona puede ser perfectamente analfabeta con cinco idiomas. ¿Para qué sirve ser bilingüe si no tienes nada que decir, nada que aportar, nada que comunicar? ¿De qué te vale tener acceso a toda la información de la Red y a todos los medios de comunicación globales si no sabes distinguir lo bueno de lo malo, la verdad de la mentira; si no tienes nada que aportar ni criterio propio respecto a nada?

Nuestros jóvenes fracasan en comprensión lectora porque ya no se lee a Garcilaso, ni a Cervantes, ni a Fray Luis de León, ni a San Juan de la Cruz, ni a Cela, ni a Baroja, ni a Unamuno, ni a Delibes ni a nadie. Un alumno de bachillerato sale del instituto después de haber leído tres libros por curso, en el mejor de los casos. ¿Cómo van a entender los jóvenes el valor de la catedral de Burgos o el del Pórtico de la Gloria; o los cuadros del Museo de Prado, si no saben nada de religión, ni de filosofía, ni de Historia del Arte, ni de Historia de España; ni de mitología clásica ni de Historia Sagrada? Y con la excusa de que los clásicos son aburridos, les hemos cambiado a Quevedo por Blue Jeans; a Góngora, por J. K. Rowling; y a Lázaro de Tormes por los vampiros de la saga de Crepúsculo. Y los resultados están a la vista de todos.

Eso sí: la educación afectivo sexual que reciben en las escuelas desde la más tierna infancia les incita a explorar su cuerpo, a buscar frenéticamente el placer, a experimentar y buscar su propia "identidad sexual", a considerar normal y positiva todo tipo de relación sexual, al margen de cualquier compromiso. Se trata de sentir y gozar, sin reprimirse en ningún caso, porque si te reprimes te sientes mal. Y como los sentimientos son pasajeros y fugaces, no cabe pensar en compromisos duraderos. Se fomenta así la promiscuidad y el narcisismo: el derecho al propio placer, como si uno fuera el ombligo del universo y sólo yo fuera lo importante. Al final, muchos jóvenes no encuentran otro horizonte queponerse ciegos los fines de semana, buscar relaciones fugaces sin otro contenido que la búsqueda desesperada del propio placer y luego, la nada. Algunos son bilingües y la mayoría se pasa la vida delante de la pantalla de un ordenador, twitteando chorradas o colgando fotos en Facebook con posturitas insinuantes. En la "cultura del selfy",los jóvenes buscan la alegría y la felicidad en el culto a la apariencia; en la nada condensada en ciento cuarenta caracteres y una foto sexy con morritos. Salir, beber y agobiarse por el aburrimiento, hasta que salga el último cacharro tecnológico y por fin pueda ser feliz, si puedo comprarlo.

De una escuela laicista (sin Dios o tantas veces contra Dios) obtenemos resultadoscontrastables: una formación mediocre (los datos son los datos) y unos chicos orientados mayoritariamente (mal orientados o desorientados) hacia el individualismo relativista; algunos hacia el marxismo leninismo - más o menos teñido de ecologismo verde -; y unos pocos más violentos,hacia el nihilismo ácrata antisistema. De la escuela sin Dios salen personas que no creen en nada porque no hay nada en que creer, porque no hay ninguna verdad que aprender; chicos sin rumbo porque no hay ningún camino que conduzca a ninguna parte.

La escuela católica

Lamentablemente, los resultados de las escuelas de titularidad católica no ofrecen resultados mucho más halagüeños, en términos generales. Tal vez, en algunos casos, un mayor grado de formación; puede que algo más de disciplina en las aulas y poco más.

Se habla mucho en los colegios católicos de "educación integral", que es el eufemismo que se emplea para referirse a que también se atiende a los aspectos espirituales o religiosos de los alumnos y que se note poco. Se hacen referencia en sus proyectos educativos a la "educación en la interioridad o en la transcendencia" para referirse a la educación religiosa, a las actividades pastorales o a las catequesis de primera comunión o de confirmación en aquellos colegios a los que el obispo les permite desarrollar ese tipo de labor.

La "transcendencia" en la que muchos de los colegios católicos españoles quieren educar a sus alumnos consiste en"suscitar vivencias que lleven a la experiencia del Absoluto": pero en muchos casos (en demasiados casos), ni media palabra de Jesucristo. Esa transcendencia puede referirse a Buda, a Krishna, a Shiva, a Yahveh... Como dice un pintoresco personaje de una popular serie de televisión, "algo hay: llámalo dios, llámalo energía, o un principio cósmico; pero algo hay".

No digo yo que estas ocurrencias posmodernas y tan "new age" sean las que se ofrecen en todos los colegios católicos. No. Hay ocurrencias peores. Y también hay colegios católicos fieles al Evangelio, a la Tradición Apostólica y al Magisterio de la Iglesia: lamentablemente, pocos. Cada vez menos.

Hay colegios confesionales en los que los alumnos van a misa al principio de curso y al final (y gracias). La mayoría de los colegios católicos en poco (o en nada) se diferencian de los institutos públicos o de los colegios laicos. De muchos de nuestros colegios nominalmente católicos es más fácil que surjan militantes de izquierda o de la derecha pagana y relativista que católicos practicantes: mucha multiculturalidad, mucha solidaridad con los más pobres, mucha tolerancia, mucha ONG, mucho respeto a la naturaleza y mucha concienciación medioambiental; mucha preocupación por la justicia social, muchas jornadas de la paz y la no violencia, mucho Gandhi... Y poco o nada de Jesucristo.

Se puede iniciar a los niños en la meditación para que lleguen a la experiencia del absoluto, pero no se puede enseñar a los niños a rezar el rosario, ni se les enseña a adorar al Santísimo, realmente presente en cuerpo, alma y divinidad en la Hostia consagrada. Eso, no. Eso es oscurantismo medieval y fomentar las supersticiones sin fundamento científico. Se puede ofrecer una educación afectivo sexual liberal y progresista, pero no se habla del amor auténtico - que no es sólo sentimiento, sino que integra también a la inteligencia que toma decisiones y a la voluntad que compromete a la fidelidad - con vocación de eternidad (o se habla muy poco), ni se puede enseñar el verdadero sentido cristiano del sacramento del matrimonio, en el que Dios une "hasta que las muerte los separe" a los esposos. Y cuando a algún obispo o a algún cura se le ocurre predicar en un colegio la verdad de la Iglesia, se monta un escándalo de padre y muy señor mío.

Dice el Diccionario de la Real Academia que la "piedad" consiste en la "virtud que inspira, por el amor a Dios, tierna devoción a las cosas santas; y, por el amor al prójimo, actos de amor y compasión". Eso es lo que echo de menos en muchas de las escuelas católica españolas: educación en la piedad. Nuestra misión como centros educativos de la Iglesia es conducir ("educar" significa conducir, guiar) a nuestros niños a Cristo. Nuestro deber es cuidar a los niños, amarlos y guiarlos hacia el Único que puede hacerles realmente felices: Cristo Jesús. Y para ello, hay que procurar que adquieran buenos hábitos (virtudes) que expresen amor a Dios y al prójimo. Tenemos la obligación de ponerlos ante el Señor para que hablen con Él, para que se dejen transformar por Él, para que el único y verdadero Maestro les pueda llevar de la mano hacia una vida plena. Todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Y lo mejor que les podemos transmitir es una vida de fe, de oración, de vida sacramental que los encamine hacia una vida santa en Cristo.

Si educáramos así a nuestros niños, con la ayuda de Dios, podríamos conseguir una sociedad más justa, solidaria, fraterna. ¿Qué mejor vacuna contra la corrupción, contra el adulterio, contra el aborto, contra la pobreza y el paro que formar hombres y mujeres santos? Pero si seguimos educando en la ideología al margen de Dios, seguiremos fracasando. No nos avergoncemos de profesar nuestra fe en Cristo Resucitado. No adulteremos la educación católica ni demos gato por liebre. Nosotros solos no podemos cambiar el mundo por muchas campañas que pongamos en marcha. ¿Están mal las campañas solidarias? No. Están muy bien. Pero no basta. Lo más importante es que Cristo sea el Señor de nuestras vidas. No seamos soberbios: no nos creamos todopoderosos. No somos Dios. Somos muy poca cosa. El único que puede cambiar el corazón del hombre es Cristo. Y en la medida en que nosotros seamos santos, en que seamos de Cristo y dóciles a su voluntad, el mundo será mejor, más justo, más habitable, más fraterno. No por mérito de nuestras obras, sino por mérito de Dios. Seamos humildes servidores de Dios y así serviremos al prójimo y seremos capaces de amar como Él nos ama. La verdadera revolución que cambió definitivamente la historia fue la resurrección del Señor. Él derrotó al pecado, al mal, a la muerte y nos abrió las puertas de la esperanza que no falla.

Pero para transmitir la esperanza y la fe en Jesucristo, los primeros que tenemos que predicar con nuestra vida y con nuestra palabra somos los maestros y educadores católicos. Nadie da lo que no tiene. Un claustro de un colegio católico debería constituirse como una comunidad de fe al servicio de los niños y de sus familias; una comunidad reunida en torno a Cristo, que reza, adora y celebra en comunión con la Iglesia. Entonces lo de menos será la clase de religión. Todos evangelizaremos, todos anunciaremos al Señor y conduciremos a los alumnos a Cristo. La ciencia, el arte, la historia, la música, la filosofía, las matemáticas... Todo conduce a la Verdad, a la Belleza y al Bien; todo conduce a nuestro Señor Jesucristo, camino, verdad y vida.

Queremos que de nuestras escuelas católicas salgan personas buenas, bien formadas, virtuosas y comprometidas con los más necesitados y con la justicia social. Necesitamos formar hombres y mujeres piadosos, contemplativos en la acción; hombres y mujeres que recen y trabajen por el Reinado de Dios; personas honorables y honradas que sepan adorar a Dios y servir al bien común; con principios sólidos y carácter bien forjado, que desarrollen al máximo sus cualidades para ponerlas al servicio de los demás.Necesitamos educar hombres y mujeres virtuosos que sean testigos de la Verdad en medio de un mundo desnortado lleno de personas que vagan sin rumbo como zombis en busca de algo que dé sentido a su vida. La felicidad no consiste en disfrutar de más placeres y mayor bienestar. No estamos condenados al sufrimiento, al sinsentido y a la nada: estamos llamados a una vida en plenitud. La felicidad auténtica consiste en amar y en saberse amados; en buscar incansablemente la Verdad. Y nuestra Verdad es la verdad del Amor: nuestra Verdad es Cristo. Dejemos que nuestros niños se acerquen a Él. Y el Señor hará el resto.
Sigue aquí...

28/7/2014

Conversando con mis amigos evangélicos sobre la confesión

Reproduzco esta conversación porque puede servir de ayuda y guía a la hora de explicar a nuestros hermanos cristianos de otras denominaciones exactamente que creemos y por qué. // Autor: José Miguel Arráiz | Fuente: ApologeticaCatolica.org


Continuando con la serie de conversaciones entre amigos sobre temas de apologética, les comparto un nuevo diálogo ficticio en donde se trata el tema de la confesión de los pecados, o sacramento de la penitencia. En esta ocasión, los argumentos los he tomado de algunas Webs de apologética protestante. Los nombres de quien participan no son reales.

Miguel: José, me gustaría que nos explicaras por qué ustedes confiesan sus pecados a un hombre cuando en la Biblia no aparece absolutamente nada parecido.

Marlene: Es más, la Biblia es bien clara en que es Dios quien perdona el pecado, no el hombre: "Era yo, yo mismo el que tenía que limpiar tus rebeldías por amor de mí y no recordar tus pecados" (Isaías 43,25); "Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus maldades, el que sana todas tus dolencias" (Salmo 103,2-3).

José: Un momento, antes de comenzar dejemos algo claro. Nosotros los católicos creemos que es Dios quien perdona los pecados, pero allí no termina la historia. Me parece bien que hayas comenzado tomando unos textos del Antiguo Testamento, porque yo quiero ponerte unos ejemplos tomados también de allí para que nos analicemos:

"Si un hombre se acuesta maritalmente con una mujer que es una sierva perteneciente a otro, sin que haya sido rescatada ni liberada, será él castigado, pero no con pena de muerte, pues ella no era libre. El ofrecerá un carnero, su sacrificio de reparación para Yahveh, a la entrada de la Tienda del Encuentro; será un carnero de reparación. Con el carnero de reparación, el sacerdote hará expiación por él ante Yahveh por el pecado que cometió, y se le perdonará su pecado." (Levítico 19,20-22)


Hay muchos otros textos del Antiguo Testamento donde ocurre algo similar, por ejemplo en Levítico 4, 27-35, en los que se observa que aunque es Dios quien perdona el pecado, un sacerdote es utilizado como instrumento para conceder el perdón, por lo que el hecho de que sea Dios quien perdona el pecado en Isaías 43,25 o en el Salmo 103 de ninguna manera elimina la posibilidad de la existencia de un sacerdocio ministerial establecido por Dios para comunicar ese perdón.

Marlene: Yo puedo entender que Dios se sirviera de sacerdotes en el Antiguo Testamento para administrar el perdón de los pecados, pero el Nuevo Testamento enseña que todos los creyentes son sacerdotes: "Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable." (1 Pedro 2,9). También dice: "nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre, a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 1,6), y también "nos has hecho para nuestro Dios un reino y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra" (Apocalipsis 5,10).

En el Antiguo Pacto, los fieles tenían que aproximarse a Dios a través de los sacerdotes. Los sacerdotes eran mediadores entre Dios y el pueblo. Los sacerdotes ofrecían sacrificios a Dios en nombre de la gente. Eso ya no es necesario, porque por el sacrificio de Jesucristo, podemos aproximarnos al trono de Dios confiadamente: "Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro." (Hebreos 4,16). Con la muerte de Jesús, el velo del templo se rasgó por la mitad, destruyendo así el símbolo de la pared divisoria que había entre Dios y la humanidad. Podemos acercarnos a Dios directamente por nosotros mismos, sin el uso de un mediador humano, porque Jesucristo es nuestro Sumo Sacerdote (Hebreos 4,14-15; 10,21), y el único mediador entre Dios y nosotros (1 Timoteo 2,15). El Nuevo Testamento enseña que debe haber ancianos (1 Timoteo 3), diáconos (1 Timoteo 3), obispos (Tito 1,6-9), y pastores (Efesios 4,11) - pero no sacerdotes [1].

José: En la Iglesia Católica también creemos que todos los cristianos somos sacerdotes, pero distinguimos entre el sacerdocio común de los fieles, y el sacerdocio ministerial [2]. Recuerden que Cristo, "mediador de la nueva alianza" (Hebreos 9,15), establece en consecuencia los "ministros de la alianza nueva" (2 Cor 3,6); que lo representan a lo largo del espacio y del tiempo, o sea, en todos los lugares y en todas las épocas. Su capacidad no es de origen humano sino divino (2 Cor 3,5).

Pero de esta distinción podemos hablar más adelante, lo que les quiero hacerles notar es que en la Nueva Alianza, al igual que en la Antigua, el hecho de que Cristo sea único mediador entre Dios y los hombres, no excluye que se sirva instrumentalmente de sus ministros para comunicar el perdón. Recuerden que San Pablo, refiriéndose al ministerio que desempeñan ellos como apóstoles, dice "que los hombres los consideren como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios" (1 Corintios 4,1) y además afirma que a ellos se les ha concedido el ministerio de la reconciliación: "todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación" (2 Corintios 5,18).

Es a ellos a quien les envía como el poder y autoridad que recibió del Padre y les concede la autoridad y poder de perdonar los pecados: "Entonces Jesús les dijo otra vez: "¡Paz a vosotros! Como me envió el Padre, así también yo os envío". Y al decir esto, sopló y les dijo: "Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados, y a quienes se los retengáis, les serán retenidos" (Juan 20,21-23).

Marlene: Pero en todo el Nuevo Testamento no se ve a nadie confesando sus pecados a ningún hombre, sino que en 1 Juan 1,8-9 vemos que el pecado se confiesa directamente a Dios: "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad".

José: Vamos por partes. En primer lugar, ese texto no dice a quien se debe confesar el pecado, solo dice que debe confesarse.

En segundo lugar, no es cierto que en el Nuevo Testamento no aparezca por ninguna parte a nadie confesando sus pecados a un ministro de Dios. Ya en tiempos de Juan el Bautista "acudía a él gente de toda la región de Judea y todos los de Jerusalén, y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados" (Marcos 1,5).

Si bien en Juan 20,23 no se menciona explícitamente que se deba confesar el pecado, está fuertemente explícito en el hecho de que para que un ministro pueda absolver o retener un pecado, tiene primero que conocerlo a través de la confesión del pecador. Precisamente por eso, en el libro de los Hechos de los apóstoles se narra cómo los creyentes acudían a los apóstoles a confesarles sus pecados: "Y muchos de los creyentes, o fieles, venían a confesar y a declarar todo lo malo que habían hecho." (Hechos 19,18). Querías un texto bíblico donde ver cristianos confesando sus pecados a los apóstoles, y allí lo tienes.

Miguel: José, allí no se menciona un confesionario como lo tienen los católicos hoy en día, allí ellos confesaban públicamente los pecados que habían cometido como muestra de arrepentimiento.

José: Pero entonces queda claro que no se cumple aquello de que en la Nueva Alianza solo se confesaba el pecado directamente a Dios, y allí tenemos un testimonio tomado del Nuevo Testamento de que no era así.

Ahora bien, cuando hablamos del sacramento de la penitencia, tenemos que distinguir entre lo sustancial y lo circunstancial. Lo sustancial es que Cristo instituyó el ministerio de la reconciliación, otorgando a sus apóstoles y sucesores el poder de perdonar pecados, y para que el sacerdote pueda absolver el pecado tiene que conocerlo. Si lo hace dentro de un confesionario o al aire libre, es algo que no es sustancial y puede cambiar a lo largo de la historia. Por ejemplo, en la Iglesia primitiva, la confesión del pecado era pública [3]: "Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder" (Santiago 5,14). Posteriormente el sacerdote era quien luego de escuchar el pecado, decidía si este tenía que ser confesado en público o bastaba la confesión al sacerdote, y finalmente se desarrolla el sacramento tal como lo conocemos hoy, que busca preservar la privacidad de la persona por medio de la confesión exclusivamente privada y del secreto de confesión [4].

Marlene: Supongamos por un momento que tienes razón y Cristo concedió a los apóstoles el poder de perdonar pecados. No se ve en ninguna parte de la Biblia que este poder pasara a sus sucesores. La promesa de Jesús era específicamente dirigida a los apóstoles.

José: El apostolado es un ministerio, y los ministerios en la Iglesia son permanentes porque fueron instituidos para la edificación de los fieles que son parte del cuerpo de Cristo (1 Corintios 12,27-29). Mientras exista la Iglesia en esta tierra existirán los ministerios y entre ellos el apostolado, ahora desempeñado por los obispos: "El mismo "dio" a unos el ser apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelizadores; a otros, pastores y maestros, para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo" (Efesios 4,11-13). De nada hubiera servido que Cristo les concediese ese poder mientras vivían sólo los apóstoles, cuando la misión de ellos superaría la duración de sus vidas. Recuerda que se les ordenó hacer discípulos a todas las naciones (Mateo 28) y prometió asistirles y estar con ellos hasta el fin del mundo.

La Palabra de Dios es sagrada, y no debemos permitir que los prejuicios que podamos tener nos impidan ser honestos con lo que en verdad enseña la Escritura [5]. Es el propio Cristo quien concede a sus apóstoles el poder de perdonar pecados, y vemos a los primeros cristianos acudiendo a ellos para confesarse, sin que en ningún modo eso contradiga el hecho de que es Dios quien perdona el pecado. No seamos como aquellos que se escandalizaban cuando Jesús perdonaba los pecados con la autoridad que recibió del Padre, cuando los apóstoles y sus sucesores lo hacen con la autoridad que recibieron de Cristo: "Como me envió el Padre, así también yo os envío" (Juan 20,21).
__________________________________________

NOTAS
[1] Este argumento lo he tomado del artículo ¿Qué dice la Biblia acerca de la confesión de pecados a un sacerdote?, publicado en la Web de apologética cristiana evangélica GotQuestions.org.
[2] El sacerdocio común de los fieles no excluye el sacerdocio ministerial o jerárquico, sino que "se ordena el uno para el otro, aunque cada cual participa de forma peculiar del sacerdocio de Cristo. Su diferencia es esencial no solo gradual. Porque el sacerdocio ministerial, en virtud de la sagrada potestad que posee, modela y dirige al pueblo sacerdotal, efectúa el sacrificio eucarístico ofreciéndolo a Dios en nombre de todo el pueblo: los fieles, en cambio, en virtud del sacerdocio real, participan en la oblación de la eucaristía, en la oración y acción de gracias, con el testimonio de una vida santa, con la abnegación y caridad operante" (Concilio Vaticano II, Constitución Dogmática de la Iglesia Lumen Gentium, 15-17)
[3] Algunos hermanos evangélicos interpretan Santiago 5,16 entendiendo que se refiere a la petición de perdón de uno otro cuando se ofendían. Esta interpretación no es justa con el texto, ya que allí se habla de confesar pecados, no de pedir perdón por las ofensas. Es necesario distinguir, que si bien una ofensa al prójimo es un pecado, no todo pecado es una ofensa al prójimo.
[4] Para una explicación más detallada del desarrollo del Sacramento de la penitencia a lo largo de la historia puede consultar mi libro: Compendio de Apologética Católica, Segunda Edición, Editorial Lulu, Venezuela 2014.
[5] Inicialmente las Iglesias evangélicas no rechazaban la confesión de los pecados al confesor y los luteranos no lo hacen tampoco hoy día. La Confesión de Augsburgo, la cual es considerada la Confesión Protestante más antigua, es la base en la que se funda la Iglesia Luterana y el modelo más universalmente aceptado por dichas Iglesias (escrita por Lutero y Melancthon en el año 1530) sostenía: "Respecto a la confesión se enseña que la absolución privada debe conservarse en la iglesia y que no debe caer en desuso, si bien en la confesión no es necesario relatar todas las transgresiones y pecados, por cuanto esto es imposible. "Los errores, ¿quién los entenderá?" (Salmo 19:12)." En su Catecismo Menor, Martín Lutero reafirma la necesidad de confesar los pecados, y en su Catecismo Mayor dedica una breve exhortación a la confesión en donde trata duramente y llama "puercos que no deberían tener parte en el evangelio" a aquellos que rechazan el sacramento de la confesión:
"Pero, ahora estas cosas las sabe cualquiera. Por desgracia, lo aprendieron demasiado bien, de modo que hacen lo que quieren y están usando de la libertad como si jamás tuvieran el deber o la necesidad de confesar. Porque muy pronto captamos lo que nos agrada y donde el evangelio es suave y benigno penetra en nosotros con suma facilidad. Mas, como dije, semejantes puercos no deberían vivir bajo el evangelio, ni deberían tener parte en él, sino permanecer bajo el papado y más que antes dejarse llevar y mortificar, de manera que tengan que confesar, ayunar, etc, más que nunca. Quien no quiere creer en el evangelio, ni vivir de acuerdo con él, ni hacer lo que debe hacer un cristiano, tampoco debe disfrutar el evangelio. ¿Qué ocurriría si tú quisieses únicamente sacar provecho de alguna cosa, sin hacer ni aplicar nada de ti mismo? Por lo tanto, no queremos haber predicado a semejantes hombres, ni tenemos la voluntad de concederles algo de nuestra libertad, ni permitir que gocen de ella. Más bien volveremos a entregarlos al papa y a sus adictos para que los fuercen, como bajo un verdadero tirano. Al populacho que no quiere obedecer al evangelio, no le corresponde sino tal torturador que es un diablo y un verdugo de Dios. Pero, a los demás que aceptan su palabra, hemos de predicar siempre y debemos animarlos, estimularlosy atraerlos para que no dejen pasar en vano un tesoro tan precioso y consolador, presentado a ellos por el evangelio. En consecuencia, diremos también algo sobre la confesión para enseñar y exhortar a la gente sencilla".
Sigue aquí...

26/7/2014

La Acción Católica exhorta a vencer la violencia con la paz

Buenos Aires (AICA): La Acción Católica Argentina (A.C.A.) y el Foro Internacional de Acción Católica (FIAC) denunciaron hoy que “la guerra y el terrorismo generan una masacre inútil que profundiza el desencuentro, y sobre todo ¡mata!” e imploraron a la comunidad internacional y a los gobiernos y grupos involucrados en estos conflictos que “los detengan, que prevalezca la compasión por los más débiles y la cordura: que inmediatamente cese la violencia y se busquen caminos de diálogo que favorezcan una solución pacífica en cada situación particular”. Asimismo, invitaron a todos a unirse “en el compromiso y en la oración confiada y permanente, para que la paz venza a la violencia como nos recuerda reiteradamente el papa Francisco”.

La Acción Católica Argentina (A.C.A.) y el Foro Internacional de Acción Católica (FIAC) denunciaron hoy que “la guerra y el terrorismo generan una masacre inútil que profundiza el desencuentro, y sobre todo ¡mata!” y advirtieron que “Irak, Siria, la Franja de Gaza, Ucrania y otras regiones del mundo sufren hoy un dolor indescriptible al que no podemos permanecer ajenos ni indiferentes”.

Por esto, imploraron a la comunidad internacional y a los gobiernos y grupos involucrados en estos conflictos que “los detengan, que prevalezca la compasión por los más débiles y la cordura: que inmediatamente cese la violencia y se busquen caminos de diálogo que favorezcan una solución pacífica en cada situación particular”.


Tras “abrazar” como hermanos y hermanas, desde nuestra fe, a cuantos sufren persecuciones y acompañarlos con su voz y cercanía, pidieron “el don de la paz y la justicia para cada rincón de la tierra”.

Asimismo, invitaron a todos a unirse “en el compromiso y en la oración confiada y permanente, para que la paz venza a la violencia como nos recuerda reiteradamente el papa Francisco: ‘El Dios de la paz suscite en todos un auténtico deseo de diálogo y de reconciliación. La violencia no se vence con violencia. La violencia se vence con la paz’”.

Texto del comunicado
La dolorosa y dramática situación que atraviesan distintos países del mundo, donde la muerte y el odio prevalecen frente al diálogo y la paz, nos llevan una vez más a denunciar que la guerra y el terrorismo generan una masacre inútil que profundiza el desencuentro, y sobre todo ¡mata! ¡Sí!, mata a hermanos y hermanas nuestras -sin distinción de credo o de pertenencia étnica- que quedan en medio de una lucha, que en general no les pertenece, alcanzando a niños, adultos, ancianos, jóvenes, arrasando a la población civil y alcanzando a centros de asistencia, templos, comunidades religiosas.

Irak, Siria, la Franja de Gaza, Ucrania y otras regiones del mundo sufren hoy un dolor indescriptible al que no podemos permanecer ajenos ni indiferentes. Desde lo más profundo de nuestro corazón imploramos a la comunidad internacional y a los gobiernos y grupos involucrados en estos conflictos, que los detengan, que prevalezca la compasión por los más débiles y la cordura: que inmediatamente cese la violencia y se busquen caminos de diálogo que favorezcan una solución pacífica en cada situación particular.

Asimismo, abrazamos como hermanos y hermanas, desde nuestra fe, a cuantos sufren persecuciones y los acompañamos con nuestra voz y nuestra cercanía, pidiendo el don de la paz y la justicia para cada rincón de la tierra.
Invitamos a todos a unirnos en el compromiso y en la oración confiada y permanente, para que la paz venza a la violencia como nos recuerda reiteradamente el Papa Francisco: “El Dios de la paz suscite en todos un auténtico deseo de diálogo y de reconciliación. La violencia no se vence con violencia. La violencia se vence con la paz“.

Como Acción Católica en todo el mundo continuamos orando fervientemente por la paz, y nos uniremos en una forma especial el miércoles 6 de agosto, fiesta de la Transfiguración, recordando el trágico lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima (1945) y la muerte del papa Pablo VI (1978), en el 50° aniversario de la Ecclesiam Suam, la Encíclica del diálogo.

¡Paz Señor! ¡Madre de la Paz, protege a los pueblos en guerra!+
Sigue aquí...

25/7/2014

400 Respuestas a preguntas que usted puede hacer sobre la doctrina católica (9-10)

400 Respuestas a preguntas que usted puede hacer sobre la doctrina católica (9-10): Un homenaje a la memoria de un firme apologista, sus 400 respuestas a preguntas que usted puede hacerse sobre la doctrina católica, presentado en breves publicaciones semanales. (Preguntas 65-81) // Autor: P. Jorge Loring S.J. | Fuente: Catholic.net // Editorial Spiritus Media

65. LOS MISTERIOS

Yo no comprendo cómo los católicos con cultura pueden aceptar los misterios que van contra la razón humana.

Precisamente porque tienen cultura saben que los misterios no se oponen a la razón, aunque la superan.

Me explico: una cosa contradictoria es inaceptable. Por ejemplo un círculo cuadrado. O es círculo o es cuadrado, pero no puede ser las dos cosas al mismo tiempo. Pero los misterios no son contradictorios. Son superiores a la razón, es decir, no los entendemos. Pero esto es lógico dada la pequeñez de la inteligencia humana que no entiende muchísimas cosas de la naturaleza.

Las mismas personas que tienen dificultad en aceptar los misterios de la religión, aceptan sin problema muchísimas cosas de la vida que no entienden. Aceptan que dándole al botón de la televisión están viendo a un locutor del telediario que está en Madrid. Si no saben electrónica, eso no lo entienden; pero lo aceptan sin problema. Y el entendido en electrónica que sí lo entiende acepta la fecundación in vitro, pero no sabe hacerla.

El mismo Newton que formuló matemáticamente la gravitación universal, reconocía que ignoraba la naturaleza de la gravitación. Es decir, estamos rodeados de cosas que no entendemos y las aceptamos sin problema. Sólo se hace problema cuando se trata de la religión.

66. LOS MILAGROS


Soy católico, y deseo permanecer en la Iglesia, pero hay cosas que no comprendo. ¿Por qué la Iglesia se apoya en los milagros si hoy la ciencia explica cosas que antes parecían milagros?

Sobre los milagros conviene tener las ideas claras. Le voy a exponer brevemente:

a) Qué es milagro.
b) Cuándo hay milagro.
c) Valor apologético del milagro.

Milagro es un hecho que rompe las leyes de la Naturaleza. El hombre no puede cambiar las leyes de la Naturaleza. Lo que hace es estudiarlas para aplicarlas a la técnica y al progreso, pero no las puede cambiar.

Para que haya milagro es necesario que sea cierto el rompimiento de las leyes naturales. No son milagros las habilidades de un prestigitador ni los hechos paranormales. Si un prestigitador saca palomas de las mangas, pensamos en su habilidad y en el truco que emplea, pero nadie piensa en un milagro.

Lo mismo si se trata de un fenómeno paranormal, como es la telepatía.

También hay que tener garantías de la realidad del hecho, pues hay mucha superchería, mucho engaño, mucho afán de protagonismo que simulan milagros donde no los hay.

Pero si a mí me consta de que en un hecho hay un rompimiento de las leyes de la Naturaleza, eso sólo puede ser obra de Dios.

El milagro es el sello de Dios, la firma de Dios, pues sólo Dios puede cambiar las leyes de la Naturaleza que Él ha hecho.

Reverendo Padre: le agradezco su respuesta a mi anterior consulta, pero no me ha respondido Vd. a lo que le pregunté sobre que la ciencia puede explicar hoy lo que antes parecían milagros. Le agradecería me aclare mi duda.

Tiene usted razón. Mi respuesta fue incompleta. La voy a completar ahora.

Es cierto que hoy la ciencia explica cosas que nuestros antepasados desconocían. Por ejemplo: los meteorólogos pueden predecir una próxima mejoría del tiempo o la llegada de un huracán. Y nuestros antepasados podían atribuirlo a un milagro o a un castigo de Dios.

Pero hay cosas que sabemos la ciencia nunca conseguirá: lograr que un hombre sea tan alto que con los pies en la tierra toque la Luna con la mano.

También es verdad que hoy se pueden conseguir cosas que antes era imposible. Por ejemplo, que un hombre viva con el corazón de otro.

Pero hay cosas que sabemos nunca será posible naturalmente. Por ejemplo, resucitar un cadáver que huele mal por estar en estado de descomposición diciéndole:

"¡Lázaro, levántate!". Es decir, no sabemos hasta dónde puede llegar la ciencia; pero sí sabemos hasta dónde no puede llegar la ciencia.

67. INEXISTENCIA DE LOS MILAGROS

Yo no creo en los milagros, pues las leyes de la Naturaleza son inmutables.

Es cierto que las leyes de la naturaleza son inmutables para el hombre que no las puede cambiar. Pero no lo son para Dios que es su autor, y por lo tanto, sí puede cambiarlas. Un caso científicamente probado es lo que pasa en Lourdes.

Allí hay una Oficina de Comprobaciones Médicas, con médicos de todas las nacionalidades y religiones. Los hay católicos, protestantes, judíos, hindúes y hasta ateos.

Hacen radiografías antes y después del milagro, y certifican que en 3.184 casos la curación es inexplicable científicamente.

Para certificar esto es necesario:

a) Que la enfermedad sea cierta.
b) Que la enfermedad sea orgánica, no funcional.
c) Que la curación haya sido instantánea.
d) Que la curación sea permanente.

El director de esta Oficina Médica, Dr. Leuret, ha escrito un libro titulado Curaciones milagrosas modernas, donde presenta varios casos de enfermos, con sus nombres, con toda la documentación, radiografías, etc. y con las firmas de los médicos que certifican las curaciones inexplicables desde el punto de vista científico.

Algún caso ha sido tan llamativo que ocasionó la conversión de Alexis Carrel, Premio Nobel de Medicina, al estar presente en la curación instantánea de la peritonitis tuberculosa en último grado de Marie Bayllie Ferrand, que él había diagnosticado incurable. Así lo cuenta él en su libro: Mi viaje a Lourdes.

Termina con una bonita oración a la Virgen dándole gracias por haberle permitido presenciar ese milagro.

68. REVELACIONES PRIVADAS

Cordial saludo estimado Padre: Mi duda es sobre las revelaciones privadas. En la actualidad hay libros de videntes, incluso santos de la Iglesia que hablan de revelaciones privadas tales como: tres días de tinieblas, marca de la bestia 666 en un microchip, fin del mundo y el anticristo, en fin, son tantos temas que es imposible nombrarlos. Mi duda es, ¿por qué la Iglesia es tan silenciosa en estos temas, y qué concepto da la Iglesia sobre eso? ¿Son verdad?

No hay que hacer caso de esas revelaciones privadas. Sólo es obligatorio creer en el Magisterio Oficial de la Iglesia. Pero creer en esas revelaciones privadas no es pecado, pues alguna puede ser verdadera.

69. CARISMÁTICOS

Buenos días Padre: Mi consulta es respecto al movimiento de Renovación Carismática. ¿Hasta qué punto son ciertos los dones que ellos dicen tener, como el don de sanación, de lenguas, de intercesión? Ellos dicen tenerlo y hasta parece cierto. Gracias y que Dios bendiga su Misión.

Los carismáticos son buena gente, pero entre ellos hay gente rara. Eso de presumir de que se tienen carismas sobrenaturales no me parece humilde. Si entre ellos te encuentras a gusto, sigue. Pero si estás incómoda, es mejor que te retires.

70. OMNIPRESENCIA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

Si la Virgen no tiene la omnipresencia de Dios, ¿cómo puede enterarse de nuestras peticiones?

La Virgen no tiene la omnipresencia de Dios, pero Dios le comunica todo lo que la interesa.

La Santísima Virgen goza de una omnipresencia participada por estar en la gloria de Dios.

71. VIRGINIDAD DE MARÍA

Antes que nada le quiero dar gracias a Dios por haberme permitido encontrar este sitio en Internet. Pasando a otra cosa, Padre: en la escuela, secundaria donde actualmente estudio, algunas compañeras de salón, que son cristianas evangelistas, se han puesto en contra de nosotros los católicos.

Cierto día una chava cristiana me dijo que por qué adorábamos a una "mujer" (se refería a la Santísima Virgen), si ella no tenía nada de especial. A lo que yo le contesté que no la adorábamos sino que la venerábamos. Siguió interrogándome, que de hecho ella no fue Virgen. Yo sé que no es cierto, pero en esos momentos lo único que hice fue decirle que efectivamente la Virgen sí fue Virgen pues en la Palabra de Dios dice que a Jesús Nuestro Señor lo concibió el Espíritu Santo. Pero hay una cosa que me falló: me preguntó que en qué parte (cita) de la Biblia decía eso, cosa que yo no sé.

Por consecuencia al no contestarle me dejó callada. Y ella me dijo una cita, que no recuerdo muy bien cuál era, pero que hablaba sobre que cuando Cristo estaba en la cruz le dijo a María: María, ahí tienes a tu hijo (o sea a Juan). Y a Juan le dijo: Ahí tienes a tu madre. Por eso ellos dicen que no fue Virgen, pues suponen que Juan es su hijo.

Me gustaría que usted me proporcionara esa cita para poder defender mi fe Católica, o que me recomendara algún libro sobre cómo responder a las acusaciones de nuestros hermanos separados. Le doy las gracias de antemano y le agradezco por haber prestado atención a mi carta. Tome en cuenta que yo quiero mucho a mi Madre Santísima y a toda costa la quiero defender.

En primer lugar quiero felicitarte por tu interés en defender la fe católica, la única verdadera. En segundo lugar, que respondiste muy bien a la mentira con la que nos atacan. Nosotros no adoramos a la Virgen. La adoración es sólo para Dios. A la Virgen la veneramos por ser la madre de Cristo-Dios.

También respondiste muy bien que María concibió, no por obra de un varón sino por el Espíritu Santo. Esto está en el Evangelio de San Mateo 1:18.

El texto que te citaron de las palabras de Jesús en la Cruz, es verdadero; pero es falsa la interpretación que quieren darle. Lo que quiere decir Jesús a San Juan es que cuide de María. Si San Juan fuera hijo de María estas palabras sobraban. [*]

72. ASCENDENCIA DE MARÍA

Recuerdo que cuando mi mamá nos enseñaba la Historia Sagrada decía que la Virgen María y San José eran ambos descendientes del Rey David. Hoy en la Misa el sacerdote dijo que San José era descendiente del Rey David y que no lo era la Virgen María. Recordé que en el libro que escribí La Virgen María, dije que Ella pertenecía a la Casa de David. Buscando por Internet encontré el artículo siguiente, rogando su opinión: "Cristo tiene derecho legal al trono de David, pero por parte materna. Vamos a intentar aclarar este asunto, que por cierto, era bien conocido antiguamente por los católicos, y sin embargo, hoy día es ignorado por la mayoría a pesar de tener importantes implicaciones teológicas. Hay que comenzar diciendo que tanto san José como la santísima Virgen María son del linaje de David. José desciende de David por la línea de su hijo Salomón que había tenido con la mujer de Urías, mientras que María desciende de David por la línea de su segundo hijo, Natán".

Algunos aceptan esta frase: "Tanto san José como la santísima Virgen María son del linaje de David. José desciende de David por la línea de su hijo Salomón que había tenido con la mujer de Urías, mientras que María desciende de David por la línea de su segundo hijo, Natán".

73. ¿SANTA ISABEL Y LA VIRGEN PRIMAS?

Querido P. Loring: En el Santo Rosario decimos en el segundo Misterio Gozoso que la Virgen saludó a su prima Santa Isabel. Yo creo que no eran primas, sino tía y sobrina, pues la Virgen era muy joven y Santa Isabel ya anciana. ¿Qué opina usted de esto?

Tu opinión es muy razonable. Sabemos que eran primas por tradición, pues el Evangelio sólo dice que eran parientes. Lo mismo que sabemos por tradición que los padres de la Virgen eran San Joaquín y Santa Ana, pues el Evangelio no da sus nombres.

A veces ocurren cosas anómalas en los parentescos, como cuando el tío y el sobrino son de la misma edad, porque los abuelos engendraron un hijo el mismo año que su otro hijo engendró al nieto. Lo mismo: si dos hermanos tienen el primer hijo el mismo año, y uno de los dos tiene muchos hijos, el pequeño es mucho más joven que su primo.

74. ¿ES IMPORTANTE LA VIRGINIDAD DE MARÍA?

Yo creo en la virginidad de María. Creo que conservó su virginidad siempre. Pero me pregunto, ¿por qué es tan importante defender que María no sólo fue virgen hasta que nació Jesús, sino que conservó siempre su virginidad?

La virginidad de María es dogma de fe. Lo que es dogma de fe hay que defenderlo, parezca o no importante.

La Virgen María tuvo un solo hijo, que fue Jesucristo. Cuando el Evangelio habla de los hermanos de Jesús [1], se refiere a los primos hermanos y parientes, que, entre los judíos, también se llamaban hermanos [2]. En hebreo no había palabra para decir "primo" [3]. La palabra "hermano" abarcaba varios grados de parentesco [4] . Se llamaban "hermanos" a parientes y allegados [5].

El mismo San Juan [6] llama "hermana" de María, la madre de Jesús, a María la mujer de Cleofás, y dos hermanas no se van a llamar igual. Cleofás era el hermano de San José, es decir que, propiamente, esas dos Marías eran cuñadas. Pero San Juan las llama "hermanas", porque para él los hermanos son los parientes, en general.

Por otra parte, el Evangelio dice que Santiago es hermano de Jesús, y ninguno de los dos Santiagos de que habla el Evangelio es hijo de José. Uno es hijo de Zebedeo y el otro es hijo de Alfeo. Ninguno de estos Santiagos es hijo de José y María.

El Evangelio nunca habla de los "hijos de María", sino que siempre habla de "los hermanos de Jesús", es decir, de sus parientes.

Los Testigos de Jehová para hacer creer a la gente que María Santísima no fue virgen, sino que tuvo muchos hijos, enseñan el texto del Evangelio donde dice que Santiago y José eran hermanos de Jesús [7]. Pero aquí, como en otros muchos de sus engaños, presentan el texto que puede complicar, y ocultan el texto que puede aclarar.

Efectivamente, el mismo Santo Evangelio dice que al pie de la cruz estaba la Madre de Jesús [8], y junto a ella la madre de Santiago y José [9]. Era la mujer de Cleofás [10], hermano de San José [11]. Cleofás [12] es el mismo nombre en griego que Alfeo en arameo. Son los dos nombres que se daban al hermano mayor de José, esposo de la Virgen. Era el padre de Santiago el Menor [13] y José, y estaba casado con la otra María que estaba al pie de la cruz junto a la Virgen.

Se casó con ella después de enviudar de su primer matrimonio del que nacieron Simón y Judas Tadeo.

Luego la madre de Santiago y José es distinta de la madre de Jesús. Entonces, ¿por qué dice el Evangelio que Santiago y José eran hermanos de Jesús? Porque eran parientes, y éstos entre los hebreos se llamaban hermanos.

Efectivamente, sabemos por la Biblia que Abrahán era tío de Lot [14]. Sin embargo, Lot y Abrahán se llaman entre sí "hermanos" cinco veces [15].

En otro sitio dice que Labán era tío de Jacob [16]. Y después dice que Labán llama hermano a Jacob [17].
A Rebeca su madre la llama "hermana" [18].

La Biblia llama "hermanos" a los de la misma raza [19].

El mismo Jesús llamó "hermanos" a los discípulos [20], y a todo el que hiciera la voluntad del Padre [21].

Si la Virgen María hubiera tenido otros hijos, Jesús en la cruz no se la hubiera encargado a Juan, sino a ellos [22]. "Es evidente que María no tuvo otros hijos que velaran por ella" [23].

Es decir, María Santísima tuvo un solo hijo: Jesús.

Cuando el Evangelio lo llama "primogénito" afirma que es el primer hijo; pero eso no significa, según el modo de hablar de entonces, que siguieran otros hijos después.

"Primogénito" significa "no precedido de otro". Prescinde de la existencia de otros posteriores.

Hace poco se ha descubierto una inscripción sepulcral de una madre joven hebrea que "murió al dar a luz a su hijo primogénito"[24]. Es decir, a su hijo primogénito no siguieron otros [25].

Se trata de un epitafio, de una mujer llamada Arsinoe, descubierto en la necrópolis judía de Tell el Yehudieh, que lleva fecha del 28 de enero del año 5 antes de Cristo, y que dice así: "Los dolores del parto de mi hijo primogénito me condujeron a la muerte" [26].

A este propósito dice San Jerónimo que "todo unigénito es primogénito, pero no todo primogénito es unigénito" [27].

Cuando los Testigos de Jehová van engañando a los incautos que les escuchan diciendo que María tuvo muchos hijos, saben que no es así, pues presumen de conocer la Biblia. Enseñan el texto oscuro que he citado y se callan el texto claro. Esto no es honrado, pero es su modo de proceder.

En octubre de 2002 la revista Archaeology Review anunciaba el hallazgo de una urna funeraria del siglo I con esta inscripción en arameo: "Santiago, hijo de José y hermano de Jesús". Pero después se demostró que era una falsificación [28].

Algunos opinan que los llamados por el Evangelio "hermanos de Jesús" eran hijos de San José de un anterior matrimonio, pues era viudo, según el escrito apócrifo del siglo II Protoevangelio de Santiago [29].

Pero es preferible la explicación que yo he dado anteriormente.

La virginidad de María es dogma de fe. Fue definido en el año 649 [30], en el Concilio I de Letrán.

La Iglesia enseña, desde el siglo V, que María fue virgen antes del parto, en el parto y después del parto [31].

La "virginidad en el parto" es fe de toda la Iglesia desde el siglo IV [32]. Fue confirmada por el Concilio Vaticano II [33]. Por eso la llama "la siempre Virgen María" [34].

Es de fe que María Santísima permaneció siempre virgen [35].

"La traducción literal de "hasta que" admite en castellano "después sí". Pero en la Biblia no acepta cambio de situación posterior" [36].

En el Segundo Libro de Samuel se dice [37]: "Mical, hija de Saúl, nunca tuvo hijos hasta su muerte". Naturalmente esto no quiere decir que después de su muerte, sí los tuviera.

Jesús emplea la palabra "mujer" para dar solemnidad a lo que dice, pues en hebreo "mujer" equivale a "Señora".

Puede ser interesante mi vídeo: María, madre de Dios y de los hombres [38].

75. ¿MURIÓ LA VIRGEN?

Respetado Padre Loring. Dios le bendiga grandemente. Padre, en relación con la respuesta que me da acerca de la asunción de la Virgen María quedo un poco confuso, pues usted me dice que la Virgen murió, y siempre he escuchado en la iglesia que ella subió en cuerpo y alma, es decir, que no muere. Le agradezco, Padre, su respuesta. Lo aprecio mucho aunque no lo conozca físicamente.

No sabemos si la Virgen murió o no. Hay razones para las dos opiniones, por eso el dogma no lo dice.

Se expresa así: María Santísima, al concluir su etapa terrenal, subió al Cielo en cuerpo y alma.

76. MARÍA, MADRE DE DIOS

Que Dios lo bendiga y que lo guarde siempre. Escribí a una hermana y me recomendó esta página, ya que ella no pudo responder a mi duda. María fue madre de Jesús, más no de Dios. ¿Por qué la Iglesia católica dice que es "Madre de Dios"? Espero que usted sí pueda responder a mi duda y aclarármela. Gracias.

María es Madre de Jesús. Como Jesús es Dios, María es Madre de Dios. Si a ti te hacen alcalde, tu madre será la madre del alcalde, porque es tu madre. Ella no te da la alcaldía, pero si es tu madre, es la madre del alcalde. María no le da a Jesús la divinidad, pero al darle la humanidad es su madre.

Como Jesús es Dios, María es la Madre de Dios.

77. MEDIACIÓN DE MARÍA

Los protestantes nos atacan a los católicos porque, dicen, ponemos a María en el sitio que corresponde a Jesucristo. Nuestra devoción a María, dicen, va contra lo que dice San Pablo, de que Jesucristo es el Gran Mediador.

Jesucristo pudo haber aparecido en el mundo ya de mayor. Pero Dios quiso enviarlo por medio de María. Ella, al darnos a Jesucristo, nos dio la salvación. Por eso, el camino más seguro para ir a la gloria es María. María es la Medianera de todas las gracias. Esto no quita nada a la mediación de Jesucristo que, como dice San Pablo, es el Gran Mediador.

Pero esto no impide que haya una mediación secundaria, como es la de María. Como el niñito en brazos de su madre, nosotros en brazos de María estamos más cerca del corazón de Dios. Y nuestras peticiones en manos de María son mejor recibidas por Dios que en nuestras manos sucias y pecadoras.

78. SER CATÓLICO SIN SER MARIANO

Los protestantes nos acusan de nuestra devoción a María. ¿Se puede ser buen católico sin ser mariano?

Eso es ser protestante. Los católicos no separamos a Jesús de su madre. Pensamos que Jesús es muy feliz al ver que amamos a su madre. Y lo mismo que Dios quiso darnos a Jesús por medio de María, nosotros vamos a Jesús por medio de María. Por eso dijo Pablo VI el 24-11-1970: "Si queremos ser cristianos, debemos ser marianos".

79. EL ROSARIO

Desde pequeño he rezado el rosario en casa, pues a mi madre le gustaba rezarlo en familia. Pero también ya entonces me resultaba monótono repetir cincuenta veces el Avemaría. Además, me distraigo muchísimo. Por eso ahora lo rezo de tarde en tarde, sólo cuando encuentro un momento en el que no tengo nada que hacer. ¿Usted qué opina?

1. El rezo del Santo Rosario es una devoción que le gusta mucho a la Virgen María, como Ella misma lo ha manifestado en muchas apariciones.

2. Es verdad que a nosotros puede resultarnos monótono, pero no a Ella; pues le encanta oír repetidamente los piropos que le decimos en el Avemaría. Y cuando yo hago un obsequio atiendo al gusto del que lo recibe, no al mío.

3. También es verdad que no debemos rezarlo precipitadamente, sino con calma. Y si no tengo tiempo para los cinco misterios tradicionales, puedo rezar sólo un misterio al día. En este caso, el rosario completo, que son quince misterios, en lugar de rezarlo en tres días, lo rezaré en quince días.

4. Para no distraerse, durante el rezo de las Avemarías, se puede meditar en el misterio correspondiente.

5. Rezando los cinco misterios en común o delante de un sagrario, terminando con un Padrenuestro por las intenciones del Papa, y con una comunión se puede ganar una indulgencia plenaria cada día.

6. Muchas personas eminentes en virtud y ciencia no se acostaban nunca sin haber rezado antes el Santo Rosario.

80. EL AVEMARÍA

Reverendo Padre: Tengo una duda que no tiene importancia, pero es por curiosidad. ¿Por qué en el Avemaría decimos "Dios te salve María" en lugar de "Ave María" como se dice en latín?

"Ave" y "Salve" son dos modos del saludo romano. "Salve" es desear salud. De ahí es saludar. Las dos palabras significan lo mismo y se pueden usar indistintamente.

81. VIDENTES

Querido P. Loring: ¿Qué actitud conviene tomar frente a los videntes en general y, de manera particular, frente a la creciente fama que ha adquirido la señora Vassula Ryden? Mucho agradeceré su respuesta.

Ante los videntes hay que ser muy cautos, pues hay mucha superchería. Pero no podemos negar a la Virgen que se aparezca donde quiera y a quien quiera. Por lo tanto, siempre abiertos a que una aparición pueda ser verdadera. Hay que estudiar cada caso y ver las razones en pro y en contra.

En el caso concreto de la Sra. Vassula he oído cosas a su favor, pero no tengo datos suficientes para tener una opinión definitiva. [39]

______________________________
NOTAS:

[*] Además de lo indicado por el P. Loring se puede mencionar que en Mc. 3, 17 se indica que Juan es hijo de Zebedeo, además en Mt. 27, 55-56 se detalla que una de las mujeres que están junto a la cruz del Señor es la "madre de los hijos de Zebedeo". Es fácil deducir por lo tanto que el Apóstol Juan no era hermano de Jesús como quieren asegurar algunos cristianos no católicos.
1 Evangelio de SAN MATEO, 13:55. Evangelio de San Marcos, 6:3
2 M. DAIBER: Manual de estudios bíblicos, XXX, 8. Librería Salesiana. Barcelona.
3 SANTOS SABUGAL, O.S.A.: Credo, 1ª, II, 2, 3, a. Ed. Monte Casino. Zamora.
4 RENÉ LAURENTIN: Vida auténtica de Jesucristo, vol 2, 2º, II, 2, d. Ed. Desclée. Bilbao. 1998.
5 MAX MEINERTZ: Teología del Nuevo Testamento, 1ª, IV, 5. Ed. FAX. Madrid.
6 Evangelio de SAN JUAN, 19:25
7 Evangelio de SAN MATEO, 13:55
8 Evangelio de SAN JUAN, 19:25
9 Evangelio de SAN MATEO, 27:56; Evangelio de SAN MARCOS, 6:3; 15:40
10 Evangelio de SAN JUAN, 19:25
11 MAX MEINERTZ: Teología del Nuevo Testamento, 1ª, IV, 5. Ed. FAX. Madrid.
12 Evangelio de SAN JUAN, 19:25
13 Evangelio de SAN MATEO, 10:3
14 Génesis, 11:27; 12:5
15 Génesis, 13:8, 14:14,16, etc.
16 Génesis, 29:10
17 Génesis, 29:15
18 Génesis, 24:60
19 Éxodo, 2:11
20 Evangelio de SAN JUAN, 20:17s.
21 Evangelio de SAN MATEO, 12:50
22 SANTOS SABUGAL, O.S.A.: Credo, 1ª, II, 2, 3, a. Ed. Monte Casino. Zamora.
23 MAX MEINERTZ: Teología del Nuevo Testamento, 1ª, V, 5. Ed. FAX. Madrid.
24 JOSÉ ANTONIO DE SOBRINO, S. I.: Así fue Jesús, II, 12, b. Ed. BAC. Madrid. 1984.
25 RENÉ LAURENTIN: Vida auténtica de Jesucristo, vol. 2, II, 2, e. Ed. Desclée. Bilbao. 1998.
26 DANIEL GAGNON: No todo el que dice Señor, Señor. Ed. Paulinas. México.
27 FÉLIX CALLE, O.S.A.: Razona tu Fe, XXI, 4. Ed. Religión y Cultura. Madrid.
28 Revista MÁS ALLÁ, 176 (2003) 25.
29JOHN P. MEIER: Un judío marginal, X, 1, 2. Ed. Verbo Divino. Estella. (Navarra). 1998.
30 CÁNDIDO POZO, S.I.: María en la Obra de la Salvación, 3ª, VI, 2, 3, f. Ed. BAC. Madrid, 1974.
31 MIGUEL PEINADO: Exposición de la fe cristiana, 3ª, I, 36. Ed. BAC. Madrid, 1975.
32 SANTOS SABUGAL, O.S.A.: Credo, 1ª, II, 2, 3, a. Ed. Monte Casino. Zamora.
33 Concilio Vaticano II: Lumen Gentium. Constitución Dogmática sobre la Iglesia, no. 57.
34 Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, no. 510. DENZINGER, no. 256.
35 ANTONIO ROYO MARÍN, O.P.: Teología Moral para Seglares, 2ª, 2º, VII, no. 461, a, 2.
36 CÁNDIDO POZO: María en la Escritura y en la Fe, IV, b. Ed. BAC. Madrid, 1981.
37 Segundo Libro de Samuel, 6:23
38 Pedidos a: Apartado 2546. 11080-Cádiz. Tel.: (956) 222 838. FAX: (956) 87 46 47.
39 En Catholic.net encontrarás una actualización sobre este tema: AQUÍ EL ENLACE
Sigue aquí...

24/7/2014

Monseñor Michel Sabbah denuncia: En Gaza hay una “masacre”

Su Beatitud Michel Sabbah
Gaza (Palestina) (AICA): Monseñor Michel Sabbah, patriarca emérito de Jerusalén de los Latinos, denunció que el enfrentamiento bélico lanzado por Israel contra la Franja de Gaza no forma parte de una guerra, sino de una “masacre inútil” que nada colabora con la paz en la región y alimenta el odio entre israelíes y palestinos. La ONU pidió a Israel que trate de ¨contenerse¨ en sus ataques a Gaza y considerar a la población civil.

Monseñor Michel Sabbah, patriarca emérito de Jerusalén de los Latinos, denunció que el enfrentamiento bélico lanzado por Israel contra la Franja de Gaza no forma parte de una guerra, sino de una “masacre inútil” que nada colabora con la paz en la región y alimenta el odio entre israelíes y palestinos. Al momento los muertos se contabilizan por más de 600 del lado palestino, de los cuales dos tercios son civiles, mientras que del lado israelí 27 soldados y dos civiles.

“Lo que está ocurriendo en Gaza no es una guerra, sino una masacre. Una masacre inútil, que no hará avanzar ni un paso a Israel hacia la paz y la seguridad. Por el contrario, con todos estos sacrificios humanos, los corazones de los israelíes y los palestinos se llenan de odio”, declaró el patriarca a la agencia Fides.


“Los medios para alcanzar la paz sólo pueden ser medios pacíficos. Desde hace sesenta años, estamos viendo que las guerras, las armas, las masacres son incapaces de obtener cualquier tipo de paz”, añadió Su Beatitud.

El patriarca latino afirmó que “la única manera de salir de la espiral de la violencia y la destrucción es abordar la cuestión de fondo, que es la ocupación israelí de los territorios palestinos”, y avizoró que habrá paz y seguridad “sólo cuando Israel reconozca la libertad y la soberanía del estado palestino”.

“Pero tal vez -señaló- es por eso que tenemos que esperar a una nueva generación de líderes israelíes. Los líderes actuales creen sólo en la fuerza militar. Tienen armas sofisticadas para matar, y no la fuerza para hacer la paz”.

Por otra parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió a Israel que trate de "contenerse" en sus ataques a Gaza y considerar a la población civil. “Mi mensaje es el mismo para israelíes y palestinos: paren de pelear y empiecen a hablar”, expresó en una conferencia de prensa desde Tel Aviv.+
Sigue aquí...

23/7/2014

¿Pueden recibir la Comunión los divorciados vueltos a casar? (Parte 1)

¿Pueden recibir la Comunión los divorciados vueltos a casar? (Parte 1): La respuesta a una pregunta que muchos católicos se hacen // Autor: P. Miguel A. Fuentes, IVE | Fuente: TeologoResponde.org

Pregunta:

Una pareja de divorciados, ¿puede comulgar?

Respuesta:

Estimado:

Hay que distinguir varias situaciones diversas:

1. Los divorciados vueltos a casar (civilmente)

A su vez, entre estos, hay que distinguir quienes quieren llevar una vida marital activa y quienes no pueden -por algún motivo- separarse pero están dispuestos a vivir como hermanos.
I) Los que llevan una vida "marital" activa

La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe publicó una carta al respecto, el 14 de setiembre de 1994[1]. En la que se dice: "Si los divorciados se han vuelto a casar civilmente, se encuentran en una situación que contradice objetivamente la ley de Dios y, por consiguiente, no pueden acceder a la Comunión eucarística mientras persista esa situación" (n.4). Más adelante, hablando en términos más generales: "El fiel que, de manera habitual, está conviviendo conyugalmente con una persona que no es la legítima esposa o el legítimo marido, no puede acceder a la Comunión eucarística" (n.6). La misma doctrina se puede leer en el Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1650. Los motivos son dos: uno intrínseco, que es la situación objetiva (el estado de injusticia o pecado mortal) que hace de por sí imposible el acceso a un sacramento de vivos; otro pastoral: si se los admitiera a la Comunión "los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio"[2].

II) Los divorciados vueltos a casar que deciden vivir como hermanos.

Son los que por algún motivo de peso no pueden separarse (generalmente está de por medio el bien de los hijos que han resultado de la presente unión, la necesidad de educarlos, de tener una familia, etc.) pero deciden de común acuerdo vivir "de manera que no contradiga la indisolubilidad del matrimonio" legítimo. De esta situación dice la Exhortación Familiaris consortio: "La reconciliación en el sacramento de la penitencia -que les abriría el camino al sacramento eucarístico - puede darse únicamente a los que, arrepentidos de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo, están sinceramente dispuestos a una forma de vida que no contradiga la indisolubilidad del matrimonio. Esto lleva consigo concretamente que cuando el hombre y la mujer, por motivos serios -como, por ejemplo, la educación de los hijos -, no pueden cumplir la obligación de la separación, asumen el compromiso de vivir en plena continencia, o sea de abstenerse de los actos propios de los esposos" (n.84). Sin embargo, en este caso también debe evitarse el peligro de inducir a los fieles al error: "En este caso pueden acceder a la Comunión eucarística, permaneciendo firme, sin embargo, la obligación de evitar el escándalo" (Carta, n.4). La forma normal para evitar el escándalo y la confusión de los fieles será administrarles los sacramentos de forma privada.
2. Los divorciados no vueltos a casar (o vueltos a casar y luego separados)


También hay que distinguir dos situaciones.
I) Los que sufrieron injustamente el divorcio.

Es decir la parte inocente a la que se le ha impuesto el divorcio: "Parecido es el caso del cónyuge que ha tenido que sufrir el divorcio, pero que -conociendo bien la indisolubilidad del vínculo matrimonial válido - no se deja implicar en una nueva unión, empeñándose en cambio en el cumplimiento prioritario de sus deberes familiares y de las responsabilidades de la vida cristiana. En tal caso su ejemplo de fidelidad y de coherencia cristiana asume un particular valor de testimonio frente al mundo y a la Iglesia, haciendo todavía más necesaria, por parte de ésta, una acción continua de amor y de ayuda, sin que exista obstáculo alguno para la admisión a los sacramentos" (Familiaris consortio, n. 83).

II) Cuando ha sido la parte culpable de la separación.

Si está arrepentida de la situación que ha causado y está dispuesta a poner los medios necesarios para reparar las eventuales injusticias que su acción pueda haber causado (abandono del cónyuge, de los hijos, etc.), y si está dispuesta a reanudar la vida conyugal con su legítimo cónyuge si esto fuera posible (en gran parte de los casos no es posible porque la acción ha causado heridas difícilmente reparables en el cónyuge inocente, el cual posiblemente no quiera restablecer la unión o se sienta incapaz afectiva o psicológicamente de hacerlo), entonces, una vez recibida válidamente la absolución sacramental por este pecado, no habría inconveniente en que reciba la Comunión eucarística (tal vez si en una comunidad determinada la recepción pública pudiera ser causa de escándalo y confusión -ya sea por la notoriedad de su acción culpable o por otra causa- la prudencia pastoral indique la conveniencia de la recepción privada de los sacramentos).


____________________________

NOTA

[1] Cf. L Osservatore Romano, edición española, 21 de octubre de 1994, p. 5.
Sigue aquí...

21/7/2014

400 Respuestas a preguntas que usted puede hacer sobre la doctrina católica (6)

400 Respuestas a preguntas que usted puede hacer sobre la doctrina católica (6): Un homenaje a la memoria de un firme apologista, sus 400 respuestas a preguntas que usted puede hacerse sobre la doctrina católica, presentado en breves publicaciones semanales. (Preguntas 41-48) // Autor: P. Jorge Loring S.J. | Fuente: Catholic.net // Editorial Spiritus Media

41. EXPLICACIÓN DE LA BIBLIA

Querido P. Loring: Varias veces he oído a los sacerdotes que explican la Biblia usar las palabras "exégesis" y "hermenéutica", pero no sé lo que significan. ¿Podría explicarme la diferencia entre ellas?

Son dos modos de interpretar la Biblia. La exégesis interpreta el texto, y la hermenéutica interpreta la inspiración.

42. DIFICULTADES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Querido P. Loring: Me gusta leer la Biblia, pero en el Antiguo Testamento encuentro pasajes que no me explico. ¿Cómo manda Dios a su pueblo que extermine a los pueblos enemigos? En espera de su aclaración, muchas gracias de antemano.

Tienes razón en que el Antiguo Testamento tiene cosas inexplicables para nosotros. Por eso yo suelo recomendar que se lean los Evangelios que son más aplicables a nosotros. El Antiguo Testamento se escribió según la mentalidad de aquel tiempo a la que Dios se acomodaba.

Lo mismo que cuando dice que Josué paró el Sol, como si el Sol diera vueltas alrededor de la Tierra, y es la Tierra la que da vueltas alrededor del Sol.

Pero Dios se acomoda a la mentalidad de entonces que pensaban que la Tierra era el centro del universo. Lo mismo en esos pasajes que me dices. Dios se acomoda a la mentalidad de aquel tiempo que pensaba que el derecho de conquista justificaba el exterminio del pueblo vencido. Pero hoy la mentalidad de la humanidad ha mejorado y la Iglesia condena los genocidios.

43. EL MEJOR NUEVO TESTAMENTO


Padre, quisiera preguntarle en su opinión ¿cuál es la mejor traducción de las Sagradas Escrituras al español que guarde la mayor fidelidad a los textos originales de la Palabra de Dios?

Una buena traducción al español del Nuevo Testamento es la del Padre jesuita Manuel Iglesias publicada por Ediciones Encuentro: Calle Cedaceros 3, 2º, 28014-Madrid. Tel: 34 91 532 26 07 (www.ediciones-encuentro.es)

44. DUDAS BÍBLICAS: LA PREDESTINACIÓN

San Pablo dice en la Carta a los Romanos (8,29) que Dios predestinó a los que llamó. Si ya están predestinados, ¿dónde está la libertad?

Predestinar no es predeterminar. Dios nos predestina porque desea que todos nos salvemos, pero este deseo de Dios no impide que seamos libres en nuestras actuaciones.

45. COMER CERDO

En Levítico 11:1-3 se prohíbe comer cerdo. ¿Por qué no lo obedecemos?

Ésa es una prohibición del Antiguo Testamento que ya no rige. Como no rige la circuncisión, ni la peregrinación al Templo de Jerusalén. San Pablo dice (1ª Timoteo 4:4) que se pude comer de todo; y San Mateo (15:11) que lo que mancha al hombre no es lo que entra por la boca, sino lo que sale de ella.

46. GÉNESIS 6:4

¿Cómo se entiende lo que dice la Biblia (Gn 6:4) de que los hijos de Dios se unieron a los hijos de los hombres?

Hay varias interpretaciones, pero a mí, la que más me gusta, es que "los hijos de Dios" son los de Set, y "los hijos de los hombres" los de Caín.

47. PASO ISRAELITA POR EL MAR ROJO

Me he enterado que el paso de los israelitas por el Mar Rojo fue por el golfo de Aqaba, pues se han encontrado allí restos de los carros egipcios. No lo comprendo, pues para ir hacia la Tierra Prometida esto supuso un gran rodeo y una dificultad inútil, pues podían llegar más directamente por tierra.

Tienes toda la razón, y eso mismo pensé yo cuando me enteré de los descubrimientos que hizo un arqueólogo en el fondo del golfo de Aqaba.

La única explicación que encuentro es que Dios los llevó allí porque era una trampa para los egipcios, pues había un paso de poco fondo que quedaría al descubierto con un fuerte viento para que pasaran los israelitas, y al cesar el viento, volvieron las aguas sumergiendo a los egipcios.

48. JONÁS

Eso de que una ballena se tragó a Jonás me cuesta trabajo aceptarlo.

No hace falta que lo consideres histórico. Puede significar que Jonás llegó a tierra sano y salvo habiendo caído al mar tan lejos de la tierra.
Sigue aquí...

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Cruz del Santo Padre Benito



Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno



Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Horarios de invierno

Horarios de invierno

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
MONTEVIDEO

Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *