Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

20 de mar. de 2015

¿Son perdonados los pecados olvidados de confesar?

¿Son perdonados los pecados olvidados de confesar?: ¿Esos pecados que no me confesé porque no los recordaba (y no porque los ocultaba) están realmente perdonados?

Pregunta:
Hermanos, quería preguntarles una duda que tuve después de una confesión hace unos días atrás. La cosa es así, al confesarme, no recordé más pecados por confesar. Le dije al sacerdote que no recordaba los otros pecados pero que me arrepentía de haberlos cometido. Me dijo que estaba bien y me absolvió. Entonces, mi duda es, ¿esos pecados que no me confesé porque no los recordaba (y no porque los ocultaba), están perdonados?, ¿debo decirlos en la próxima confesión? Lo que si me dijo el sacerdote, que podía comulgar.

Respuesta:
Es correcto, sí puedes comulgar, porque el pecado SI está perdonado.


Si luego recuerdas algún pecado mortal que se te había olvidado confesar, debes confesarlos lo más pronto posible, no porque no hayan sido perdonados, sino porque se incurre en un nuevo pecado mortal si no se confiesa aquel pecado que se nos había olvidado.

La razón por la que los pecados mortales olvidados se deben confesar posteriormente no es porque no hubiesen sido perdonados o porque se "desperdonan" cuando los recordamos y no los confesamos. Sino porque se comete nuevo pecado al no confesarlos una vez recordados en la medida en que, este no someterlos a la Misericordia Divina, en cierto sentido equivale a un nuevo afecto contrario al Amor de Dios con respecto a ellos.

Digamos que es como si un cajero roba en su trabajo y al paso del tiempo se arrepiente, se confiesa y restituye el dinero que cree que robó, pero después de más tiempo, se encuentra con una pila de billetes que olvidó regresar, y en vez de devolverlos decide quedárselos y usarlos. Del robo original ya se arrepintió y fué perdonado, por lo que esta nueva acción no hace que "regrese" la culpa de la que ya fue absuelto, sino que equivale a un nuevo robo, con todas las consecuencias que eso tiene, aunque físicamente no se extraiga nuevo dinero. De la misma manera, quien recuerda el pecado mortal que cometió y olvidó confesar, y no lo confiesa, de algún modo acepta una nueva actitud de separación de Dios en esa materia grave, lo que constituye un nuevo pecado mortal.

Nos enseña el Catecismo:

1456 Cuando los fieles de Cristo se esfuerzan por confesar todos los pecados que recuerdan, no se puede dudar que están presentando ante la misericordia divina para su perdón todos los pecados que han cometido. Quienes actúan de otro modo y callan conscientemente algunos pecados, no están presentando ante la bondad divina nada que pueda ser perdonado por mediación del sacerdote. Porque "si el enfermo se avergüenza de descubrir su llaga al médico, la medicina no cura lo que ignora" (S. Jerónimo, Eccl. 10,11) (Cc. de Trento: DS 1680).

Vemos claramente que el Catecismo indica que, confesando todos los pecados que se recuerdan, se está presentando ante la Misericordia de Dios todos los pecados que se han cometido.

Así mismo, el Catecismo Mayor de San Pío X nos enseña:

754. ¿Hizo buena confesión quien calló por puro olvido un pecado mortal o una circunstancia necesaria? - Quien calló por puro olvido un pecado mortal o una circunstancia necesaria, hizo buena confesión, si empleó la debida diligencia para recordarlo.

755. Si un pecado mortal olvidado en la confesión nos vuelve a la memoria, ¿estamos obligados a acusarnos de él en otra confesión? - Si un pecado mortal olvidado en la confesión nos vuelve luego a la memoria, estamos obligados a acusarnos de él la primera vez que vayamos a confesar.

Como vemos, el simple olvido tras examen diligente no impide que exista una buena confesión, y, por tanto no hay impedimento para acercarse al Señor en la Eucaristía. Eso no quita que deba confesarse el pecado si se le recuerda después, como lo señala el Catecismo Mayor, lo cual ocurre por la razón antes explicada y no porque el pecado no hubiese sido perdonado.

Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Sigue aquí...

16 de mar. de 2015

¿Es verdad que no hay que tener miedo?

¿Es verdad que no hay que tener miedo?: En medio de la oscuridad, en medio del desierto no temo, María, porque tú estás conmigo. / Autor: H. Javier Ayala, | Fuente: Catholic.net

Mamá. Es la primera palabra que aprenden los niños. Los niños crecen seguros cuando han logrado estrechar una relación con su madre. No importa que no la vean, saben que está ahí y por eso no tienen miedo.

¿Quién es esta Mujer? Juan Pablo II la invocaba: «totus tuus ego sum et omnia mea tua sunt». Y la tenía en su escudo y en su corazón.

¿Quién es esta Mujer? Se le apareció a una niñita en una cueva y le dijo: «Yo soy la Inmaculada Concepción». ¿Quién es esta Mujer?

Miguel Ángel la esculpió en mármol de Carrara.


¿Quién es esta Mujer? París puso su nombre a su catedral.

¿Quién es esta Mujer? Éfeso le dio el título más grande que jamás ha recibido alguna mujer.

¿Quién es esta Mujer? En torno a Ella la Iglesia primitiva perseveraba unida en la oración.

¿Quién es esta Mujer? El ángel le dijo: «no temas».

Mujer, tú que escuchaste del ángel del Señor: «no temas», dinos: ¿es verdad? ¿Es verdad que no hay que tener miedo? Mira el mundo… Mira la Iglesia… Mira mi vida… Mira mi pecado… ¿Es verdad, Mujer? ¿Es verdad que no hemos de temer?

Dinos, Mujer, ¿qué le dijiste a san Juan Diego en el Tepeyac? ¿Qué le dijiste al joven Karol Wojtyla que después, siendo Papa, tantas veces nos repitió «no tengáis miedo»?

Respóndenos, Mujer, dinos algo… ¿quién eres?

No temas esta enfermedad, ni ninguna otra enfermedad, ni cosa difícil o aflictiva. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?.

Si es así, si eres mi Madre, si estás aquí… no temo, María. En medio de la oscuridad, en medio del desierto no temo, María, porque tú estás conmigo. Estoy a punto de comenzar una misión y no sé lo que me espera, pero no temo porque tú estás conmigo. En unos meses pueden pasar muchas cosas pero no temo porque tú estás conmigo.

Tengo una responsabilidad muy grande sobre mis hombros, no sé si puedo, pero no temo porque tú estás conmigo. Entonces, mi última palabra en la hora de mi muerte será la misma que la primera que pronuncié de niño… «Mamá».

Conoce la Sección de Aprende a Orar


Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Sigue aquí...

12 de mar. de 2015

El orgullo de estar bautizados

El orgullo de estar bautizados: El Espíritu Santo desciende sobre el alma del bautizado y la engalana con todos sus dones y queda en ella. // Autor: María Esther de Ariño | Fuente: Catholic.net

Hay dos acontecimientos extraordinarios en la vida del hombre.

El acontecimiento natural de nacer y el sobrenatural de hacernos hijos de Dios y pertenecer al Cuerpo Místico de Cristo y a la Iglesia Católica por el Bautismo. Todos los seres humanos somos hijos de Dios y por todos Cristo murió en la Cruz, pero el estar dentro de la Iglesia Católica es un verdadero tesoro. Los católicos debemos estar muy orgullosos de ser bautizados.

Fue el primer Sacramento que instituyó Jesucristo
Jesús fue bautizado por San Juan.
Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio que el Espíritu de Dios bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que venía de los cielos decía: "Este es mi Hijo amado, en quién me complazco" (Mt 3,16-17). Y Juan el apóstol (Jn 3,22-30) nos dice: "Jesús fue con sus discípulos a Judea y permaneció allí con ellos, bautizando" y esto fue también lo que les encomendó a sus apóstoles que hicieran."


El Bautismo es el Sacramento que nos inicia en la vida de la gracia. El Espíritu Santo desciende sobre el alma del bautizado y la engalana con todos sus dones y queda en ella, para siempre, una señal indeleble. Es por ello que estar bautizados nos confiere una Gracia muy especial.
Por eso no nos cansaremos de repetir que los católicos debemos de estar profundamente orgullosos de haber sido bautizados. Es un deber documentarnos bien sobre este Sacramento.

Generalmente somos bautizados siendo muy pequeños, casi recién nacidos. Los padres y padrinos, en nuestro nombre, dado que nosotros no lo podemos hacer, renuncian a Satanás y a todo aquello que nos impida estar en Gracia de Dios y a ser fieles a nuestra Fe. Esas promesas que hacen sustituyéndonos, serán reafirmadas y renovadas por nosotros -en plena conciencia-, en el Sacramento de la Confirmación y no se deben romper ni olvidar jamás.

Así como sentimos un legítimo orgullo al decir que somos hijos de nuestros padres y nos sentimos orgullosos de nuestra Patria y llevamos con arrogancia los apellidos de nuestros mayores, pues aún más el de ser hijos de Dios y pertenecer a la Iglesia católica.

Cristo quiso darnos el ejemplo y fue bautizado por San Juan ¿qué falta le hacía a Él si era el mismo Dios? Pero sí como hombre, y quiso entrar por la perfecta puerta que lleva al cielo.

Así como se abrieron los cielos para decir de Jesús "este es mi Hijo muy amado" así también se alegró el cielo el día de nuetro bautizo, y Dios Padre dijo también "este es mi hijo muy amado" y recibimos al Espíritu Santo.
Qué hermoso sería que al final de nuestra vida, en el último suspiro de la separación de nuestra alma y nuestro cuerpo, en la hora de la muerte, podamos oír la voz del Padre que nos llama: "amados hijos".

Por todo esto, los padres deben reflexionar y desear y preocuparse por bautizar al niño o niña cuanto antes, no tiene sentido el esperar con el afán de hacer un gran festejo...es un Sacramento de una importancia enorme y profunda, debe hacerse con sencillez y mucha alegría.
Ojalá que las familias católicas no pospongamos ese acto transcendental y maravilloso de convertir a nuestros hijos en hijos de Dios enseguida de que nazcan. Preparemos nuestra mente y nuestro corazón para saber y conocer a fondo que es, el Sacramento del Bautismo y cuántas Gracias recibirá nuestro hijo o hija.

Demos un verdadero testimonio de fe de amor a ellos, y de verdaderos creyentes llevando con presteza e ilusión a bautizar a nuestros niños y preparemos una reunión familiar con sencillez y alegría olvidándonos de hacer un gran "fiestón"... y después de este importante acto seamos congruentes con los que hicimos y prometimos.

Enseñemos a nuestros hijos, desde chiquitines, a amar a Dios, formarlos en la Fe y que vayan por la vida siguiendo los pasos de Cristo ,para que siempre sintamos la felicidad y el legítimo orgullo de haber sido bautizados y por ello, ser hijos de Dios y herederos del Cielo.



Para conocer más sobre el Sacramento del Bautismo entra aqui


Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Sigue aquí...

10 de mar. de 2015

Retiro en Córdoba: Abril de 2015


El 17, 18 y 19 de abril de 2015
Casa Betania - La Falda - Pcia de Córdoba - Argentina


Reservas e información:

Claudia Vilchez: 0351 - 15 -  5573246 (Córdoba)
email: claudiainesvilchez@gmail.com

Laura Moyano: 011 - 15 -5710 3595 (Buenos Aires)
email: lau_ra_moyano@hotmail.com

Vero Vallejos: 03834-15- 284060 (Catamarca)

Rita Díaz: 094 429 911 (Uruguay)


Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Sigue aquí...

9 de mar. de 2015

Detrás de cada santo

Detrás de cada santo: Al contemplar la vida de cada santo, necesitamos tiempo para dar gracias a Dios por haber venido al mundo. / Autor: P. Fernando Pascual LC |

Una canonización pone ante nuestros ojos la vida de un hombre o de una mujer que se que dejaron transformar por Dios. Porque detrás de cada santo hay, simplemente, radicalmente, un don y una respuesta.

El don es el de la gracia. Recibida en el bautismo, alimentada en la Eucaristía, rescatada en la Penitencia, la gracia transforma los corazones y permite el gran milagro de acoger a Dios en lo más íntimo de la propia existencia.

La respuesta es la que ofrece cada bautizado. Unos, por desgracia, lo hacemos con poco entusiasmo, con tibieza, con apatía. Otros, los santos, lo hacen intensamente, con alegría, con esperanza, con amor.


Detrás de cada santo brilla, por lo tanto, la acción salvadora de Cristo. El Hijo del Padre e Hijo del Hombre lava con su Sangre los pecados, invita a la conversión, propone un camino que pasa por la puerta estrecha que implica también la hora de la cruz.

Sólo quien acoge a Cristo puede salvarse, pues no hay otro nombre bajo el cielo que nos ofrezca el rescate verdadero (cf. Hch 4,12). Desde esa acogida empieza el proceso maravilloso que transforma los corazones, hasta el punto de que un santo ya no vive para sí mismo, sino que deja a Cristo vivir dentro de sí (cf. Gal 2,20).

Al contemplar la vida de cada santo, canonizado o sin canonizar, necesitamos tiempo para dar gracias a Dios por haber venido al mundo, por haber ofrecido su Amor, por habernos rescatado del pecado, por invitarnos a una vida nueva en el Espíritu.

Luego, llega el momento de poner la mano sobre el arado y empezar ese trabajo sencillo, humilde, confiado, de quien cree y espera, de quien opta por dedicar toda su vida a amar, sinceramente, a Dios y a los hermanos.

Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Sigue aquí...

5 de mar. de 2015

400 respuestas a preguntas sobre la doctrina católica (33)

400 respuestas a preguntas sobre la doctrina católica (33): 400 respuestas del P. Loring presentadas en breves publicaciones semanales. Pregunta 263-271 - // Autor: P. Jorge Loring // Editorial Spiritus Media

263. TESTAMENTO VITAL

He oído decir que ante el peligro de que se legalice la eutanasia hay personas que llevan en su cartera un documento manifestando que su deseo es que no se les practique la eutanasia. ¿Me puede informar en qué consiste este documento?


Este documento nació en Holanda donde, al legalizarse la eutanasia, se sabía que muchos ancianos y enfermos terminales eran eliminados en los hospitales sin su consentimiento. En Septiembre de 1989 la Conferencia Episcopal Española ha redactado un Testamento Vital para los enfermos que se encuentran en una situación terminal. Dice así: "El que suscribe pide que si por mi enfermedad llegara a estar en situación crítica e irrecuperable, no se me mantenga en vida por medio de tratamientos desproporcionados o extraordinarios, que no se me aplique la eutanasia activa, ni se me prolongue abusiva e irracionalmente mi proceso de muerte; pero que se me administren los tratamientos adecuados para paliar los sufrimientos. Pido igual ayuda para asumir cristiana y humanamente mi propia muerte. Deseo poder prepararme para este acontecimiento final de mi existencia en paz, con la compañía de mis seres queridos y el consuelo de mi fe cristiana".

264. DONACIÓN DE ÓRGANOS

Me interesa saber cuál es el dictamen moral más reciente sobre lo que respecta a la donación de órganos. Tanto si se trata de donantes vivos, como de órganos de personas recientemente fallecidas.

La donación de órganos es una obra de caridad.

Una obra de caridad muy actual es la donación de órganos para trasplantes. "La donación de órganos, después de la muerte, es un acto noble y meritorio, que debe ser alentado" [1]. Donar el cadáver para que otra persona pueda, recibir un órgano aprovechable es una obra de caridad que deberíamos hacer todos.

Gino Concetti, en el Osservatore Romano, comúnmente conocido como "el periódico del Papa", 27 de Octubre de 1997, afirma: "La donación de órganos es sin duda un gesto de caridad heroica -explica el teólogo-. Quien lo realiza se conforma más íntimamente a Cristo, que dio su vida en rescate por todos" [2].

Sería bueno llevar junto al Documento Nacional de Identidad, un papel firmado donde se haga donación de todo órgano aprovechable después de nuestra muerte.

Actualmente se puede solicitar la tarjeta de donante en las Residencias y Ambulatorios de la Seguridad Social. Esto facilita la gestión, pues el donante figura en los archivos de la Seguridad Social.

"Cuando se trata del trasplante del corazón, se requiere con absoluta necesidad que la persona cuyo corazón va a ser trasplantado esté realmente muerta. (…) De lo contrario, los operadores cometen un homicidio" [3].

Por eso es obligatorio legalmente, antes de extraer el órgano al donante, asegurarse de que está cerebralmente muerto, para lo cual se le hacen tres encefalogramas, espaciados por seis horas cada uno; y los tres deben estar planos.

Si la donación es en vida, deben darse algunas condiciones [4]:

a) Que el donante lo otorgue libre y responsablemente, después de haber sido suficientemente informado.
b) Que las garantías de éxito sean proporcionales a los inconvenientes para el donante.
c) Que el órgano sea doble o regenerable: como la sangre.

"Exceptuados los casos de prescripciones médicas, de orden estrictamente terapéutico, las amputaciones, mutilaciones o esterilizaciones directamente voluntarias de personas inocentes son contrarias a la ley moral" [5].

265. CLONACIÓN HUMANA

Querido P. Loring: parece que con esto de la clonación humana el hombre se quiere meter a lo que es obra exclusiva de Dios. Y yo me pregunto, si el hombre llega a clonar a otro hombre, ese nuevo hombre, ¿tendrá alma?

Acabo de leer tu carta y con mucho gusto contesto tu pregunta. Efectivamente: si se realiza la clonación humana, el nuevo ser tendrá alma. Dios infunde alma a todo ser humano que se concibe. Aunque se conciba ilícitamente, como sería con una violación, con un adulterio o en la prostitución.

El 24 de Febrero de 1997 todos los medios de información se hicieron eco de la clonación de una oveja en Escocia, quitando el núcleo con el código genético de un óvulo y poniéndole el núcleo de otra célula con su código genético. Así se engendra un nuevo ser idéntico al ser del que se ha tomado el núcleo.

Fue obra de dos científicos escoceses lam Vilmut y K.H.S. Campell con sus colaboradores del Roselim Institute de Edimburgo [6]. Esto puede ser útil para mejorar la ganadería. Con esta ocasión se multiplicaron los comentarios sobre la aplicación de la clonación al ser humano.

Uno de ellos fue el de Juan Antonio Martínez, Delegado de la Conferencia Episcopal Española, que dijo por televisión: "La Ciencia sin conciencia se vuelve contra el hombre". Efectivamente, sería una monstruosidad que unos hombres "fabricaran" a otros infradotados intelectualmente, sumisos y dóciles, pero muy fuertes físicamente, para su servicio en trabajos duros o peligrosos. Sería una nueva forma de esclavitud.

En Abril de 1997 se celebró en Oviedo un Convenio de Bioética. Representantes de veinte países firmaron un Convenio Europeo sobre Derechos Humanos y Biomedicina auspiciado por el Consejo de Europa. Este documento incluye un anexo especial sobre la clonación humana que prohíbe expresamente.

Pone límites a la ingeniería genética y protege a los ciudadanos frente a los avances científicos [7].

Después, el 12 de Enero de 1998 el Consejo de Europa firmó en París un Protocolo prohibiendo la clonación humana [8].

"La ONU pide a los Estados que prohíban la clonación de embriones humanos, incluso para fines médicos" [9].


La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe dice que la clonación humana es contraria a la moral [10].

El 20 de enero de 1998 vi en Televisión Española un debate sobre la clonación humana moderado por Luis Herrero.

En él intervino el obispo de Castellón, Doctor en Moral, D. Juan Antonio Reig. Contestando a Agustín Zapata y a Javier Sádaba que opinaban que la clonación humana podía ser útil, expuso con gran claridad que no se puede permitir la clonación humana con fines utilitarios, como sería hombres clonados como almacén de piezas de recambio para trasplantes.

Esto sería muy práctico, pero no sería ético. Y lo que distingue a los hombres de los animales es el respeto a la ética.

Resulta monstruoso que unos hombres "fabriquen" otros hombres para tener piezas de recambio y después eliminarlos. La ciencia sin conciencia se vuelve contra el hombre. A las personas humanas no se las puede tratar como objetos. La persona humana tiene unos derechos que hay que respetar.

Cuatrocientos catedráticos de Roma han firmado una "Declaración" contra la clonación humana [11].

"El gobierno español ha ratificado oficialmente el protocolo internacional que prohíbe taxativamente la práctica de la clonación de seres humanos" [12].

Por otra parte, David Humphreys, del Whitehead Institute for Biomedical Research de Estados Unidos, ha manifestado su preocupación por "las irregularidades genéticas" observadas en los seres clonados [13].

266. EL SUICIDIO

Queridísimo Padre Loring: Mi pregunta es la siguiente: ¿Dios perdona el suicidio? Gracias. Que Dios lo bendiga.

Los psiquiatras dicen que los suicidas lo hacen en un estado depresivo, sin responsabilidad, y Dios es justo.

267. BAILE

Cuando yo era joven a las Hijas de María se nos prohibía bailar porque era pecado. Ahora ningún sacerdote habla de eso. ¿Es que lo que antes era pecado ya no lo es?

Bailar ha sido siempre una manifestación festiva. Pero hay distintas maneras de bailar. Hay bailes moralmente inocentes como la jota o la sardana. Pero en otros bailes un hombre y una mujer contactan sus órganos genitales, y esto es un peligro moral para toda persona normalmente constituida. Entre estos dos extremos habrá que ver la peligrosidad moral de cada baile. Las costumbres cambian, pero los principios morales permanecen. Por ejemplo: Principio moral: escandalizar es pecado. Esto es permanente. Pero que algo concreto escandalice o no puede depender de las costumbres.

268. MISIÓN DE LA MUJER

Estimado Padre Loring. Gracias por atender a mi consulta y también por sus programas en EWTN, he visto muchos de ellos. Mi consulta va encaminada al tema del machismo, algo que es tan viejo como la humanidad misma.

Padre, siempre he tenido problemas con este tema, porque a pesar de que mi deseo es hacer la voluntad de Dios no me siento cómoda en el rol de ama de casa como única misión de vida. Yo estudié una carrera, pero desde que me casé he debido ocuparme exclusivamente del hogar y mis hijos y para ser honesta es una lucha diaria y muy difícil pues toda mi vida he amado la ciencia y he deseado tener una vida profesional. En la Biblia hay varias citas que para mí son complicadas porque dan a entender que la mujer es inferior y siempre debe estar bajo la autoridad del hombre (Romanos 7: 2; 1 Corintios 11: 3, 7, 8 9; 1 Corintios 14: 34 35; Levítico 12: 1, 2 5).

En realidad lo que deseo saber es ¿cuál es la voluntad real de Dios para las mujeres?

Hace algún tiempo un sacerdote me dijo que el papel de la mujer es estar en el hogar y no debe trabajar fuera. La verdad yo no concuerdo con esto. Me pregunto por qué hay una misión única para las mujeres. ¿Acaso Dios no nos da diferentes talentos y virtudes a todos? Estimado Padre, le agradezco me ayude con esta inquietud, para Gloria de Dios. Que Dios le bendiga siempre.

La mujer y el hombre tienen la misma dignidad, por lo tanto los mismos derechos. Pero en la vida tienen misiones distintas, por eso son distintos en el cuerpo y en la psicología. Y la misión más importante de la mujer es la maternidad. Por eso, aunque la afición profesional es razonable, nunca debe perjudicar su misión de madre. Si las dos cosas son compatibles, no hay problema; pero nunca subordinar el papel de madre a una profesión.

269. FEMINISMO

Después de una época de machismo hoy vivimos otra de feminismo revanchista que creo es peor; porque los caballeros machistas reverenciaban a las damas, pero las feministas revanchistas desprecian a los hombres y quieren suplantarlos en todo.

Algo de razón tiene usted en lo que dice. Hay un feminismo sano, que reivindica para la mujer los mismos derechos que tiene el hombre. Pero hay otro feminismo ridículo que quiere hacer a la mujer en todo igual al hombre, y lo que hace es "marimachos". La mujer tiene que ser mujer, con todos los valores propios de la mujer; y no perderlos por asemejarse al hombre.

Hoy hay una corriente feminista defensora de los derechos de la mujer. La defensa de los derechos de la mujer comenzó cuando San Pablo mandó a los maridos que amen a sus mujeres. Esto era algo inaudito en un mundo en que la mujer no era nada. Incluso algunos filósofos de aquel tiempo dudaban de que la mujer tuviera alma.

En la era pagana la mujer no tenía los mismos derechos que el hombre. Fue el cristianismo el que elevó la mujer de su estado de ignominia haciéndola la reina, festejada, admirada y amada; pues la misión de madre es la más gloriosa de la vida.

Bernabé Tierno reconoce que "fue el cristianismo el que de manera más directa contribuyó a devolver a la mujer toda su dignidad y derechos de igualdad con el hombre" [14]. Una cosa es la igualdad de derechos ante la ley del hombre y de la mujer, lo cual es justo; y otra que la mujer se ponga a imitar en todo al hombre, perdiendo sus características femeninas que tanto la enriquecen. "Feminismo es aquella cualidad de la mujer por la cual ella se hace atractiva y agradable, y hace agradable y atractivo todo cuanto la rodea" [15] . Pretender hacer de la mujer otro hombre es una equivocación. La mujer tiene sus cualidades específicas que no debe perder, y deben ser para ella de gran valor. La familia es el fundamento de la sociedad, y sin verdaderas mujeres no es posible la familia.

A propósito de la igualdad de derechos de hombres y mujeres, con frecuencia se oye añadir el femenino detrás del masculino: alumnos y alumnas, trabajadores y trabajadoras, cantores y cantoras, etc. Esto es necesario cuando el masculino no incluye el femenino: señoras y señores, actores y actrices, poetas y poetisas, etc. Pero generalmente es innecesario, pues en castellano el masculino incluye el femenino. "Todos" incluye "todas". "Todos los hombres" incluye también a "todas las mujeres", pues se refiere a la humanidad entera. En cambio "todas las mujeres" no incluye a "todos los hombres". "Los padres católicos" incluye también a las madres.

Pero cuando se habla de "las madres solteras" no se incluye a los padres. Cuando en la misa se dice que Jesucristo redimió a todos los hombres, no excluye a las mujeres. Así es el modo correcto de hablar: el masculino incluye el femenino, pero no viceversa.

El feminismo que reivindica los mismos derechos para la mujer que para el hombre ante la ley, es normal y sano, pues hombre y mujer tienen la misma dignidad como persona humana [16]. Delante de Dios no hay distinción entre hombre y mujer [17] . Pero hay otro feminismo revanchista que resulta ridículo. Hay mujeres feministas que quieren ocupar el sitio del hombre en todo. Y algunas lesbianas hasta en el uso del sexo. Las lesbianas suelen ser feministas revanchistas. La mujer debe ser mujer. El querer ser como el hombre es una equivocación, pues es considerarse inferior al hombre. Y la mujer no es inferior al hombre, es diferente, que no es lo mismo. El hombre y la mujer son distintos en su cuerpo y en su psicología. Dice la Biblia que Dios "los creó hombre y mujer" [18]. No "unisex". La feminidad es un gran valor para la mujer.


José María García Escudero, hablando de Lilí Álverez, aquella gran mujer que triunfó como deportista (tenis, motorismo, esquí, etc.) y como escritora católica, defensora de los derechos de la mujer, dice de ella que fue una gran feminista, pero que combatió el "marimachismo", pues lo que engrandece a la mujer es ser muy femenina, no el masculinizarse [19].

270. JÓVENES FRÍVOLOS

Vivo en ciudad Lerdo, Durango, México. Mi hijo perdió la fe desde la secundaria. Usted me recomendó el libro Para salvarte, yo lo leí, pero él no quiere. Ahora asiste a fiestas de alcohol, dice que ya tantea con cuántas puede mantener el control. Yo no lo apruebo, mi esposo sí. Yo soy hija de alcohólico y dicen que por eso tengo ese repudio a esta sustancia. Mi hijo tiene 20 años y desde hace mucho no quiere ni escuchar consejos. Mi hija tiene 17 años, quiere ir a esas fiestas, sabe lo que pasa ahí, ella afirma que nunca beberá, que le tenga confianza. Me platica de las jóvenes compañeras de clase que ya tienen muchos problemas, además del alcohol. Veo que quiere sentirse aceptada por el grupo, por todos los jóvenes, quiere ser popular asistiendo a esas fiestas donde el requisito es que no vayan papás. Desgraciadamente no hay otro tipo de fiestas, que es lo que estuve leyendo en Internet sobre el fenómeno botellón que se da en España. Renuncié a mi trabajo al casarme, de 31 años y lo hice para darles la mejor formación que pude, de niños permitían que les leyera vidas de santos, libros del Padre Heredia, ejercicios espirituales del Padre Argimiro Hidalgo, S.J., de San Juan Bosco, en fin, tengo la biblioteca de mi juventud, la de mi madre y antepasados. Hoy sólo permiten que les comente un pensamiento o datos de la vida de alguien, como del P. Pío, la Madre Teresa, S.S Juan Pablo Segundo o de algún escritor contemporáneo. Fueron educados en colegio católico. Mi hijo ni mencionarle a Dios y mi hija va a Misa porque en el colegio la llevan, no asiste a Misa los domingos, no quiere leer libros espirituales para jóvenes y ambos hijos me dicen que no pretenda educarlos como me educaron a mí, que entienda que es otra época. Mi esposo dice que deje a mi hija ir un ratito a esas fiestas, que ese tipo de madres, como yo, hacen que después la hija se vaya de la casa con cualquier hombre. Dios me permite asistir a Misa casi a diario desde hace algunos meses, y todo lo pongo en sus manos. Me afectan las discusiones aunque esté tranquila, pues padezco de arritmia. No quieren buscar otra manera de vivir como grupos juveniles de la Iglesia, grupos para hacer obras de caridad, que sí hacen los protestantes de mi colonia y son jóvenes que no hacen fiestas con alcohol. ¿Qué me aconseja? Muchas gracias.

Lo de sus hijos es lamentable. Y peor por no encontrar apoyo en su marido, pero Dios no la abandona. Santa Mónica, con su oración, convirtió a su hijo, hoy San Agustín, que llevaba mala vida. Creo que debería insistir en que sus hijos lean mi libro Para salvarte. Seguro que les ayudará. Y desde luego debe decirles que su futuro será trágico si se hacen adictos al alcohol y al sexo. Y que es más fácil no empezar que detener lo que después es una traca.

271. CAMBIA Y ACEPTA

Soy estudiante, pero no puedo entender este mundo. Me siento como fuera de él y eso me causa mucha frustración. Soy joven, pues apenas tengo 22 años, y me cuesta muchísimo adaptarme al medio ambiente que me rodea. Siento que el mundo vive muy light. Me causa tanta tristeza, escuchar a los chavos platicar sólo de las borracheras que se ponen, las chicas con las que salen, lo que hacen en sus fiestas. Pero cuando se trata de estudiar o de algo serio simplemente se dedican a hacer relajo y no puedo entender por qué si no quieren estudiar lo hacen, no respetan a los maestros, a la autoridad y a los demás alumnos. En ocasiones siento que Dios me quiere manifestar algún apostolado con los jóvenes pero no logro comprender o asimilar qué es o cómo, pues me cuesta comprender el comportamiento de la juventud actual, porque no pueden ver nada con seriedad o porque no logran asimilar que en este mundo hay tiempo para todo. Me siento como un tonto luchando por nada. En mi trabajo sólo me pagan una miseria de $450.00 pesos semanales. ¿Éste es el mundo de justicia y de paz? ¿Qué puedo hacer? ¿Cree que tengo suficientes motivos para seguir luchando sin recibir recompensa alguna?

P.D. Disculpe mi molestia pero me siento demasiado fatigado y cansado. Ya no sé qué hacer. Siento que mi vida no tiene razón de ser, lo que me mantiene con vida es mi familia que quiero tanto.

Comprendo todo lo que dices y lo comparto, pero creo que la norma es: "Cambia lo que puedas cambiar, y acepta lo que no puedas cambiar".

_________________________________

NOTAS:

1 Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2301.
2 ZENIT, Noticias del Vaticano en INTERNET: ZE971027-6.
3 ANTONIO ARZA, S.I.: PREGUNTAS Y RESPUESTAS EN CRISTIANO, PG. 235. Ed. Mensajero. Bilbao.
4 Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2296.
5 Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2297.
6 Revista NATURE DEL 27-II-1997.
7 Diario ABC de Madrid del 5-IV-97, pg. 59.
8 Diario ABC de Madrid del 13- I-98, pg. 10.
9 Diario LA RAZÓN, 9-III-2005, pg. 29.
10 Donum vitae, I, 6.
11 ZENIT: Noticias del Vaticano en INTERNET, ZS99020707
12 Diario LA RAZÓN del 25-I-2000, pg.35.
13 Diario LA RAZÓN del 6-VII-2001, pg.43.
14 BERNABÉ TIERNO: Valores humanos, III, FAMILIA. Ed. Taller de editores. Madrid. 1994.
15 ENRIQUE Mª HUELIN, S.I.: María en la voz de la Iglesia, II. Rute. 1990.
16 Concilio Vaticano II: Gaudium et spes: Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, nº49.
17 SAN PABLO: Carta a los Gálatas, 3: 28
18 Génesis, 1: 27
19 Diario ABC de Madrid del 11-VII- 98. Pg. 44.



Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Sigue aquí...

2 de mar. de 2015

Cristo, lo que el hombre de hoy y de siempre espera

Cristo, lo que el hombre de hoy y de siempre espera: ¿Tú, Cristo, eres capaz de llenar de alegría mi vida, de gozo mi corazón, de ilusión mi caminar? /
Autor: P. Juan P. Ferrer

Los hombres de todos los tiempos se han preguntado una y otra vez por la felicidad, aunque tal vez nunca comprendieran qué es realmente eso de la felicidad. Y se han dedicado siempre a buscarla por todos los conductos y todos los medios. Han elaborado teorías tan variopintas que entre unas y otras se dan profundas contradicciones. Y, siempre al final, se tiene la impresión de que no se acaba de acertar: ni la vida fácil, ni el estudio de la filosofía, ni el dinero, ni la fama, ni el progreso, ni muchas otras cosas son capaces de llenar el corazón infinito del hombre. Por ello, es que muchos seres humanos al vuelto los ojos hacia la figura de Cristo y le han preguntado si él puede de veras llenar el corazón humano de paz y de gozo. Hoy se lo queremos preguntar nosotros.



¿Eres tú, Cristo, lo que el hombre de hoy y de siempre espera? Todos sabemos por la historia que Jesús era un hombre excepcional, pero eso no basta para llenar el corazón humano. Juan Bautista envió a Cristo una legación para preguntarle: ¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro? (Mt 11,3). Éste es el interrogante que siempre se plantea el ser humano. Cristo responde afirmativamente a la pregunta de Juan Bautista, explayándose sobre sus propias obras que constituyen la prueba ineludible de los tiempos mesiánicos. Él, por tanto, afirma que es lo que el hombre de antaño, de hoy, y de mañana ha esperado, espera y esperará.

¿Tú, Cristo, puedes llenar siempre el corazón humano, infinito por su propia capacidad? Jesús no sólo fue un hombre perfecto, sino que era por antonomasia Dios Perfecto. En su condición de Dios, Jesús puede garantizarnos a los seres humanos su capacidad infinita en el tiempo y en la eternidad de llenar el corazón humano.

¿Quién en esta vida nos puede asegurar que nos querrá siempre? ¿Qué en esta vida nos podrá certificar que nos agradará siempre? ¿Qué en esta vida nos podrá vender la mentira de que siempre nos llenará de satisfacción? Todo, y todo lo que no sea Dios, es caduco, no podrá nunca asegurarnos un estado de felicidad infinita. Basta ver cómo se derrumban las esperanzas que tantos seres humanos han construido esperándolo todo de ellas. Sólo Cristo permanece.

Finalmente, ¿Tú, Cristo, eres capaz de llenar de alegría mi vida, de gozo mi corazón, de ilusión mi caminar con ese Evangelio en donde sólo los pobres, los mansos, los misericordiosos, los perseguidos van a ser felices? Y Cristo nos asegura que sí, que Él es capaz de llenar nuestras vidas con todo esto que el mundo desprecia y rechaza, porque los bienaventurados del mundo moderno son los poderosos, los dominadores, los ricos, los vengativos, los iracundos, los reconocidos, los que ríen. Es tremendo ver cómo se puede concebir de forma tan distinta la felicidad, pero ya la historia va dando de sobra la razón al Evangelio. Porque del Evangelio han salido los hombres felices, en paz, llenos de ilusión y esperanza. De las teorías del mundo moderno han salido las depresiones, las ansiedades, las angustias, la tristeza.

En conclusión, aceptemos a Cristo con ilusión, como la esperanza que se coloca por encima de cualquier otra esperanza, como la promesa que hace realidad lo más apetecido por el ser humano, como la certeza de un futuro lleno de sentido y de gozo. Cristo, Hijo de Dios, Perfecto Dios y Perfecto Hombre es la medida del corazón humano.

Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Sigue aquí...

26 de feb. de 2015

¿Es lícito llamar al sacerdote "padre"?

Conversando con mis amigos evangélicos sobre llamar al sacerdote: padre - Reproduzco esta conversación porque puede servir de ayuda y guía a la hora de explicar a nuestros hermanos cristianos / Autor: José Miguel Arráiz | Fuente: ApologetocaCatolica.org

Continuando con la serie de conversaciones entre amigos sobre temas de apologética, les comparto un nuevo diálogo ficticio tomada del libro "Conversaciones con mis amigos evangélicos" en donde se analiza la objeción frecuente que hacen nuestros hermanos evangélicos respecto a si es lícito llamar al sacerdote "padre". En esta ocasión, los argumentos los he tomado de algunas Webs de apologética protestante. Los nombres de quien participan no son reales.

Miguel: Ya entiendo por qué creen que el Papa es el sucesor del apóstol Pedro, pero ¿y los títulos que le dan, que en algunos casos solamente corresponden a Dios?

José: ¿Cómo cuales?


Miguel: Como por ejemplo, el de "Santo Padre". ¿No ordena Jesús claramente en el evangelio "No llaméis a nadie "Padre" vuestro en la tierra, porque uno sólo es vuestro Padre: el del cielo." (Mateo 23,9)

Marlene: Realmente eso no sólo lo hacen con el Papa, sino con todos los sacerdotes, a los que llaman "padre".

José: Ok, vamos por partes. En primer lugar, me imagino que no me objetaran que le llamemos "santo", porque así llama la Biblia a todos los miembros de la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo [1]. Por tanto, si los cristianos pueden ser llamados "santos" no veo por qué no pueda serlo el Papa.

Miguel: De acuerdo, pero además le llaman "padre".

José: Allí vamos, pero antes les pregunto: ¿ustedes creen que este texto se pueda interpretar de una manera absolutamente literal? Después de todo, dice "No llames a NADIE "padre" en la tierra". ¿Aplica en todos los sentidos?

Marlene: Estamos claros en que no, porque de ser así no podríamos llamar padres ni a nuestros progenitores biológicos. En mi opinión Jesús no estaba prohibiendo eso, sino solamente usar esta palabra en "sentido espiritual", tal como la utilizan los católicos para referirse a sus sacerdotes.

José: Nosotros los católicos en cambio, no creemos que esa interpretación sea viable ni esté acorde al resto del Nuevo Testamento.

Miguel: ¿Por qué?

José: Porque de ser así, inclusive los apóstoles violaron ese mandato, ya que numerosas veces llamaron "padre" en sentido espiritual a muchos hombres, e incluso a sí mismos. Recuerda por ejemplo, como Jesús llama a Abraham "nuestro padre". (Lucas 16,24.30; Juan 8,56, etc.), o recuerda…

Marlene: Heee…espera un momento… en el Nuevo Testamento se llama "padre" a Abraham no en sentido espiritual, sino en sentido carnal, como antepasado de los judíos según la carne, de manera similar en que se designa a los padres biológicos. El mismo San Pablo lo aclara cuando dice: "¿Qué diremos, pues, de Abraham, nuestro padre según la carne?" (Romanos 4,1)

José: Pero no sólo en ese sentido, sino también en sentido espiritual, como padre también de los creyentes en la fe. Por esto San Pablo dice también: "y recibió la señal de la circuncisión como sello de la justicia de la fe que poseía siendo incircunciso. Así se convertía en PADRE DE TODOS LOS CREYENTES incircuncisos, a fin de que la justicia les fuera igualmente imputada; y en padre también de los circuncisos que no se contentan con la circuncisión, sino que siguen además las huellas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de la circuncisión." (Romanos 4,11-12)

San Pablo se llama también a si mismo padre espiritual cuando dice: "Pues aunque hayáis tenido diez mil pedagogos en Cristo, no habéis tenido muchos padres. He sido yo quien, por el Evangelio, os engendré en Cristo Jesús." (1 Corintios 4,15) o también cuando dice: "Te ruego en favor de mi hijo, a quien engendré entre cadenas, Onésimo." (Filemón 1,10) [2]

Analicemos ahora el siguiente texto donde San Juan escribe a los fieles y creyentes en la Iglesia: "Os he escrito a vosotros, hijos míos, porque conocéis al Padre, Os he escrito, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os he escrito, jóvenes, porque sois fuertes y la Palabra de Dios permanece en vosotros y habéis vencido al Maligno" (1 Juan 2,14).

Ahora cabe preguntarse, ¿a quién se refirió San Juan cuando saludó a los "padres"? no parece lógico que se haya referido a los padres biológicos, porque había comenzado saludando a "sus hijos" no biológicos sino espirituales, por tanto, es muy probable que cuando se refiere a los "padres" se está refiriendo a aquellos que como él, son padres espirituales de los fieles (obispos y presbíteros de la Iglesia).

Miguel: José, pero entonces ¿a quién prohíbe Jesús que se le llame padre, sino es a los líderes de la Iglesia?

José: Lo que sucede es que Jesús allí estaba utilizando una figura literaria que se conoce como "hipérbole", la cual es una exageración intencionada con el objetivo de plasmar en el oyente una idea o una imagen difícil de olvidar. En el evangelio encontramos en la predicación de Jesús numerosas hipérboles: "Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehena" (Mateo 5,29); "Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo vaya a la gehena" (Mateo 5,30); "Si alguno viene donde mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo mío." (Lucas 14,26). Por medio de esa hipérbole, trataba de enseñar a los discípulos una lección: en la Iglesia, quienes ocupen puestos de autoridad deben hacerlo para servir, a diferencia de los fariseos que buscaban los puestos de autoridad para recibir honores y alabanzas. Si leemos el texto completo veremos como el contexto lo confirma:

"Entonces Jesús se dirigió a la gente y a sus discípulos y les dijo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas. Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen bien anchas las filacterias y bien largas las orlas del manto; quieren el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, que se les salude en las plazas y que la gente les llame "maestro". Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar "Rabí", porque uno sólo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos. Ni llaméis a nadie "Padre" vuestro en la tierra, porque uno sólo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar "Directores", porque uno sólo es vuestro Director: el Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor. Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado." (Mateo 23,1-12)


Observen que no sólo prohíbe llamar "padre", sino también "rabí" o "maestro", a pesar de que ser "maestro" es uno de los ministerios de la Iglesia (1 Corintios 12,28-29). Pensando de la misma manera, tampoco deberían llamar a sus pastores "pastor", pues uno sólo es el pastor de nuestras almas: Jesucristo. Particularmente, tengo muy claro, al igual que los primeros cristianos, que no se trataba de una prohibición literal de usar una palabra, sino de evitar la tentación de querer ejercer la autoridad en busca de gloria personal y no para gloria de Dios.
_____________________________________

NOTAS

[1] La Biblia llama "santos" a los miembros de la Iglesia (Mateo 27,52; Hechos 9,13.32.41; 26,10; Romanos 1,7; 8,27; 12;13; 15;25.26.31; 16,2.15; 1 Corintios 1,2; 6,1.2; 7,14; 14,33; etc.), incluso a los profetas (Hechos 3,21) y a los ángeles (Mateo 25,31; Marcos 8,38). En la Iglesia Católica se utiliza el término "santos" en ocasiones en este sentido, y otras veces para hacer referencia a los santos canonizados. Los hermanos evangélicos generalmente creen que cuando un católico habla de santos, se refiere solamente a éstos últimos.

[2] Hay muchos otros textos en el evangelio donde los apóstoles adoptan el rol de padre espiritual (1 Pedro 5,13; 1 Juan 2,1.12.18.28; 3,7; etc.)

Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Sigue aquí...

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
MONTEVIDEO

Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *