Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

1 abr. 2010

"El Amor de Dios por encima de la traición del hombre"



Is 50, 4-7; Sal 21, 8-9. 17-18a. 19-20. 23-24; Flp 2, 6-11;

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 27, 11-54;

Es evidente que la razón de fondo por la cual hoy se lee la Pasión completa, es para que hagamos una visión amplia de todo el Misterio Redentor que vamos a celebrar a lo largo de esta semana.
Los diversos momentos están claramente reflejados por Mateo y los diversos momentos del relato están condensados como para que nos demos cuenta de la magnitud de lo que supone realmente la traición al amor y de lo que supone sobre todo el amor de Dios por encima de la traición del hombre.
Yo solo quisiera destacar dos momentos de este día. Uno en particular de este día y el otro del contexto evangélico que hemos leído.
Al comienzo de la celebración en la procesión de los ramos, recordábamos como la multitud de los hijos de Israel, sacaban agitando palmas y ramos de olivo proclamando: «Hosanna al que viene en nombre del Señor», el Hijo de Dios, el Hijo de David, el Rey de Israel. Y era la gente la que gritaba, la que aclamaba, la multitud de los hijos de Israel. Muchos.
Jesús simplemente conducido por un borrico, montado –digamos- en la humildad personificada entra en Jerusalén. El, el Rey de reyes, el Señor de señores, el Dios de la gloria -como le llama la Escritura- entra sobre un pollino y en silencio.

En el relato no se recuerda ni una sola palabra de Jesús en este momento. Después a lo largo y al transcurso de todas las acusaciones, el evangelista repite en varios momentos: «Jesús callaba». Eran los hombres los que le aclamaban. Ahora, camino del Calvario y llegado a él, eran los hombres los que gritaban lo contrario. Sólo en un último momento Jesús gritó y gritó un versículo de un Salmo que los judíos utilizaban para una de sus oraciones determinadas.
Es curioso la prontitud y la rapidez con que los hombres nos dejamos manipular por las circunstancias, por otros hombres o por quien sea. Nosotros hablamos mucho, gritando que el Señor es el Mesías, que el Señor es Salvador, que el Señor es el hijo de David, Hosanna al Señor. Después, de igual forma o con más firmeza quizás, -como una persona con la que estuve conversando- decimos: Dios me ha abandonado. ¿Dónde está Dios? También hablamos demasiado.
Jesús nos enseña dos cosas fundamentales para nuestro seguimiento de Jesús. Porque la clave está en vivir como El vivió, hacer lo que El nos enseñó y hacer lo que Dios dice.
Jesús es signo indeleble de la estabilidad -diríamos, valga la expresión- cuando ya dijo todo lo que tenía que decir, calló, guardó silencio. Predicó el Evangelio pero después calló, guardó silencio, como enseñándonos: es tiempo de vivir, no es tanto tiempo de hablar. Es tiempo de hacer y de vivir como Dios dice. Es tiempo de encarnar el amor como Dios dice. Es tiempo de expresarlo con gestos y signos claros y convincentes. En este tiempo nuestro todos tenemos algo que decir, aunque sea un sentimiento, o no importa lo que sea. Todo el mundo habla mucho; pero no da la vida por los demás. Lo repetimos. En las puertas de Jerusalén los hombres gritaban, camino del Calvario los hombres gritaban, hablaban, reivindicaban, condenaban juzgaban...
Jesús nos enseña a guardar silencio.
El silencio de la palabra para dejar que sea la vida la que hable. Para dejar que sea el corazón el que hable. Para que nunca las palabras traicionen nuestro corazón. Para que nunca las palabras nos engañen y nos lleven donde no queremos llegar, donde después tenemos que retroceder.

Jesús callaba. Solamente en la cruz antes de expirar: «Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?» Nos empeñamos muchas veces en interpretar estas palabras como un lamento de Jesús, a veces lo hacemos como justificando nuestros propios lamentos. Pero Jesús no se lamenta. El nos enseña en ese momento una cosa sencilla y, a la vez, sublime: a entregar nuestro espíritu, a entregar nuestra vida en las manos de Dios y a orar. Porque al entregar nuestra vida en las manos de Dios y de orar, nacerá la vida en nosotros y sabremos lo que tenemos que hacer. Pero no a la inversa. La experiencia de Dios, de la oración y de entregar nuestra vida en las manos de Dios, para que El haga, para que El deshaga, para que El nos conduzca, para que El nos marque por donde tenemos que caminar y nosotros fielmente lo hagamos, de ahí nacerá nuestra Vida.
Como decía Pablo: «Hacemos lo que no queremos y no hacemos lo que queremos». Eso es igual que las palabras. Todo lo tolera. Igual que el papel escrito, podemos escribir lo que queramos sin que el papel proteste. Es tiempo -nos dice Jesús- es tiempo de amar y de dar la vida. De amar y de dar la vida. Entregarla al Señor pero darla al mundo, darla a los hombres, como el Señor. Es tiempo de callar pero regalar. Es tiempo de callar pero ofrecer. Es tiempo de callar para vivir. Y solamente Dios puede enseñarnos cómo vivir y eso solamente nos lo puede enseñar a través de la oración.
Publicar un comentario en la entrada

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

Entrada destacada

Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
Todavía - debido al nuevo destino del Padre Fabián - no tenemos información sobre sus nuevas actividades

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *