Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

El sacerdote es un don para la Iglesia y para el mundo

Ciudad del Vaticano, 14 Junio de 2010 (AICA)
Clausura del Año Sacerdotal en San Pedro

La clausura del Año Sacerdotal y los beneficios que este acontecimiento dio y dará a la Iglesia, fueron los temas centrales de la alocución del Papa antes del rezo del Ángelus celebrado ayer ante miles de peregrinos que llenaban la plaza de San Pedro. Asomado a la ventana de su despacho privado, Benedicto XVI evocó la importancia de los sacerdotes, que calificó como “primeros obreros de la civilización del amor”, y también hizo un recuerdo de Lolo, el periodista beatificado el sábado.

     “En efecto, queridos amigos, el sacerdote es un don del corazón de Cristo: un don para la Iglesia y para el mundo. Del Corazón del Hijo de Dios, rebosante de caridad, parten todos los bienes de la Iglesia, y en modo particular es el inicio de la vocación de aquellos hombres que, conquistados por el Señor Jesús, lo dejan todo para dedicarse enteramente al servicio del pueblo cristiano, siguiendo el ejemplo del Buen Pastor”.



     Recordando que el sacerdote está plasmado en la misma caridad de Cristo, “que da la vida por sus amigos y perdona a sus enemigos”, el Santo Padre evocó el ejemplo de algunas de estas figuras, cuyo recuerdo en algunos casos queda relegado a pequeñas comunidades parroquiales, como era el caso del Cura de Ars. “Que su oración –señaló el Papa- su acto de amor, que tantas veces hemos recitado en este Año Sacerdotal, continúe a alimentar nuestro diálogo con Dios”.

Jerzy Popieluszko
     Benedicto XVI recordó la figura de don Jerzy Popieluszko, sacerdote mártir proclamado beato el pasado domingo en Varsovia. “Su amor al Corazón de Cristo -dijo el Papa- lo llevó a dar su vida, y su testimonio fue la semilla de una nueva primavera en la Iglesia y en la sociedad”. “Queridos hermanos y hermanas, confiemos al Corazón Inmaculado de María, del que ayer celebramos la memoria litúrgica, a todos los sacerdotes del mundo, para que, con la fuerza del Evangelio, continúen construyendo en todas partes, la civilización del amor”.

Evocación de Lolo
     Tras el rezo mariano del Ángelus el Santo Padre recordó al nuevo beato español, Manuel Lozano Garrido (Lolo), periodista, beatificado el sábado en la ciudad de Linares, diócesis andaluza de Jaén (España). “Fiel laico -dijo el Papa-, que irradió con su ejemplo y sus escritos el amor a Dios, incluso entre las dolencias que lo tuvieron sujeto a una silla de ruedas durante casi 28 años. Al final de su vida perdió también la vista, pero siguió ganando los corazones para Cristo con su alegría serena y su fe inquebrantable. Los periodistas podrán encontrar en él un testimonio elocuente del bien que se puede hacer cuando la pluma refleja la grandeza del alma y se pone al servicio de la verdad y las causas nobles”.+
Publicar un comentario

Entradas populares