Ir al contenido principal

Entrada destacada

Peregrinación a Salta en diciembre

Desde el año 2001, por pedido de la Santísima Virgen María, la señora María Livia Galliano de Obeid realiza la Oración de Intercesión durante la aparición semanal de la Santísima Virgen María los días sábados en un cerro del Barrio Tres Cerritos, en la ciudad de Salta Capital.
Peregrinación a Salta: del 7 al 10 de diciembre de 2017
Acompaña Padre Fabián A. Barrera

El lunes 7 de agosto pueden empezar a llamar para recibir información sobre la peregrinación que se realizará en el mes de diciembre del corriente año.


A partir del lunes 14 de agosto se abrirá la inscripción.

Contacto para información y/o reserva:

Celular: 011-155710-3595 de lunes a viernes hábiles de 9 a 20hs. (únicamente)
Facebook: guadasouveniresreligiosos.
Correo electrónico: lau_ra_moyano@hotmail.com

Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

El mal, las soluciones y aclaraciones

¿Por qué Dios permitió el mal en el mundo si podía hacerlo perfecto?

EL MAL

• A. El problema del mal.
• B. Las soluciones.
• C. Aclaraciones.

A. El problema del mal


1. Si Dios es bueno y todopoderoso, ¿por qué permite el mal? La existencia de males es evidente. Luego, si Dios es bueno y todopoderoso, tendrá razones de peso para permitir el mal. ¿Cuáles? No es fácil descubrirlas pero podemos aproximarnos:

B. Las soluciones

2. Algunas explicaciones equivocadas. (Resuelven algunos aspectos, pero originan otras dificultades).

o Hay mal en el mundo, luego Dios se desentiende de lo que sucede en el planeta tierra. (Esta explicación se opone a la bondad divina).
o Hay mal en el mundo, luego hay dos dioses, uno bueno y otro malo. (Pero la maldad no puede ser propia de un ser perfecto).
o Hay mal en el mundo, luego no hay Dios. (Y ahora tenemos dos problemas: seguimos sin saber por qué hay mal y añadimos la duda sobre por qué hay bien).

3. Algunas explicaciones correctas:

o Hay cosas que nos parecen males pero en realidad no lo son. Por ejemplo, una madre aparta el frasco de veneno que su hijo pretendía. El hijo llora, pero su madre no es mala. Muchas veces los dolores y enfermedades hacen recapacitar a las personas y encaminar mejor sus vidas. En esos casos se comprende que el Señor permita que sufran. (Así se resuelven algunos ejemplos pero no todo el problema).

o Los males son consecuencia del pecado original y sirven como penitencia por los pecados. (Esta idea explica bien el origen del mal y parte del sentido de las penas terrenas, pero no todo queda claro y seguimos avanzando).

o Si Dios permite un mal es porque busca obtener un bien; un bien que sólo puede alcanzarse dando la posibilidad de que surja un mal. Esta es buena explicación general; sin embargo, en algunos casos concretos conviene aclarar qué bienes se consiguen y si era necesario permitir males para alcanzarlos. (Aquí permitir no significa aprobar, sino equivale a no impedir).

C. Aclaraciones

4. ¿Por qué Dios creó un mundo mejorable si podía hacerlo perfecto? El Señor obra siempre acertadamente, luego el mundo actual es muy bueno. Y lo es precisamente por ser mejorable: el Creador lo quiso así para aumentar la dignidad del hombre haciéndole colaborador en el progreso de la creación. (Se consigue este gran bien a cambio de que el mundo sea bueno pero mejorable).

5. ¿Por qué hay dolores y enfermedades? Son consecuencia del pecado original. Es decir, un castigo de la justicia divina motivado por el gran pecado de Adán y Eva. (La justicia divina es una razón de peso para permitir unos males).

6. ¿Por qué Dios permitió el pecado de Adán y Eva? Quiso correr el riesgo de nuestra libertad. (El deseo divino de libertad humana es otro motivo importante para admitir males).

7. ¿No podía habernos creado directamente en el cielo? En el cielo hay la máxima libertad, y el Señor podía habernos puesto allí sin más. Sin embargo, quiso otorgarnos el honor de merecerlo; y esta mayor dignidad nuestra le pareció suficiente motivo para tolerar las ofensas que llegarían (y que rebajan nuestra dignidad).

8. En resumen, si Dios es bueno y todopoderoso, ¿por qué permite el mal? Porque además de bueno y todopoderoso es infinitamente sabio, y conoce el modo de obtener bienes a partir de esos males que no desea. Por ejemplo, permitió la Cruz y sacó el gran bien de la salvación de los hombres. Un refrán resume sabiamente: "no hay mal que por bien no venga".

Autor: Ignacio Juez | Fuente: www.ideasrapidas.org

Si quieres comunicarte con el autor de este artículo, escribe un mensaje a ijuez@ideasrapidas.org
Publicar un comentario

Entradas populares