Ir al contenido principal

Entrada destacada

SS. Pedro y Pablo

Qué le responderíamos a Jesús si hoy nos preguntara: ¿Quién dicen los hombres que soy yo? / Por: Padre Nicolás Schwizer | Fuente: Homilías del Padre Nicolás Schwizer

Mateo 16, 13-19
Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?» Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas». Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo». Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los …

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Testimonio: PUDE PERDONAR A DIOS

Hola Padre,  soy F y vivo en la ciudad de Campana, es la primera vez que le escribo y aprovecho esta oportunidad para contarle mi experiencia. Yo estaba alejada de Dios desde hace casi 4 años por la muerte de mi única hermana (dejo una nena de 9 años) estaba muy enojada con El y con la Virgencita que le había rogado tanto para que ella se curara del cancer que sufría. Hasta que comencé a sufrir ataques de pánico, claustrofobias y depresión. yo sentía que no podía salir y un día una amiga me dijo que usted venia a Campana a la Parroquia del Carmen y ahí fui yo. Padrecito... !!! parecía que la Misa estaba hecha para mi, no me voy a olvidar nunca cuando usted dijo: "Perdón Señor por haberme enojado con vos por el fallecimiento de ese familiar que quería tanto". Creo que llore como nunca, con tanta angustia, con tanta congoja, con tanta vergüenza por culpar a Dios por haberme llevado a mi hermana.
Ese día no llegue a la imposiciòn de manos pero salí de allí con una PAZ en mi corazón y la seguridad de que pasara lo que pasara conmigo DIOS iba a estar a mi lado.
Hoy soy otra persona, tengo muchas ganas de ayudar a los que lo necesitan pero a veces no se cómo, si usted cree que puedo servir para algo solo dìgamelo, agradezco sus palabras en cada misa y agradezco infinitamente a DIOS por haberlo puesto en mi camino.
QUE DIOS Y LA VIRGEN LO BENDIGAN!!!!!!
Publicar un comentario

Entradas populares