Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

LOS HIJOS

Temas: A. ¿Los hijos un tesoro? /  B. Sexo en el matrimonio.


A. ¿LOS HIJOS UN TESORO?
1. ¿Los hijos son algo bueno? Sí. Sin duda. Nadie se arrepiente de traer un hijo al mundo. Es una decisión siempre acertada.

2. Dan trabajo y quitan comodidades. Así es. En esta vida las cosas buenas cuestan, y si uno se retrae del esfuerzo, no alcanza metas valiosas. Un hijo es un gran tesoro y conseguir tesoros exige sacrificio. Si uno piensa demasiado en las dificultades, corre el peligro de quedarse sin el premio.



3. Hay problemas económicos. Es cierto. Las dificultades económicas son frecuentes y forman parte de los sacrificios de la vida. También es verdad que los hijos son la mayor riqueza de una familia, y una fuente de apoyo en la vejez.

4. ¿Cómo apreciar que los hijos son un tesoro? Si uno no se da cuenta intuitivamente, será difícil que lo admita en todo su valor. Puede ayudar esta pregunta: ¿en cuántos millones valoras a tus hijos?


B. SEXO EN EL MATRIMONIO

1. ¿Es un tema importante? En la unión sexual los esposos son colaboradores del Creador en el nacimiento de una nueva vida. Ellos forman el origen del nuevo cuerpo y Dios crea un alma que será vida del nuevo ser. Los esposos son colaboradores de Dios en que un nuevo hijo de Dios venga al mundo. Una acción de mucha categoría.

2. ¿Es correcto el sexo y sus placeres dentro del matrimonio? Son correctos, buenos y agradables a Dios que dispuso esos placeres para facilitar la reproducción, tanto animal como humana.

3. ¿Es correcto cualquier uso del sexo y cualquier búsqueda de placeres dentro del matrimonio? Deben ser acciones abiertas a la reproducción, es decir, conformes a esos planes del Creador. Impedir artificialmente la nueva vida se opone a la naturaleza, y es una acción grave debido a la categoría de la unión matrimonial que se desvirtúa.

4. Una explicación. El acto matrimonial tiene su origen en el amor del Creador a los esposos y de los esposos entre sí. Tiene su final en el amor de Dios y de los padres al nuevo ser que nace. Cualquier interrupción arbitraria en este recorrido desde su origen a su final es un atentado contra el amor de Dios y de los esposos.

5. ¿Amor de Dios a los esposos y al hijo? Este amor divino se manifiesta de varios modos:

Amor a los esposos al aumentar su honor estableciendo que sean colaboradores suyos en la obra creadora de un nuevo ser.
Amor al hijo por desear que nazca en una familia y sea fruto del amor. Así la dignidad humana crece. Un hombre es originado por el amor de dos personas, mientras que un animal o una planta pueden ser producidos en una factoría o granja.
6. ¿Qué sucede si se usa mal del sexo en el matrimonio?
Se pierde el don de un hijo.
El corazón de los esposos se hace egoísta al buscar el placer propio en lugar de la entrega mutua. Disminuye la capacidad de amar.
La dignidad del cónyuge se reduce pues en vez de ser el padre o la madre de un nuevo ser, se convierte en un objeto que da más o menos gusto.
Aumenta el riesgo de infidelidad matrimonial, pues fácilmente se encuentra otra persona que produce más gusto.
7. ¿Y si haciéndolo todo correctamente no nacen hijos? Entonces todo está bien. El amor y entrega mutua no se han desvirtuado y no hay ofensa al Creador. Simplemente esa entrega completa y correcta no ha sido eficaz.
8. ¿Al realizar el acto matrimonial, los esposos han de tener intención de procrear? Es conveniente, pero no es obligado. En cambio, es necesario que tengan la intención de unirse sin obstáculos artificiales que falseen la entrega mutua completa, exigida por el compromiso matrimonial (matrimonio).
Publicar un comentario

Entradas populares