Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Señor, te doy gracias por todo lo bueno que siempre haces en mi vida. y por todas las fuerzas que me das cuanto siento que voy a caer y saldré derrotado. Tu poder misericordioso me levanta en victoria, porque no hay problema, dificultad o situación complicada que se resista a tu fuerza. Creo firmemente que de Ti me vienen todas las gracias con las que salgo a dar la batalla por la paz y la alegría, porque la esperanza quede sembrada y fija en mi corazón. Gracias por ser el aliento de mi vida y ayudarme a librarme de los peligros que quieren apartarme de Ti. Pongo en tus manos todos mis proyectos y todo en lo que en estos momentos voy a realizar. Amén

Santuario de la Medalla Milagrosa y San Agustín - Algo de historia

En el 2010, exactamente el 12 de octubre, la Parroquia cumplió 161 años. De la página oficial extraemos la siguiente información histórica:

La parroquia San Agustín fue la primera parroquia asumida por los Misioneros Vicentinos en tierra uruguaya. Contando con el gran antecedente de las misiones populares, casi podemos decir que fue un fruto maduro de aquellos.
 Antecedentes 
El centro de misiones y la parroquia San Agustín: En el año 1843, en plena “Guerra Grande”, el P. Ereño fue nombrado primer cura párroco de la capilla de La Mauricio, situada entre las calles Asilo y Pernas. El P. Ereño, con el apoyo del presidente de la República, don Manuel Oribe, inició las gestiones para construir un templo, en un terreno donado por el Señor Tomás Bazañez. Los trabajos de construcción comenzaron en 1847, sobre los planos del arquitecto Antonio Fontgibell. Dos años más tarde, el 12 de octubre de 1849, se produjo la consagración de la Parroquia de San Agustín, en la Villa de la Restauración. La parroquia fue administrada sucesivamente por siete sacerdotes del clero, luego la sede quedó vacante y he aquí donde la historia de San Agustín se encuentra con los Vicentinos.
En el año 1892, en el mes de febrero, Mons. Mariano Soler, entrega la parroquia al cuidado pastoral de los misioneros vicentinos. Al momento de la llegada de los padres, el templo se encontraba en un estado poco alentador, el deterioro se mostraba muy avanzado.
Construcción del Santuario de la Medalla Milagrosa
Mons. Soler tenía como sueño la construcción de un santuario mariano en La Unión. Por este motivo, decidió confiar a los Padres, a las Hermanas Vicentinas y las Hijas de María el proyecto de demoler el viejo templo y levantar un santuario a la Virgen de la Medalla Milagrosa.
Entusiasmado con el proyecto, Mons. Soler bendijo la piedra fundamental el 27 de noviembre de 1896, varios años antes de concretarse la construcción. La aspiración del Obispo era crear un templo que respondiera a las necesidades religiosas y de piedad de la población, a la vez que fuese un digno exponente del arte religioso. El arquitecto Bonnet hizo el plano del Santuario, cuyo diseño estuvo inspirado en la Iglesia de San José de Lyon (Francia). Los fondos para comenzar la obra surgieron del incansable trabajo de los Padres, las Hermanas, las Hijas de María, comisiones de damas y caballeros, quienes realizaron diferentes colectas en todo el país. En este sentido merece una especial mención la familia Rubio, quien efectuó una importantísima donación y también Sor Duthu, Hija de la Caridad, quién se sacrificó grandemente para llevar a cabo esta obra.
El primer párroco vicentino fue el P. Kemen, en 1899 le sucedió el P. José Gimalac, quien se destacaría por los trabajos de construcción del templo. A partir de 1908 tocó al P. Juan Bouvier continuar al frente de las tareas de construcción. El P. Bouvier llegó a inaugura y bendecir el crucero en el año 1913. Le sucedió nuevamente el P. Gimalac, quien inauguró, aunque inconcluso, el Santuario, en el año 1917. En 1919 es nombrado cura párroco el P. Felipe Prat, quien hizo revocar interior y exteriormente el templo, la decoró e hizo colocar los vitreaux. En 1927, el P. Prat fue sucedido por el P. Avizou. Gracias a las donaciones de particulares, se pudieron erigir los principales altares: el Altar Mayor, el del Sagrado Corazón, el de Santa Teresita y el de San José. Durante el periodo del P. Avizou se produjo la instalación del majestuoso órgano de la Casa Augusto Laukuff de Weikasheim (Alemania) y se inauguró en 1930, con motivo de celebrarse los 100 años de la aparición de la Medalla Milagrosa. En 1936 asumió como párroco el P. Adolfo Polvorín. En 1941 asume como párroco el P. Martín Illanes. En el año 1945 se produjo un hecho fundamental para el Santuario: El Cardenal Barbieri publicó el decreto por el cual se declaró la titularidad de la Virgen de la Medalla Milagrosa: “Declaramos que por cuanto resulta de los datos de la tradición que tenemos a la vista, debe considerarse Titular de la Iglesia Parroquial de la Unión a la Santísima Virgen María Inmaculada de la Medalla Milagrosa y Co-Titular a San Agustín, obispo”
En 1948, el P. Illanes fue reemplazado por el P. Esteban Mattías, él inició y completó la pintura de la bóveda del altar mayor, como así también el decoro de las paredes, columnas y arcos del presbiterio.
Los últimos párrocos fueron: En 1981 es nombrado el P. Eduardo Vázquez, en 1985 el P. José Machiná, en 1989 el P. Héctor Espósito, en 1997 P. Ventura Sarasola,  en el 1999 P. Gabriel Artaso, 2000 P. Jeremías y desde el 2007 el P. Wilfrido Aguilera.

Publicar un comentario

Entradas populares