Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

4 ene. 2011

Lectio Divina: Bautismo del Señor

Lectio Divina. Bautismo del Señor
Tiempo Ordinario. Oración con el Evangelio. Ciclo A.

1. INVOCA

Comienzas este tiempo de oración, encuentro de amistad e intimidad con el Señor.
Aprécialo y deja a un lado tus ocupaciones para captar, en el silencio, la Palabra que vas a escuchar y meditar. El Padre te va a trasmitir su Palabra, es decir, te va a donar a su Hijo Jesús, la Palabra hecha palabras y sentimientos nuestros.

Invoca al Espíritu que fecundó a María para ofrecernos la Palabra en palabras humanas.
Ábrete a la acción del Espíritu, como Jesús en el momento del bautismo.
Invoca al Espíritu, que espera tu apertura y confianza: Veni, Sancte Spiritus

Ven, Espíritu Santo,
te abro la puerta,
entra en la celda pequeña
de mi propio corazón,
llena de luz y de fuego mis entrañas,
como un rayo láser opérame
de cataratas,
quema la escoria de mis ojos
que no me deja ver tu luz.

Ven. Jesús prometió
que no nos dejaría huérfanos.
No me dejes solo en esta aventura,
por este sendero.
Quiero que tú seas mi guía y mi aliento,
mi fuego y mi viento, mi fuerza y mi luz.
Te necesito en mi noche
como una gran tea luminosa y ardiente
que me ayude a escudriñar las Escrituras.

Tú que eres viento,
sopla el rescoldo y enciende el fuego.
Que arda la lumbre sin llamas ni calor.
Tengo la vida acostumbrada y aburrida.
Tengo las respuestas rutinarias,
mecánicas, aprendidas.
Tú que eres viento,
enciende la llama que engendra la luz.
Tú que eres viento, empuja mi barquilla
en esta aventura apasionante
de leer tu Palabra,
de encontrar a Dios en la Palabra,
de encontrarme a mí mismo
en la lectura.

Oxigena mi sangre
al ritmo de la Palabra
para que no me muera de aburrimiento.
Sopla fuerte, limpia el polvo,
llévate lejos todas las hojas secas
y todas las flores marchitas
de mi propio corazón.

Ven, Espíritu Santo,
acompáñame en esta aventura
y que se renueve la cara de mi vida
ante el espejo de tu Palabra.
Agua, fuego, viento, luz.
Ven, Espíritu Santo. Amén. (A. Somoza)


2. LEE LA PALABRA DE DIOS (Mt 3, 13-17)
Contexto litúrgico

La Liturgia de la Iglesia nos va presentando diferentes manifestaciones (teofanías)del Hijo de Dios hecho hombre:
- en Navidad, se manifestó a María, José y a los pastores;
- en la solemnidad de la Epifanía, se manifestó a los sabios de oriente;
- en el bautismo, se manifiesta ya adulto en el comienzo de su misión evangelizadora.
Celebramos en este domingo la manifestación de Jesús, como Hijo amado, y en su condición de hombre.

Texto

1. Jesús se presentó a Juan para que lo bautizara (v. 13)

Jesús, el Mesías, el Enviado de Dios, el profeta esperado, se sumerge en este momento de su bautismo, en lo más hondo de nuestra condición humana: el pecado. Se coloca el Inocente en la fila de los pecadores, asemejándose a todos los humanos pecadores, asumiendo en sí mismo el pecado del mundo. Sin duda, al cargar todos los pecados del mundo, éste habría sido para Jesús uno de los momentos más duros de su existencia terrena como hombre y como Mesías. Sentirse “pecador”, Él el “hijo amado del Padre”.
A quien no cometió pecado, Dios lo hizo por nosotros reo de pecado, para que, gracias a él, nosotros nos transformemos en salvación de Dios (2 Cor 5, 21).
El bautismo, para los judíos, era un rito penitencial. El bautizado se reconocía pecador. Jesús representa al nuevo pueblo de Dios, regenerado en las aguas del bautismo, celebrado por la Iglesia.
También nos recuerda cómo el pueblo de Israel, liberado de la esclavitud de Egipto, traspasa el Mar Rojo. Jesús es el nuevo Moisés que abre el camino verdadero de la liberación pasando las aguas del río Jordán. Y convierte así el agua en sacramento de salvación para los hijos de Dios, el nuevo y definitivo pueblo de Dios, la Iglesia.

2. Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco (v. 17)

La respuesta del Padre sobre su Hijo no se hace esperar. Mateo nos describe con brevedad y con profundidad el sentido de esta teofanía.
- Apenas fue bautizado, Jesús salió del agua (v. 16). Jesús supera las aguas de la muerte para convertirlas en agua de vida para todos los que creen en Él. Así inaugura el bautismo cristiano, que nos hace salir de la esclavitud del pecado para entrar en la libertad de la vida del Espíritu.
- Se abrieron los cielos (v. 16). El Padre mismo desciende sobre su Hijo y sobre los redimidos. El cielo se abre en Jesús, Dios y hombre, para toda la humanidad. Jesús es el mediador y el puente entre Dios y los hombres, para aplicar la salvación.
- Y vio al Espíritu de Dios que bajaba como una paloma y descendía sobre él (v. 16). Es la unción de consagrado que, como hombre, recibe Jesús para la misión de Mesías que va a comenzar con su predicación. Ya está toda la Trinidad en la tierra, realizando la comunión entre la humanidad y Dios.
- Una voz que venía del cielo decía: `Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco´ (v. 17). Es la Palabra que manifiesta la vida íntima de la Trinidad. Porque Jesús asume la condición pecadora de los hombres y se presenta como “pecador”, por eso, el Padre le da el abrazo cariñoso, para que el Hijo humanizado emprenda la misión encomendada a favor de la humanidad, identificado con el plan de salvación y confiado totalmente en el Padre. Aquí vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad (Heb 10, 7).
Cada hombre que recibe el bautismo llega a ser hijo amado de Dios, ungido con la fuerza del Espíritu, consagrado como sacerdote, profeta y rey. Discípulo de Jesús y miembro de la Iglesia, del nuevo pueblo de Dios. El bautizado sale de la esclavitud del pecado y es consagrado por la unción del Espíritu para ser apóstol, enviado por la Iglesia para predicar el Evangelio, la Buena Noticia de la salvación.


3. MEDITA

Reconozco el don inmenso que el Padre me concede en su Hijo al recibir el bautismo de manos de la Iglesia. Es la nueva vida que emerge de la esclavitud para ser libre. Para ser libres, Cristo nos ha liberado (Gal 5, 1).
Me siento “hijo predilecto” del Padre, dispuesto a emprender las durezas y las alegrías de la vida por el Evangelio.


4. ORA

Gracias, Padre, porque me tienes como tu hijo amado, junto a Jesús.
Gracias, Jesús, porque asumes mis pecados y los ahogas en las aguas bautismales.
Gracias, Espíritu, porque me unges con tu fortaleza para colaborar en el Reino.
Gracias, Iglesia, porque me siento en mi casa y en mi familia con otros hermanos.


5. CONTEMPLA

A Jesús que asume todos nuestros pecados y los sepulta para siempre.
A Jesús inundado de gozo, al recibir el abrazo de amor del Padre y del Espíritu.
A mí mismo, que, con Jesús y gracias a Él, me siento también hijo amado del Padre.


6. ACTÚA

Seré agradecido por el don de la fe que me abre a la misión de ser apóstol del Evangelio.
Sentiré la voz del Padre, que a mí me dice: Tú eres mi hijo amado, el predilecto.
Recitamos el salmo 29. Todos repetimos: Gloria y alabanza a nuestro Dios.

¡Aclamen al Señor, hijos de Dios, aclamen al gloria y el poder del Señor!

¡Aclamen la gloria del hombre del Señor, adórenlo al manifestarse su santidad!

¡La voz del Señor sobre las aguas! El Dios de la gloria hace oír su trueno: el Señor está sobre las aguas torrenciales.

¡La voz del Señor es potente, la voz del Señor es majestuosa!

La voz del Señor parte los cedros, el Señor parte los cedros del Líbano;

hace saltar al Líbano como a un novillo y al Sirión como a un toro salvaje.

La voz del Señor lanza llamas de fuego;

la voz del Señor hace temblar el desierto, el Señor hace temblar el desierto de Cades.

La voz del Señor retuerce las encinas, el Señor arrasa las selvas. En su Templo, todos dicen: «¡Gloria!».

El Señor tiene su trono sobre las aguas celestiales, el Señor se sienta en su trono de Rey eterno.

El Señor fortalece a su pueblo, el Señor bendice a su pueblo con la paz.

Autor: P. Martin Irure | Fuente: Catholic.net
Publicar un comentario en la entrada

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

Entrada destacada

Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
Todavía - debido al nuevo destino del Padre Fabián - no tenemos información sobre sus nuevas actividades

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *