Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

2012 y el fin del mundo. Parte I

¿Cuándo será el fin del mundo?
Entrevista al P. José Antonio Caballero, profesor de Sagrada Escritura
en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum (Roma) sobre el fin del
mundo, el calendario maya y el año 2012.

-Usted ha escrito una tesis doctoral sobre el Apocalipsis de san Juan
y es profesor de temas de Sagrada Escritura. ¿Cómo es que de la Biblia
ha pasado a interesarse por la cultura maya?
-No he sido yo el que he pasado del interés en la Escritura a los
mayas. Han sido determinados ambientes culturales y aun el mismo
Hollywood quienes lo han hecho; este paso no es sino confusión de lo
que es “apocalíptico” con el fin del mundo.



Podemos decir que en el fondo se trata de cierto ambiente cultural con
visos de seriedad científica, arqueológica y astronómica. Me explico,
en el habla normal se tiende a denominar apocalíptico todo lo
relacionado con catástrofes
o cataclismos.

Por ejemplo, en la película “2012” un curioso personaje llamado
Charlie Frost, sugiere la construcción de astronaves para escapar del
peligro de un inminente “arrebato”, “apocalipsis o fin de los
tiempos”, que no sería para él sino algo vaticinado por la Biblia y
por los mayas.


Ante esta confusión, que por lo que veo, es también difusión, recibí
la invitación de impartir una conferencia -a la que han seguido
varias- sobre el Apocalipsis de Juan y de paso contestar a ciertos
interrogantes que han estado circulando desde hace tiempo. También me
he percatado de que cunde mucho temor entre varias personas.



Al respecto, conviene tener en cuenta que el Apocalipsis no se compuso
para instar al miedo, sino a la confianza en Dios. Donde hay temor no
está Dios. El mensaje de Cristo resucitado es “la paz esté con
vosotros”
y la paz es lo más cercano que hay a la felicidad: de hecho en Jn
20,19-20, los apóstoles pasan del temor a la alegría al ver al Señor
resucitado en medio de ellos.

-¿Desde hace cuánto tiempo pervive este ambiente cultural?



-Ya con el acercarse del año 2000 volvió a cundir esta psicosis sobre
la inminencia del fin del mundo. Como en el año 2000 no se tuvo ningún
fin, dado que la cuenta larga del calendario maya concluye en el
solsticio de invierno de 2012, para algunos se ha tratado de una
advertencia sobre todo un cúmulo de catástrofes que ocurrirían a
partir del año 2012, a lo que suman algunos argumentos con base en el
“calentamiento global”.



Sin embargo, el calendario maya concluye en 2012 no para significar el
fin del mundo, sino porque ya no pudieron ir elaborando más su
calendario, dada la llegada de los
españoles. Para el maya el tiempo es cíclico, no linear. La idea de un
inicio y un final de los tiempos es del todo ajena a la mentalidad
maya.

-Entonces, ¿el fin del mundo no será en 2012?

-Solamente lo sabe Dios, y Él no quiere que estemos obsesionados por
ese tema. A lo largo de la historia de los hombres, después de Cristo,
muchos han pretendido predecir la inminencia del final de los tiempos,
pero basta leer la segunda carta a los Tesalonicenses para darse
cuenta de que no se trata sino de un escollo del que no siempre nos
hemos sabido librar.



Así Pablo dice: “no os turbéis de ligero, ni no os alarméis ni por
espíritu, ni por discurso, ni por epístola, como si fuera nuestra,
como si el día del Señor fuera inminente. Que nadie en modo alguno os
engañe, porque antes ha de venir la apostasía, ha de manifestarse el
hombre de
la iniquidad, el hijo de la perdición” (cf. 2Cor 22,-3).

Muchos han olvidado el “nadie os engañe de Pablo” y han conservado
sólo la manifestación del hombre de la iniquidad”. Por otro lado, en
Mt 24,36 Jesús dice claramente: “de aquel día y de aquella hora nadie
sabe, ni los ángel del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre”.



-¿Puede citar más personajes que hayan intentado vaticinar el fin del mundo?

-Massimo Introvigne, famoso estudioso italiano de las religiones, en
una de sus obras afirma con acierto que pocas enseñanzas de Cristo se
han revelado de tan difícil aplicación como el pasaje de Mt 24,36 (M.
Introvigne, “Le nuove religión”, Milano 1989, 109).



Él inicia así el estudio de la corriente adventista en la que han
influido ciertas interpretaciones
rabínicas, y talmúdicas medievales, que a su vez se esforzaban por
calcular la fecha de la venida del “verdadero mesías”, esperado por
grupos judíos milenaristas de los años 968, 1352, 1358, etcétera.

Sin embargo, ya para el siglo II d.C., a pesar de las advertencias de
Pablo en 2Tesalonicenses, Montano se hacía pasar por el Espíritu Santo
y afirmaba que la segunda venida sería inminente en el llano de Pepuza
(lo que hoy es Turquía), sin que nada ocurriera.



Introvigne, sin embargo, observa que las premisas del adventismo
moderno se remontan a las especulaciones en torno a la Revolución
francesa que para muchos estuvieron cargadas de profundo significado
profético. Como el Papa Pío VI fue puesto en prisión por los soldados
franceses (el 15 de febrero de 1798), muchos veían en ello el final
del pontificado romano, aplicando erróneamente al
Papa la expresión de “hijo de la perdición”.

Así es como se llega a la figura de William Miller quien en al menos
tres ocasiones pretendió basarse en la cifra de los mil 260 días/años
de Ap 11,3 para predecir la fecha del fin del mundo sin que tampoco
ocurriera nada. Luego fue el turno de otros personajes propios de los
testigos de Jehová: Charles T. Russell y J. Rutherford; adujeron por
escrito fechas para el final de los tiempos como 1914, 1925, sin que
tuviera lugar la “parusía” de Cristo.



Ante la decepción de la llegada del Mesías, añadieron que Cristo
habría diferido su segunda venida por motivos misteriosos. Finalmente,
sus seguidores hicieron correr la voz de que la fecha indicada sería
para el año 1975, pero el fracaso de la predicción fue claro.



-¿La Biblia habla entonces del fin del mundo sí o
no?

-La Biblia habla del fin del mundo, claro está, pero nunca ha dicho
cuándo será. Más aún es propio del pensamiento judeocristiano, el
considerar que Dios crea las cosas con su palabra (Génesis 1-2; Isaías
40,26), de la nada (2Macabeos 7,28), que todo es bueno y tiene un
inicio en Él, y que todo, su vez, tiene un fin en Él (Apocalipsis 21 y
22). Nadie puede saber más que Cristo, quien a las claras afirmó que
no lo sabía. ¿Hemos de suponer que hay gente que sabe más que Él?



-¿Este modo de pensar aportando fechas para el fin del mundo es
correcto según las enseñanzas de la Iglesia Católica?

-Se trata de una herejía denominada “milenarismo”; que se podría
definir como especulación sobre la fecha precisa sobre el final de los
tiempos, que tendría lugar al
cabo de un periodo de paz y prosperidad (que duraría mil años), con
base en algunos pasajes de la Escritura, interpretados de modo literal
o fundamentalista y no en su sentido simbólico. Tales textos han sido
Daniel 4,1-34; 7,25; 8,14; 12,7.11-12, y Apocalipsis 11,2-3; 20,1-10.

Autor: P. Fernando Pascual L.C. | Fuente: Catholic.net
1 comentario

Entradas populares