Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

30 may. 2011

¿Cómo se puede vivir hoy en día la Iglesia?


Por Carlo M. Martini (*)   Hoy es difícil pertenecer a la Iglesia y seguir siendo simplemente un miembro pasivo. Pero quien se inserta en ella y asume una responsabilidad, puede cambiar muchas cosas. Como joven y, posteriormente, como obispo, lo que más me ha ayudado a ser cristiano es el trabajo con jóvenes. Con Pablo podemos decir: soy «otro Cristo». Él no tiene hoy en día otras manos, otra boca que la tuya y la mía. Si te pones a disposición de Cristo cuando sabes que eres portador de la Iglesia, aprenderás a amarla. Aun cuando sufras por causa de ella.

Hoy en día hay un mercado de espiritualidades: esoterismo, budismo, yoga. ¿Cómo puede la Iglesia salir airosa de esa prueba y conquistar a la juventud?

El budismo, el yoga, son ayudas magníficas para una vida espiritual profundizada, pero también lo son los ejercicios de san Ignacio. Lo que nos diferencia de los demás es Jesús y su camino. En el mercado de los ofrecimientos religiosos y pseudorreligiosos, el cristiano solo puede salir airoso si conoce a Jesús. Un cristiano se adentra en el conocimiento de la Biblia, se presenta en nombre de Jesús, visita presos, alivia enfermedades y se empeña por la justicia. Un cristiano católico recibe a Jesús en la comunión.


La Iglesia necesita de la juventud; la juventud puede desarrollar nuevas formas espirituales. Pero yo tampoco quisiera renunciar a la generación mayor: son cristianos fieles y enseñan a sus hijos a través del ejemplo. La fe en Dios y la amistad con Jesús se transmiten a través de las generaciones.


Si Jesús viviera hoy, ¿cuál sería su inquietud más urgente? ¿Qué vería él como el mayor problema de nuestro tiempo?

Creo que despertaría justamente a los jóvenes de buena posición y los pondría de su parte a fin de que, junto con él, cambiaran el mundo. Cambiar el mundo significa liberar a los hombres de sus miedos, contener agresiones, eliminar las injusticias entre pobres y ricos. Y, sobre todo, dar a los hombres un hogar para que se sientan cobijados, trátese de niños pequeños, extranjeros, ancianos, moribundos o enfermos. Creo que Jesús se buscaría para esa tarea a los más fuertes, y tales son en primer lugar los jóvenes. Al igual que en su tiempo, él haría de esos jóvenes apóstoles. Apóstol significa «enviado»: hombres activos, seguros de sí mismos, abiertos, que comparten la vida con él.


No sólo existe el miedo, sino también la indiferencia. ¿Cuál es la reacción de Jesús ante ella?

Realmente existen ambas cosas en la Iglesia: miedo e indiferencia. Jesús despertará y sacudirá a los indiferentes, y dará ánimos a los medrosos. Y, por supuesto, empezará a hacerlo con los suyos propios. Todas las Iglesias, todas las religiones tienen como meta hacer el bien en el mundo, hacer que el mundo se vuelva más luminoso. Y Jesús les ayudará a realizar mejor su misión en el mundo.


¿Qué le diría usted a alguien que no cree en Dios?

Tendría muchas preguntas para hacerle. ¿Qué cosas son importantes para él? ¿Cuáles son sus ideales? ¡Cuáles son sus valores? Eso es lo que quisiera descubrir. No intento persuadirlo a que haga nada; antes bien, le digo que tiene que probar su vida sin la fe en Dios y reflexionar sobre sí mismo. Tal vez sienta en algunos tramos de su vida una esperanza, tal vez sienta qué es lo que le da sentido y alegría a la vida. Le desearía que tenga conversaciones con gente que busque, con gente creyente. Tal vez, Dios le regale la gracia de reconocer que él existe.


¿Qué pregunta le plantearía usted a Jesús si tuviese la posibilidad de hacerlo?

Le preguntaría si me ama a pesar de que soy débil y de que he cometido tantas faltas. Yo sé que me ama, pero aun así quisiera escucharlo nuevamente de sus propios labios.

También le preguntaría si en la muerte me vendrá a buscar, o si me recibe. Le pediría que, en las horas difíciles, en la despedida o en la muerte, me envíe ángeles, santos o amigos que me tengan de la mano y me ayuden a superar mi temor.

Antes, siendo obispo y con la responsabilidad por la Iglesia, le habría preguntado: ¿por qué permites que exista un foso entre muchos jóvenes, sobre todo entre aquellos a los que no les falta nada, y la Iglesia, con todos los tesoros celestiales que ella puede llevar a los hombres? ¿Por qué ambas partes no pueden acercarse? Le preguntaría por qué deja que muchos jóvenes se vuelvan indiferentes de tal modo que, a veces, hasta pierden la alegría de vivir.

Como obispo le he preguntado a menudo a Dios: ¿por qué no nos das mejores ideas, por qué no nos haces más fuertes en el amor, más osados en el trato con las cuestiones de actualidad? O, también: ¿por qué tenemos tan pocos sacerdotes? ¿Por qué hay tan pocos religiosos, a pesar de que se los busca y necesita? Esas son las cosas que le preguntaba antes. Hoy le pregunto y le pido más bien que me acepte y que, cuando las cosas se pongan difíciles, no me deje solo.

¿Tiene usted una respuesta a la pregunta de qué quiere Dios de nosotros?

Dios quiere de nosotros que confiemos, que confiemos en él y también unos en otros. La confianza proviene del corazón. Si hemos hecho muchas experiencias positivas (…), llegaremos a ser personas seguras y fuertes. Las personas que han aprendido a confiar no tiemblan, sino que tienen la audacia de intervenir, de protestar cuando alguien dice algo despreciativo, malvado, destructivo. Sobre todo tienen el coraje de decir que sí cuando se las necesita. Dios quiere que sepamos que él está de nuestra parte. Él puede hacernos fuertes. No se puede realizar obra buena alguna, no se puede ir a los niños de la calle o a los sin techo o dirigir una Iglesia y decirse a sí mismo que uno lo hace con sus propias fuerzas. (…) Dios quiere hombres que cuenten con su ayuda y su poder. Esos hombres pueden transformar la tierra y, sobre todo, transformar el sufrimiento y las injusticias, a fin de que el mundo llegue a ser como Dios lo ha creado, como Dios lo quiere: lleno de amor, justo, bien cuidado, interesante. Para ello nos querría como colaboradores.



(*) Carlo María Martini: Jesuita, fue arzobispo de Milán desde el año 1980 hasta hace poco tiempo, siendo una personalidad de relieve en el panorama católico internacional, profesor de la Pontificia Universidad Gregoriana y presidente de las conferencias episcopales europeas. Actualmente, luego de su retiro, trabaja y vive en Jerusalén, donde continúa sus estudios bíblicos. Es autor de innumerables libros que parten del texto sagrado para ahondar en la vida cristiana y el camino interior. (Fuente: www.palabranueva.net)



Extraído del libro «Coloquios nocturnos en Jerusalén»
www.iglesia.org
Publicar un comentario en la entrada

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

Entrada destacada

Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
MONTEVIDEO

Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *