Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Lectio Divina. 2o. Domingo Adviento

Oración con el Evangelio. Ciclo B. 
Marcos 1, 1-8


1. INVOCA 


  • Orar es: reconocer que soy “agraciado” de Él y por Él.
    - sentir que su misma vida fluye por mis venas;
    - ser consciente de que Él me lo regala todo generosamente: vida, familia, amigos, su misma vida;

  • Orar es: reconocer los dones del Señor y agradecerlo todo.
    - darle gracias no sólo con palabras sino con el testimonio de mi conducta.
    - reconocer que mi vida no tiene sentido si no es desde una actitud permanente de gratitud.
    - darle gracias porque Él es gratuito, gracioso y gratificante.

  • Nos abrimos a la acción del Espíritu que nos manifiesta el tesoro de la Palabra. Le invocamos: Veni Sancte Spiritus.


    2. LEE LA PALABRA DE DIOS Mc 1, 1-8 (Qué dice la Palabra de Dios)

    Contexto bíblico


  • El Evangelio de este domingo es el comienzo del Evangelio según san Marcos. Es el título que da Marcos a todo su evangelio: Comienzo de la Buena noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios (v. 1).

  • Con esta misma palabra “comienzo”, “al principio”, inician también los libros del Génesis y del Evangelio según san Juan. Aquí es el comienzo de la buena noticia, la total, la definitiva, que nos trae Jesús y la realiza él mismo.

    Texto

    1. Buena noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios (v. 1)


  • Es el título que Marcos puso a todo el librito que escribió sobre Jesús: Evangelio, buena Noticia. Condensa todo lo que se propone escribir Marcos sobre la identidad de Jesús: Mesías, Hijo de Dios. Marcos nos irá desvelando, a lo largo del su evangelio, quién es Jesús.

  • Todo lo que hizo y dijo Jesús es la Buena Noticia, para el que le sigue, para el que vive con Él y de Él. Esa buena y alegre noticia ha llegado hasta nosotros.

  • La palabra y el acontecimiento Evangelio son algo entrañable para el cristiano. Es la invitación permanente, de siempre, a vivir en el gozo de la llamada del Padre que nos eligió en Cristo antes de la creación del mundo por amor (Ef 1, 4). Todo lo que hace y dice Jesús ha de ser acogido como “Buena noticia” para el cristiano y para toda persona. Que le busca, aunque sea inconscientemente.

  • Fue Marcos el primero que utilizó la palabra Evangelio (que significa buena noticia) para designar toda la vida y obra de Jesús. ¡Feliz idea!

    2. Envío a mi mensajero (v. 2)

  • Son las palabras del profeta, el segundo Isaías, que unos cinco siglos antes, anima a su pueblo a reemprender el camino de regreso a su país, desde el destierro de Babilonia.

  • Son las palabras de consuelo (primera lectura), que llegan a su plenitud con la venida de Jesús, para reemprender con Él el verdadero camino hacia los cielos nuevos y la tierra nueva en los que habite la justicia (2 Pe 3, 13).

  • La venida del Evangelio vivo que es Jesús, también es precedida por el envío de un mensajero, Juan Bautista, profeta austero, que bautiza con agua solamente, porque Aquel a quien anuncia los bautizará con el Espíritu Santo (v. 8).

  • Juan Bautista anima al pueblo anima a sus oyentes a esperar al que es más fuerte que él, el que viene de parte de Dios, el Mesías.

  • Juan Bautista predica en el desierto (v. 4). El desierto trae las resonancias bíblicas del pueblo del éxodo, liberado de la esclavitud, que pacta alianza de amor al pie del Sinaí y que, siglos más tarde, también reemprenderá el camino del desierto desde Babilonia a su patria.

  • La Palabra de Dios, en boca de los profetas, es la que abre a la esperanza y al comienzo de una vida nueva y diferente. La Palabra de Dios, en boca de Jesús-Palabra, no sólo anuncia, sino que realiza, la plenitud de la salvación.

    3. Preparen el camino (v. 3)

  • El profeta Malaquías (3, 1) animaba a preparar el camino de Dios. Tal camino es Jesús, según la aplicación de Marcos. Y los senderos de Isaías (40, 3; primera lectura) nos llevan al mismo Jesús. Juan Bautista retoma toda esa tradición para preparar la venida del Mesías.

  • En la actualidad hay también entre nosotros senderos desviados del verdadero y único Camino que nos lleva al mismo Jesús. Yo soy el camino, la verdad y la vida (Jn 14, 6).

  • No podemos encontrar el Reino de Dios sino es en Jesús, que pregona y vive la verdadera justicia, fraternidad, caridad, Con Él, sí podemos caminar seguros, para llegar a su total Verdad y vivir la plenitud de su Vida.


    3. MEDITA (Qué me/nos dice la Palabra de Dios)

  • ¿Soy mensajero del Evangelio, del gozo del amor que el Padre nos ha manifestado en Jesús? O ¿soy mensajero de noticias tristes, como un profeta de calamidades?

  • ¿Espero de verdad, confío totalmente que este Enviado Jesús, Mesías, Hijo de Dios, nos trae la verdadera salvación y liberación del pecado y problemas psicológicos (miedo, depresión, euforia exagerada...) ¿Creemos de verdad en Él?

  • ¿Hago algo por llevar a los demás la alegría y el gozo del Evangelio? ¿Lo entiendo así? O ¿lo siento como un peso, cargado de leyes, preceptos, mandamientos...?

  • ¿Soy de verdad el “quinto Evangelio” para aquellos que no saben de la Buena Noticia que es Jesús?


    4. ORA

  • Tú, Padre, nos has preparado los caminos que conducen hasta el Camino total y definitivo. Por medio de los profetas, de Juan Bautista, nos has indicado claramente que Jesús, tu Hijo y nuestro hermano, es la entrega total de tu Amor, que nos salva.

  • Haz que nuestro bautismo nos traiga un nuevo fuego, que purifique nuestros pecados y nos haga hablar y practicar el único lenguaje que nuestro mundo puede entender, que es el del Amor.

  • Que la Iglesia, nuestra comunidad, sea antorcha y fuego en este mundo frío por las tensiones, las guerras y las injusticias. Que nosotros, pequeña comunidad nacida de Jesús, seamos portadores de la Buena y Alegre Noticia de tu Amor y de tu salvación, que nos regalas en tu Hijo y Hermano nuestro, Jesús. Con él, sí queremos ser los mensajeros de buenas noticias, de la Única Gran Noticia, que eres Tú.


    4. CONTEMPLA

  • A Jesús, que nos trae y nos ofrece la verdadera y total gran Noticia.

  • A ti mismo, que te vas abriendo al gozo de estar con Jesús, como discípulo y amigo.

  • A otros hermanos, que esperan una palabra y gesto de comprensión, ayuda y animación.


    5. ACTÚA

  • Jesús, quiero ser tu Evangelio, con mis palabras y obras, para aquellos que poco o nada saben de Ti, para aquellos que no leen las Buenas Noticias que los Evangelios nos hacen memoria de tu gran Amor.

  • Repetiré con frecuencia: Jesús, Tú eres la única y gran Noticia, Tú eres el mejor Evangelio.


  • Autor: P. Martín Irure | Fuente: Catholic.net
    Publicar un comentario

    Entradas populares