8 de diciembre: Fiesta de la Inmaculada Concepción de María

Historia de la aparición de Lourdes y fórmula de consagración al Corazón de María
La Fiesta de María, en el camino a la Navidad, nos une en el gozo de saber que Ella fue concebida de un modo especial. Si bien nuestra Madre del Cielo es como nosotros, fruto de la creación, Ella tuvo una misión extraordinaria, la de ser Madre del mismo Dios. Por eso es que el Señor, en Su Sabiduría, le dio una Gracia especial, la de ser concebida sin estar sujeta al pecado original, como estamos todos los demás humanos.


Así lo confirmó la Iglesia al proclamar el tercer Dogma de María, por intermedio del Papa Pío IX, el 8 de diciembre de 1854. Dios puso Su sello de inmediato, al enviar a Su Madre a Lourdes-Francia en 1858 para que se presente a la pequeña e inocente Bernardita de Soubirous con estas palabras: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Bernardita no comprendió estas extrañas palabras, pero grande fue la sorpresa de la jerarquía de la Iglesia al escucharlas de boca de una niña que desconocía totalmente este reciente Dogma, y mucho mas aún en un pequeño pueblo perdido en los Pirineos Franceses.

Hoy volvemos a unirnos en el festejo de esta memorable fecha, y lo hacemos pidiendo a nuestros lectores se consagren al Corazón de María con la fórmula que les adjuntamos, y se deleiten leyendo la historia de la aparición de María en Lourdes, un regalo para nuestros tiempos.



 
Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares