Ir al contenido principal

Entrada destacada

SS. Pedro y Pablo

Qué le responderíamos a Jesús si hoy nos preguntara: ¿Quién dicen los hombres que soy yo? / Por: Padre Nicolás Schwizer | Fuente: Homilías del Padre Nicolás Schwizer

Mateo 16, 13-19
Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?» Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas». Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo». Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los …

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Catequesis - Los milagros de Jesús: El endemoniado en la sinagoga

La lucha con el diablo fue terrible en el desierto. Uno de los signos de que esta lucha continúa en la vida de Jesús será la expulsión de demonios de diversos posesos. Uno de los primeros fue en la sinagoga de Cafarnaúm.



Jesús acude con los primeros discípulos a la sinagoga; allí va a ser su primera predicación. "Entran en Cafarnaún; y al llegar el sábado, fue a la sinagoga y enseñaba. Y quedaban admirados de su doctrina, pues les enseñaba como quien tiene potestad y no como los escribas. Se encontraba entonces en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu inmundo, y decía a gritos: ¿Qué hay entre nosotros y tú, Jesús Nazareno? ¿Has venido a perdernos? ¡Sé quién eres tú: el Santo de Dios!"(Mc).


No saben que hacer

Con frecuencia, el dolor asusta, aunque mueva a compasión. Los accesos de un loco aumentan esta impresión. Pero, ante un endemoniado, se une el temor a lo sobrenatural tenebroso. Aquel hombre grita, poseído; se enfurece; su cuerpo se revuelca. Todos se apartan sin saber que hacer. Los gritos revelan algo de la misma tentación del desierto: manifestar o preguntar si Jesús es el Santo de Dios y un evidenciar un rechazo lleno de odio. Una parte importante del evangelio del reino va a consistir, precisamente, en expulsar al príncipe de este mundo, que es el diablo, venciéndolo con la humildad humana y el poder de Dios.


Jesús no habla, ordena

Jesús no acepta ningún diálogo con los demonios y, con autoridad y fuerza, "le conminó diciendo: Calla, y sal de él. Entonces, el espíritu inmundo, zarandeándolo y dando una gran voz, salió de él." La escena es fuerte y sorprendente, asusta. De hecho "se quedaron todos estupefactos" Y, cuando el endemoniado vuelve en sí, viene la consideración natural: ¿Qué ha pasado?, no se trata sólo de una curación que podría deberse a causas naturales "de modo que se preguntaban entre sí diciendo: ¿Qué es esto? Una doctrina nueva con potestad. Manda incluso a los espíritus inmundos y le obedecen. Y su fama corrió pronto por doquier en toda la región de Galilea" (Mc). Para sus discípulos debió de ser una confirmación más de que estaban ante el Mesías.
Autor: P. Enrique Cases
Publicar un comentario

Entradas populares