Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Felicidades

Felicidades

19 mar. 2012

¿Qué vemos cuando vemos un embrión?

Los mismos datos pueden ser analizados por un científico de corazón empequeñecido y por otro de principios nobles // Autor: P. Fernando Pascual


Hay realidades profundas que no se ven con el microscopio ni con los ojos de la carne, que no se descubren con los números ni con la báscula.

A un racista puedes enseñarle que este niño de otra piel tiene un DNA humano, está dotado de cabeza, tronco y extremidades, respira, come y usa un lenguaje significativo, y puede darte la mano en señal de amistad. Todos estos datos no serán suficientes para el racista: necesita algo más para descubrir que ese niño es un ser humano digno de respeto.

A algunos científicos les puedes decir que desde la concepción inicia un nuevo proceso vital: comienza a existir un individuo con un DNA distinto del que tienen su padre y su madre, orientado a un crecimiento rápido y bien programado. Puedes ver con ellos que se duplican las células de un modo coordinado y autónomo, que el proceso se orienta, si no hay obstáculos, hacia las etapas futuras: ser feto, nacer, ser niño, adolescente, adulto.

Para esos científicos (pocos, esperamos) esos datos se quedan simplemente en eso, en datos. Pueden medirlos, pueden controlarlos con reactivos químicos, pueden fotografiarlos. Pero se les escapa algo que no se ve en el microscopio: la dignidad propia de todo ser humano en cualquiera de sus etapas de desarrollo.

¿Por qué ocurre esto? Porque la dignidad y el respeto son visibles sólo desde otra perspectiva, desde una profundidad intelectual que supera infinitamente las capacidades analíticas de un complejo instrumental de laboratorio.

La ciencia, conviene recordarlo, se limita a observar, a recoger datos. No hemos de pedir peras al olmo, ni razonamientos filosóficos a las probetas. Por eso mismo no toca al laboratorio determinar quién merece respeto, cariño y protección, y quién no lo merece. En cambio, el científico sí puede decirnos qué tipo de propiedades y características presenta este embrión, por qué se desarrolla, de dónde procede y a dónde va.

Se trata de informaciones importantes para distinguir un embrión humano de un embrión de jabalí, pero llegan sólo hasta allí. El que un animalista proteste porque destruimos huevos de águilas y luego no muestre tanto interés por los embriones humanos viene de algo que va mucho más allá de lo que dicen los datos de laboratorio.

Por eso nos podemos encontrar con dos tipos muy diferentes de científicos. Unos defienden la dignidad de los embriones, de los fetos, de los niños (sean ricos o pobres, sanos o enfermos). Otros, en cambio, dicen que el respeto depende de parámetros de calidad o del número de células que uno pueda tener. No faltan, en este segundo grupo, algunos que acusan a los defensores de la dignidad del embrión humano de usar “prejuicios religiosos”, prejuicios que no serían capaces de fundar la dignidad de un embrión...

En otras palabras: los mismos datos de la embriología científica pueden ser analizados por un científico de corazón empequeñecido y por otro de principios nobles. Las conclusiones de cada uno serán muy diferentes. El primero no sabrá ni querrá respetar a los embriones, a no ser bajo una serie de condiciones que varían según parámetros de interés o de utilidad. El segundo verá en ese ser minúsculo la grandeza de una vida humana, la belleza de una existencia que inicia como iniciamos a vivir cada uno de los adultos que hoy podemos convivir en un planeta lleno de lirios y jilgueros, de madres y padres generosos y buenos.

Todo depende de una perspectiva filosófica y religiosa. Tenerla o no tenerla marca la diferencia. Una diferencia de la que depende el respeto que luego cada uno da a los demás seres humanos (embriones, niños, adultos o ancianos).

No podemos ser neutrales en estos temas, ni siquiera puede serlo un científico. De los prejuicios de cada uno (todos los tenemos, incluso quien no quiere admitirlo) nacerán luego posturas como la de quienes planean destruir embriones humanos para que “progrese” la ciencia, o experimentar con prisioneros de un campo de concentración para mejorar los sistemas sanitarios de una dictadura. Otros, desde prejuicios muy distintos, defenderán la vida de todos los seres humanos en cualquier momento o condición de su existencia, desde que inicia a existir como embrión hasta que muere en una cama de hospital o en una choza pobre pero llena de hombres y mujeres dignos.

Dignos, sí, porque saben reconocer el valor de cada ser humano, aunque se encuentre carcomido por la lepra, aunque sea un niño pobre y sucio, pero con esos ojos que brillan sólo para quienes leen la vida humana más allá de los límites estrechos de lo experimental: con la mirada del espíritu, que puede tocar lo profundo del misterio de la vida humana, de la tuya, de la mía, de la de todos.
Publicar un comentario en la entrada

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

Entrada destacada

Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
MONTEVIDEO

Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *