Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Testimonio de M: cómo el Señor actua en nosotros

Una noche, hace alrededor de 5 años, me desperté con una taquicardia impresionante. Mi corazón latía a unas 180 pulsaciones/minuto. Me llevaron a Emergencia, me medicaron y comenzaron los estudios. Según los médicos, tenía un problema de tiroides. Empecé un tratamiento con un endocrinólogo, el Dr. J. B.. Un día le comenté que en mi familia hay varios celíacos, y le pregunté si no convenía que me hiciera el estudio.

El médico ordenó el análisis, y el estudio dio que tenia los anticuerpos de celiaca. A partir de allí comencé un régimen que implica comer sin gluten. Los celíacos no podemos comer ni trigo, ni avena, ni centeno, ni cebada. Me informé sobre qué podía y no podía comer con los celíacos de mi familia, asistiendo a charlas en la Asociación de Celíacos, etc.

Cuando fui a la gastroenteróloga, me dijo que volviera en 5 o 6 meses para hacerme una biopsia, cosa que nunca hice pues me sentía bien. Al mes de haber comenzado el régimen de celíaca, los análisis de sangre de la tiroides daban normales.

Al no poder comer harina ni nada contaminado con una milésima de harina, mi vida social se fue restringiendo. Cada vez me costaba mas salir, pues me resultaba difícil encontrar en todos lados, algo qué comer acorde a mi dieta. Cosas sin harina, y con la seguridad de que no estaban contaminadas con ella. A veces tenía que llevarme mi comida, y me sentía ridícula o no podía comer nada.

Recuerdo que una noche salimos a cenar con unos amigos y fuimos a un restaurant. Le avise al mozo de que era celíaca y me comentó que había puré de manzanas. Me dijo que podía comerlo pues era puro de manzanas sin harina ni espesantes, y bueno me comí unas ricas costillitas de cerdo con puré de manzana… Pero cuando volvi a casa, casi me muero de dolor en el pecho, fue espantoso y era porque la comida, SI estaba contaminada!! Los llamé y los rezongué, y les expliqué el alcance de la enfermedad, pues conocia a los dueños…

Otra vez fui con una amiga a Buenos Aires, a una misa celebrada por el P. Fabián, y se ve que allí también, sin darme cuenta, comí algo contaminado con gluten, porque me sentí muy mal durante a Misa.

Si comulgaba con las hostias normales, tambien tenía problemas estomacales, y sentía dolor. Por eso cuando comencé a venir a Misa a este Santuario me traía mis hostias para que el padre consagrara. Los síntomas que tenía eran muy feos, la lesión que el gluten produce en los intestinos puede producir cáncer de intestino, pues la flora intestinal desaparece.

El 14 de mayo del año pasado fui por primera vez a Salta, de peregrinación. Mi vida cambió y empecé a asistir a las misas de sanación que celebra el P. Fabián en María Reina. Comencé a participar de un grupo en la Medalla Milagrosa, donde alguien me dijo que cuando me acordara de algo que habia pasado en mi infancia, el Señor me iba a sanar.

Llegue a casa, llamé a mi madre y le pregunte si ella se acordara de algo que me hubiera pasado en la infancia, pero todo lo que me dijo fueron cosas normales, pues tuve una infancia super feliz. Un dia estando en adoración en el Santuario del Cerrito de la Victoria, me acordé que en mi infancia me habían contado un chiste, que era feo, muy feo y que yo se lo repetí a mis primas, sin tener ni siquiera conciencia de lo que decía con ese chiste… Cuando salimos del Cerrito, le dije a P., el guía de mi grupo: “ya sé, ya sé que fue lo que pasó!!! Fue un chiste!! Y ahora ya lo confese!”

A los pocos días fuimos a visitar a unos amigos a La Floresta y por primera vez me salí del régimen. Comí un bizcocho. Á. mi marido me retó pues sabía como me sentía luego de comer algo contaminado y teníamos que venir a Montevideo. Yo le dije estoy sanada!! Esa respuesta mía fue totalmente irracional, pero así lo sentí dentro mío, estaba sanada!! Bueno, obviamente no me pasó nada con el bizcocho, ni dolores ni diarrea, ni hinchazón, nada!!

De a poco fui empezando a comer cosas con gluten, a no preocuparme demasiado, y todo siguió bien.

Todos me decían –mi marido, mis padres, P. el guía de mi grupo, mis amigos- que tenía que hacerme los análisis para verificar si seguía siendo celíaca o no. Demore como 2 meses, pero al final me los hice. El sábado pasado me los entregaron, y efectivamente, no dieron nada anormal. Estoy curada.

Gracias Señor por todo lo que hiciste por mi durante este año.

Gracias a A., mi marido, por aguantarme las llegadas tarde...

También le agradezco a M. I. por llevarme a Salta. Ahí conocí a F., quien luego ella me invito a la misa en Ma. Reina y me hablaba de un cura sanador… Les aclaro el P. Fabian NO ES un cura sanador, es un instrumento de Dios para sanar a la gente, es un medio, nada mas que eso.

Gracias también a P., a P., a los demás integrantes de mi grupo, al padre Bojorge, al padre Juan Silveira quien la semana pasada me invito a dar testimonio en el Cerrito de la Victoria y también a Jorge Novoa quien nos abrio las puertas de Maria Reina

Todo esto que les cuento es para que vean como el Señor actua en nosotros, este testimonio es para Gloria de Dios, pues sin EL nuestra vida no tendria sentido, bendito seas por siempre Señor!!
Publicar un comentario

Entradas populares