Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

La confesión desde Dios

La confesión, vivida realmente como lo que es, un sacramento, la parte principal corre a cargo de Dios. // Autor: P. Fernando Pascual LC

A veces vemos el sacramento de la Penitencia como un hecho humano, algo que entra en el ámbito de lo que decidimos libremente.

El mecanismo es sencillo. Hemos pecado y lo reconocemos. Sentimos o buscamos sentir un poco de arrepentimiento. Vamos a una iglesia. Encontramos a un sacerdote disponible. Nos confesamos con mayor o menor dolor por los pecados. Recibimos palabras de consejo y luego la absolución. Cumplimos la penitencia. Después, volvemos a la vida de siempre.

Pero en la confesión, vivida realmente como lo que es, un sacramento, la parte principal corre a cargo de Dios. Es Dios quien ilumina nuestra conciencia para que veamos el pecado cometido. Es Dios quien mueve el corazón para sentir realmente pena por el mal realizado. Es Dios quien escogió a un hombre para ser sacerdote. Es Dios quien me encuentra y me perdona con las palabras “Yo te absuelvo de los pecados en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

Es Dios, en definitiva, quien está más interesado por nuestro arrepentimiento. Somos sus hijos. Él es Padre. Y un Padre no puede sentir indiferencia cuando ve al hijo enfermo, caído, manchado por pecados que lo alejan de la Casa paterna, que lo separan de los hermanos, que lo debilitan en su pertenencia a la Iglesia.

Por eso Dios mueve cielos y tierras para renovar los corazones, para atraer al lejano, para curar al enfermo, para rescatar al pecador. No descansa mientras la oveja siga lejos, porque le interesa mucho la vida de cada hijo.

¿No nos creó por Amor? ¿No nos adoptó un día como hijos con las aguas del bautismo? ¿No ha mantenido su fidelidad en tantas situaciones de la propia historia? Dios no puede dejarnos a nuestra suerte. Por eso siente una alegría inmensa cuando acogemos la misericordia y nos dejamos curar por el Médico que vino para sacar a los hombres del pecado.

Nos lo recordó Cristo: “Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión” (Lc 15,7).

Cada confesión, vista desde Dios, es una fiesta inmensa. Ha triunfado el Amor sobre el pecado. El hijo ha sido rescatado. El Padre de los cielos goza, porque ha logrado la victoria que más desea: la que atrae hacia sí a un bautizado desde la misericordia conseguida a través de la muerte y la resurrección de su Hijo, Jesucristo.
Publicar un comentario

Entradas populares