Ir al contenido principal

Entrada destacada

SS. Pedro y Pablo

Qué le responderíamos a Jesús si hoy nos preguntara: ¿Quién dicen los hombres que soy yo? / Por: Padre Nicolás Schwizer | Fuente: Homilías del Padre Nicolás Schwizer

Mateo 16, 13-19
Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?» Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas». Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo». Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los …

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Orar en los momentos de tinieblas para poder ver la luz


Autor: P. Juan A. Ruiz - http://www.la-oracion.com
«No digas no haber obtenido aquello que has pedido rezando mucho, porque te has beneficiado espiritualmente. De hecho, ¿qué bien más sublime puede existir al de estar unido con el Señor y perseverar en esa unión ininterrumpida con Él? Quien se encuentra protegido por la oración no deberá tener miedo de la sentencia del Juez divino, como le sucede al condenado aquí en la tierra. Por eso, si eres sabio y no corto de vista, al recuerdo de ese juicio podrás fácilmente alejar de tu corazón las ofensas recibidas y todo rencor, las preocupaciones por los negocios terrenos y los sufrimientos que se derivan; la tentación de las pasiones y de todo género de maldad. Con la súplica constante del corazón prepárate a la oración perenne de los labios, y rápido avanzarás en la virtud» (San Juan Clímaco, La Escala del Paraíso, escalón XXVlll, no. 190).

Soy un amante del arte. Disfruto con aquello que nos transmite la belleza de nuestro mundo y nos hace atisbar, aunque sólo sea un poquito, lo que será el cielo. Música, pintura, escultura, cine… cuando están bien hechos, todos son chispazos de eternidad, de la belleza que será ver a Dios cara a cara.


Uno de los artistas que de modo particular disfruto es, sin duda, Caravaggio. El pintor italiano nacido en Milán, pero afincado en diversas ciudades de la península itálica, es un maestro en todos los sentidos. Pero si hay algo que le caracteriza de modo especial es el juego que realiza con la luz y las sombras. Tomemos por ejemplo la famosísima “Vocación de San Mateo”.



La entrada de luz por la ventana y el modo como ilumina los personajes de la escena es magistral. Pero, y ustedes estarán de acuerdo conmigo, no podríamos valorar esa luz si no es por las tinieblas que rodean el resto y que nos resaltan con más notoriedad cada expresión y color salidos del pincel del artista italiano.

Y creo que este es justamente el paisaje que San Juan Clímaco nos quiere pintar con el texto que les he compartido. Ahí nos invita a ver nuestra vida en perspectiva y a no lamentarnos ante los momentos de dificultad, como si fueran algo estéril o carente de sentido. No. Cuando la cruz se vive en oración, en unión con Dios, no digo que se deje de sufrir y que no duela, pero sí puedo afirmar con cada una de las letras que ese sufrimiento gana en peso de cara a mi vida y de cara a mi eternidad.

Recuerdo particularmente una persona que conozco que me comentaba el dolor que sentía ante la separación de sus padres. No lo entendía y le reclamaba a Dios su dolor. Pero el paso del tiempo, y las oraciones que continuamente elevaba a Dios -muchas veces enojado y gritándole- lograron que, tras dos años, se diese cuenta de cuánto había aprendido y crecido interiormente: él y su familia.



¿Cuántas tinieblas rodean tu vida? ¿Muchas? ¿Una sola, pero intensa? Eleva a Dios tu oración, deja que Él te acompañe y llore contigo. El paso del tiempo te hará ver que fueron justamente esos años los que más te ayudaron a crecer y a hacerte fuerte interiormente. Vivirlos alejados de Dios y sin orar es como querer salvarse en una tormenta en el mar sin salvavidas. Pero quien los vive con Dios, dialogándolo con Él, logrará que las negras lágrimas que salen de sus ojos rieguen cada dolor y lo conviertan en una hermosa flor multicolor de paz interior en esta vida y de certeza en la eternidad que un día disfrutaremos con Dios.
Publicar un comentario

Entradas populares