Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Señor, te doy gracias por todo lo bueno que siempre haces en mi vida. y por todas las fuerzas que me das cuanto siento que voy a caer y saldré derrotado. Tu poder misericordioso me levanta en victoria, porque no hay problema, dificultad o situación complicada que se resista a tu fuerza. Creo firmemente que de Ti me vienen todas las gracias con las que salgo a dar la batalla por la paz y la alegría, porque la esperanza quede sembrada y fija en mi corazón. Gracias por ser el aliento de mi vida y ayudarme a librarme de los peligros que quieren apartarme de Ti. Pongo en tus manos todos mis proyectos y todo en lo que en estos momentos voy a realizar. Amén

¿Qué es la fe?

El Evangelio nos señala los tres rasgos esenciales de la fe:

1º La fe es un don de Dios que se consigue por la oración. Esta es necesaria. Las cuestiones científicas hay que abordarlas científicamente, y las realidades religiosas de modo religioso.Si Dios es una persona, no es posible forzar su voluntad. No hay aquí contradicción alguna. Basta decirle a Dios: «Si existes, Señor, haz que te conozca». Ésta fue la oración del Padre Foucauld antes de su conversión.

«Nadie viene a mí si mi Padre no lo atrae», dice Jesús (Jn 6,44.65).

2º La fe es un acto razonable. Antes de seguirle, Jesús propone que se reflexione con seriedad, como el que se dispone a construir una torre. El creyente debe tener serias razones y suficientes para creer. De ellas hemos hecho más arriba un inventario rápido y sumario.

3º La fe es un acto libre. Dios no viola las conciencias, porque la libertad es la ley del Amor. Jesús nos dice «si tu quieres». La purificación del corazón nos pone en camino: «me dices que dejarías los placeres si encontraras la fe; pero yo te aseguro que encontrarás la fe si dejas los placeres» (Pascal).

“El que obra la verdad, viene a la luz” (Jn 3,21).

En materia religiosa, como en el amor, llega un momento en el que tendremos que decidir, y nadie puede hacerlo en nuestro lugar

La alegría de la fe

Sucede en nuestra relación con Dios como ocurre con una persona que viaja en el tren a nuestro lado. Podemos tratarle como un mueble, o bien podemos darle en nosotros existencia como persona, y como persona próxima. Resulta paradójico que Aquel que nos da la vida y la existencia en cada instante quiere que nosotros tengamos también la alegría de hacerle existir en nuestras vidas por la fe.

La reciprocidad es la clave íntima del amor. Humildad de Dios.

Por eso Dios no es el gran ausente. Él es, precisamente, «el corazón de nuestras vidas, el que nos hace vivir».

A su luz el mundo se hace transparente y fraternal, como lo expresa el cántico al Hermano Sol de San Francisco de Asís. El universo entonces se transforma en vínculo de comunión: «Una renuncia dulce y total », dice Pascal. Y en nuestras cruces, también en aquella de la duda –porque la fe no es una evidencia, es siempre una lucha, el combate del amor–, otro, a partir de entonces, reza en nosotros: el Espíritu de Jesús.

«Padre mío, me abandono a ti, dispón de mí. Te daré gracias por cualquier cosas que de mí dispongas. Estoy pronto a todo, lo acepto todo. No deseo nada, sino que tu voluntad se haga en mí y en todas tus criaturas, Dios mío.

«Pongo mi alma entre tus manos, te la entrego, Dios mío, con todo el amor de mi corazón, porque te amo y este amor poner en mí la necesidad de entregarme a ti, sin medida, con una infinita confianza. Porque eres mi Padre» (Ch.de Foucauld).

• «Señor, ven en ayuda de mi incredulidad» (Mc 9,24)

Yves Moreau es el autor de Razones para Creer.
Publicar un comentario

Entradas populares