Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

27 abr. 2013

¿Cómo me ve Dios en la oración?

La oración es el encuentro de dos miradas, en silencio, diciéndose todo y reservándose nada. Un esfuerzo por llegar hasta Dios que no tiene comparación con el cariño, la ternura y la delicadeza con que Él se acerca suavemente a nuestro corazón y nos mira. Sí, nos mira, somos mirados por Dios y este es el tesoro de la oración. ¡Soy visto por Dios, con un amor eterno! // Autor: Evaristo Sada, L.C. - Fuente: http://www.la-oracion.com


Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa». Se apresuró a bajar y le recibió con alegría. Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador». Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo» Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido». (Lucas 19, 5-10)

Nos conoce por nuestro nombre

En lo alto del árbol, Zaqueo buscaba ver “quién era Jesús”. Estaba nervioso, no sabía qué esperar, aunque sí estaba seguro que este encuentro sería especial. Tenía tantas cosas que quisiera decirle si el famoso profeta Jesús se dignara a mirarlo. Pero al menos, si pudiese verlo él, sería suficiente.

Así vamos también a la oración, con esas expectativas, con un deseo de ver y conocer a Jesús, de tocarlo. Nos subimos al árbol de la oración, hacemos un esfuerzo, nos preparamos para el encuentro, queremos ver a Jesús… Seguimos una metodología, leemos el Evangelio, meditamos en un pasaje, pero quizás el centro somos nosotros, queremos ver a Jesús y nos olvidamos de que hay otra persona en la oración, “alguien” que también tiene deseo de vernos, de mirarnos, de amarnos.

Nos mueve la necesidad, nuestra imperfección, nuestras faltas y limitaciones. Queremos ver a Jesús, que nos ayude, nos alivie, nos sane, nos limpie. Le pedimos cosas, gracias, curaciones. Pero en el fondo nos olvidamos quizás de que hay un milagro muy hermoso, grandioso que sucede en cada meditación: Dios nos mira y nos conoce por nuestro nombre.


Con su mirada nos acoge y transforma


Así fue cómo Zaqueo comenzó a sentir su corazón latir de un modo nuevo. Él que iba a ver quién era Jesús se encuentra con una mirada que desde la humildad lo acoge de un modo sorprendente y maravilloso: le llama por su nombre: “Zaqueo”. Sí, Jesús nos acoge porque nos conoce. No teme acercarse a nosotros. Sabe qué hay en nuestro corazón, conoce nuestros límites, pecados, imperfecciones. ¡No espera nada de nosotros, nos espera a nosotros! Somos vistos por Jesús en la oración con amor y misericordia. Conoce nuestra historia.

El corazón de Cristo también late de amor y entusiasmo. Diría por dentro: “Ese me espera”, tengo que mirarle y que sienta que lo acojo como es, con su miseria. Vería el anhelo en los ojos de Zaqueo, quizás un anhelo que no había visto antes. Debió conmover al corazón de Jesús ver a este publicano, recaudador de impuestos, bajito, subido a un árbol para verlo.



La mirada y la llamada son dos caras de una misma moneda. Mira, llama, perdona y confirma en la fe. En la oración recibimos todas estas gracias cuando nos dejamos mirar con humildad por Dios, cuando no nos reservamos nada, cuando nuestra mirada es sencilla como la de los niños. Querer ver a Dios es más un querer ser vistos por Él.

La mirada de Dios no es un simple ver, también significa algo más profundo, es conocer. Cuando Dios ve, mira, es porque conoce. Dios ve y a la vez conoce. Conoce el corazón del hombre como nadie más lo puede conocer. Al posar Jesús la mirada en Zaqueo y en cada uno de nosotros en la oración, su Amor penetra en lo más profundo del corazón y pone al descubierto, incluso para la misma persona, todo lo que hay dentro. Él sabe lo que me pasa, lo que me duele, inquieta, lo que me cuesta, lo que me ilusiona. Mis temores, heridas, esperanzas, todo. Me conoce más de lo que yo a mí mismo. Por eso san Agustín decía: “Conózcame a mí conociéndote a Ti”.

En esta cena de amor Cristo y yo nos exponemos el corazón

Ser vistos es también exponernos a su amor porque Él es expuesto al nuestro. Su mirada perfecta, perfecciona nuestro amor, lo purifica. Ser vistos por Cristo es ser acogidos en nuestra humanidad frágil y caída para que en sus ojos veamos el cielo que nos tiene prometido y nos animemos a caminar en su presencia. Es vernos perfectos en su amor, en el amor que Él nos tiene.

Soy visto con bondad y ternura y no puedo tener miedo a ser visto así. Es el Corazón de Jesús que late de amor por mí. Con gran deseo y deseado este encuentro Señor- podríamos decirle a Cristo- pero con más razón Él podría repetirnos, como en la Última Cena: “con gran y profundo deseo y deseado tener esta cena-encuentro contigo hoy para darme de comer, para alimentarte y sostenerte en el camino”.

Más que detenerme en lo que yo hago en la oración (que a veces no veo o siento), es contemplar la acción de Cristo en mí. Ver cómo me mira, cómo me espera, cómo se dirige a mí y pronuncia mi nombre con tanta ternura, aceptándome, sosteniéndome, acogiéndome.

PARA LA ORACIÓN:

1. Ver a Jesús, su mirada, que no me reprocha, sino que se “invita” a mi casa…

2. Ver sus ojos, y reflejarme en ellos. Allí ver mi historia, mi vida, mis pecados, mis esperanzas.

3. Escuchar cómo Jesús pronuncia mi nombre con dulzura, con cariño, con ternura y presentarle todo mi ser, mi vida, mi historia, todo lo que hay en mi corazón. Cómo Él lo conoce.

4. Ver cómo su mano amorosa se alarga para tomar la mía, ayudarme a bajarme del árbol y encaminarse a “mi casa”. Agradecerle este rato de oración y comprometerme a cambiar lo que necesite, siguiendo el ejemplo de Zaqueo.
Publicar un comentario en la entrada

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

Entrada destacada

Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
MONTEVIDEO

Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *