Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Felicidades

Felicidades

21 jun. 2013

¿Cómo recuperar la vista sobrenatural en la oración?

Autor: P. Guillermo Serra, L.C. - Fuente http://www.la-oracion.com
La oración es ser tomados por Cristo de la mano, alejados de nuestro mundos, y ser tocados por su amor, recuperando la vista sobrenatural que nos hace descubrir la novedad de su amor.

Llegan a Betsaida. Le presentan un ciego y le suplican que le toque. Tomando al ciego de la mano, le sacó fuera del pueblo, y habiéndole puesto saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntaba: «¿Ves algo?» El, alzando la vista, dijo: «Veo a los hombres, pues los veo como árboles, pero que andan». Después, le volvió a poner las manos en los ojos y comenzó a ver perfectamente y quedó curado, de suerte que veía de lejos claramente todas las cosas. Y le envió a su casa, diciéndole: «Ni siquiera entres en el pueblo». (Mc 8, 22-26)

Jesús nos ilumina progresivamente en la oración

Este hombre ciego es llevado hasta la presencia de Jesús. Le suplican que lo toque. Saben que el Maestro tiene poderes especiales de curación y que su mano es poderosa, restaura la salud, devuelve la vista, cura cualquier enfermedad. Jesús muestra su cariño y delicadeza con este hombre. Lo más fácil hubiera sido tocar sus ojos para que quedase curado. Pero no, Jesús lo toma de la mano, lo aleja del pueblo, se queda sólo con Él.

La oración debe ser un presentarse ante Jesús con nuestras debilidades, cómo somos, con confianza. Y así, en su presencia dejar que Él nos tome de la mano, nos aleje del ruido que llevamos dentro, de nuestras preocupaciones, miedos, temores y prejuicios. Es caminar con Él en silencio, dejando que el mundo y sus atracciones se vayan apagando en nuestro interior hasta que quedemos Él y yo, “fuera del pueblo”, de mi hábitat natural, de donde yo me siento cómodo, donde controlo todo, donde quizás vivo con rutina.

Jesús mira al ciego, se apiada de Él. Sabe que es ciego de nacimiento, que nunca ha visto. Quiere ayudarle a descubrir una realidad nueva de modo progresivo, para que se vaya acostumbrando. Si lo hubiera dejando en medio de la multitud y le hubiera devuelto la vista de repente, no hubiera podido resistir el nuevo panorama, tantas cosas nunca vistas, la gente agolpada, colores, luces, formas… Jesús lo separa y lo lleva junto a Él para que poco a poco pueda ir recuperando la vista.

Así es Dios con nosotros en nuestra oración, nos va introduciendo en esta realidad sobrenatural de la presencia de Dios, para que la podamos asimilar poco a poco, desde el cariño de su presencia y consejo. Hay que acallar el corazón, prepararse para el milagro, hacer silencio para “ver cosas nuevas”. Sí, formas, colores, luces, pero en un plano sobrenatural que harán que nuestra vista humana se complemente con la de Dios. Ver desde Dios al mundo es la mayor y más importante curación que experimentamos en la oración

Jesús entra en nuestro corazón y padece con nosotros.

El gran doctor, Jesucristo es capaz de entrar en la mente y el corazón del paciente. Entiende sus temores y esperanzas. Literalmente simpatiza – sufre con él-. Ve sus problemas, sus dificultades, sus retos. Por eso busca no sólo curarlo, sino hacerle bien mientras lo cura. Siempre tiene a la persona al centro, por eso es paciente, busca un modo más complicado –humanamente hablando- de curarlo, pero más delicado y beneficioso para el ciego.

En la oración no somos nosotros los que entramos en el corazón de Cristo sino que más bien es Él quien nos encuentra en su caminar hacia nosotros, nos conoce, nos respeta, se adapta y se “pierde” dentro de nuestro corazón para buscar cómo curarlo. Sí, Cristo se pierde en nuestro corazón porque para eso ha descendido del cielo, para encontrar a la oveja perdida, y para eso se tiene que “perder” para que así nosotros lo podamos encontrar. No es una paradoja, es una pedagogía maravillosa que implica silencio para escuchar los pasos de Jesús dentro de mi alma. Posiblemente haya lugares oscuros en mi corazón, ciegos, sin luz y allí esté Jesús esperándome, haciéndose el “perdido” para que salga a su búsqueda. ¿Cuáles son esos cuartos oscuros, cerrados, tristes de mi corazón?

Cristo se pierde, padece con nosotros y en nosotros. En la oración descubrimos a este Cristo doctor que nos saca de nuestro mundo, de nuestro pueblo para encontrarnos con Él y ser curados.

Jesús nos cura de un modo que podemos entender

En el mundo antiguo se creía en el poder curativo de la saliva. Nosotros también lo sabemos, aunque sea de modo instintivo: cuando nos cortamos en un dedo, por ejemplo, el primer instinto es meternos el dedo en la boca.
El hombre ciego sabía de esto y por eso Jesús usa un método que puede entender. Usa gestos que el ciego comprende y con los que se identifica. La grandeza de Cristo no está en sus palabras grandilocuentes o gestos ininteligibles, sino en la sencillez de sus gestos y palabras, a los que se unen su profundidad.

En el encuentro personal con Cristo, no hay que buscar fórmulas complicadas, sino más bien ir creciendo en sencillez y profundidad. Al inicio podemos pensar que en el mucho hablar está el éxito de la oración, pero no, es más bien un dejar que otro hable, que nos enseñe sus gestos de amor, gestos que conocemos y que nos invita a imitar cuando estamos con Él y también con nuestros hermanos.

Además, Cristo cura al ciego de un modo progresivo, para que vaya asimilando esta nueva realidad maravillosa. También su revelación a nuestro corazón en la oración es progresiva, hay etapas, hay llanuras, montañas. Cada una de estas etapas nos preparar para la siguiente y perfecciona la anterior. Es el Maestro quien nos va purificando en este peregrinar espiritual por la oración. Progresivamente iremos viendo más, más lejos, más profundamente. Nuestro anhelo será cada vez más ensanchado y cada vez también más saciado, hasta poder recuperar la vista cada vez mejor y ser así hombres y mujeres de fe.
Publicar un comentario en la entrada

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

Entrada destacada

Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
MONTEVIDEO

Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *