Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Felicidades

Felicidades

6 jul. 2013

Dios hará el resto

El futuro pertenece a Dios. Podemos llevarle la contraria, pero podemos actuar en la dirección en que sopla el Espíritu // Autor: P. Jorge Salinas | Fuente: almudi.org

Cuando falta la confianza en la ayuda divina nos podemos ´atascar´ o ´bloquear´ por miedo al fracaso, es decir, por miedo a lo limitado de nuestras posibilidades

«Dejad que Dios diseñe su proyecto». Son palabras del Papa Francisco pronunciadas el 3 de junio, 50º aniversario de la muerte del Beato Juan XXIII, ante 2.000 fieles de la diócesis de Bérgamo. El Pontífice alabó la ilimitada confianza del Papa Bueno en la acción del Espíritu Santo, que le llevó a la convocatoria del Concilio Vaticano II, una decisión que requería una audacia más allá de toda prudencia humana.

Decisiones de ese tipo las encontramos en los mismos comienzos de la Iglesia. La conciencia de ser conducidos por el Paráclito lleva a los Apóstoles a un modo de actuar resuelto y arriesgado. Pensemos al procedimiento que siguieron para llenar el hueco dejado por Judas en el colegio apostólico. Jesús eligió a Doce y es preciso mantener ese sagrado número. Pedro inicia el proceso con una consideraciones muy razonables fijando el perfil del futuro Apóstol: «Conviene, pues, que de entre los hombres que anduvieron con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús convivió con nosotros, a partir del bautismo de Juan hasta el día en que nos fue llevado, uno de ellos sea constituido testigo con nosotros de su resurrección» (Hechos, 1, 21-22).

Luego, se sigue un protocolo ordenado: selección de personal, ajustándose a las características requeridas para el puesto, y presentación de dos candidatos. Hasta aquí todo razonable, como en una empresa bien organizada. Pero al llegar a este punto, el paso definitivo es planteado de un modo distinto al de la lógica humana: «Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muéstranos a cuál de estos dos has elegido, para ocupar en el ministerio del apostolado el puesto del que Judas desertó para irse adonde le correspondía. Echaron suertes y la suerte cayó sobre Matías, que fue agregado al número de los doce apóstoles» (Hechos 1, 24-26).

Esa misma seguridad en la acción del Espíritu Santo que guía a la Iglesia, contando con la mediación de los Apóstoles, les lleva a afirmaciones sorprendentes. Recordemos el modo en que se redactan las conclusiones del Concilio de Jerusalén: «Nos ha parecido al Espíritu Santo y a nosotros» (Hechos 15, 28). Los Apóstoles se saben co-autores, co-protagonistas con el divino Don.

Es más, en la vida personal de cada uno de nosotros, quien nos guía es Dios mismo, contando con nuestra cooperación; es decir, con nuestra docilidad al Maestro interior.

Hay una hermosa invocación de la tradición cristiana que se reza antes de cualquier actividad y dice así: «Actiones nostras, quæsumus, Domine, aspirando præveni et adiuvando prosequere, ut cuncta nostra oratio et operatio a te semper incipiat, et per te coepta finiatur», «Inspira nuestras acciones, Señor, y acompáñalas con tu ayuda, para que todo nuestro hablar y actuar tenga en ti su inicio y su fin». Cada paso de nuestra vida, cada acción debe iniciarse ante Dios, a la luz de su Palabra.

Cuando falta esa confianza en la ayuda divina nos podemos "atascar" o "bloquear" por miedo al fracaso, es decir, por miedo a lo limitado de nuestras posibilidades

Con una perspicacia meramente humana el futuro siempre es incierto. En casi todo los órdenes de la vida: político, económico, empresarial, etc. Los analistas del futuro casi siempre se equivocan. Se atribuye a Churchill el comentario, con sentido del humor, acerca de los partes meteorológicos británicos durante la segunda guerra mundial: si hubieran dicho en cada pronóstico lo contrario hubieran acertado más.

El Catecismo de la Iglesia Católica describe «una bella palabra, típicamente cristiana: parrhesia, simplicidad sin desviación, conciencia filial, seguridad alegre, audacia humilde, certeza de ser amado» (cf Ef 3, 12; Hb 3, 6; 4, 16; 10, 19; 1 Jn 2,28; 3, 21; 5, 14) (n. 2778). Uno de los atractivos del Papa Juan XXIII era la transparencia de esa ilimitada confianza en Dios y en el futuro. En palabras de Francisco, «a través de este abandono cotidiano a la voluntad de Dios, el futuro papa Juan, vivió una purificación, que le permitió desligarse de sí mismo y unirse a Cristo, dejando de esta manera surgir esa santidad que la Iglesia más tarde ha reconocido oficialmente».

El futuro pertenece a Dios. Podemos llevarle la contraria (y eso será peor para nosotros), pero podemos actuar en la dirección en que sopla el Espíritu, y eso es lo mejor. El Papa Francisco dijo el otro día a los fieles de la diócesis de Bérgamo: «Imitad su santidad. Dejaros guiar por el Espíritu Santo. No tengáis miedo de los riesgos, como él no tuvo miedo. Docilidad al Espíritu, amor a la Iglesia y adelante... que el Señor hará todo el resto».


Sigue al P. Jorge Salinas en Twitter: @padrejorge
Publicar un comentario en la entrada

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

Entrada destacada

Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
MONTEVIDEO

Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *