Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Felicidades

Felicidades

14 oct. 2013

Conversando con mis amigos evangélicos sobre la Tradición


Reproduzco esta conversación porque puede servir de ayuda y guía a la hora de explicar a nuestros hermanos cristianos de otras denominaciones exactamente que creemos y por qué.
Autor: José Miguel Arráiz | Fuente: ApologeticaCatolica.org

Continuando con la serie de conversaciones entre amigos sobre temas de apologética, les comparto un nuevo diálogo ficticio en donde reflexionamos sobre la autoridad de la Biblia y su relación con la Tradición y el Magisterio de la Iglesia. Como de costumbre los argumentos los he recogido de conversaciones que he tenido de este tema a lo largo de los años. Los nombres de quien participan no son reales.

Miguel: Todo lo conversado ha sido muy interesante, y aunque hasta ahora todo los temas que hemos tratado lo hemos abordado con la Biblia en mano, no entiendo por qué los católicos dan tanta importancia a la tradición ¿No es acaso la Biblia la PALABRA DE DIOS, la única verdadera norma de Fe?

Marlene: Si, yo tampoco entiendo por qué le dan tanta importancia, y con todo respeto, pienso que es una de las razones por las cuales se han ido apartando de la verdad.

José: ¿Podrías explicarte mejor?

Marlene: En la propia Biblia se atestigua el riesgo de que las tradiciones vayan tomando más importancia que la palabra de Dios al punto de desplazarlas. Ya Jesús advirtió a la clase sacerdotal de la época, los fariseos como esto les había ocurrido: "Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, según está escrito: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinden culto, ya que enseñan doctrinas que son preceptos de hombres. Dejando el precepto de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres." (Marcos 7,6-8). El apóstol Pablo también nos prevenía de esto: "Mirad que nadie os esclavice mediante la vana falacia de una filosofía, fundada en tradiciones humanas, según los elementos del mundo y no según Cristo" (Colosenses 2,8). Si esto le pasó a la clase sacerdotal de la época ¿No crees que le pueda pasar a la Iglesia Católica hoy?

José: Si lees con cuidado esos textos verás que se refieren a tradiciones de origen humano que contradecían la Palabra de Dios, pero cuando nosotros hablamos de la Tradición nos referimos a aquella que proviene de Cristo y los apóstoles[1] de las que también se habla en la Biblia y se ordenan mantener: "Os alabo porque en todas las cosas os acordáis de mí y conserváis las tradiciones tal como os las he transmitido" (1 Corintios 11,2), "Hermanos, os mandamos en nombre del Señor Jesucristo que os apartéis de todo hermano que viva desordenadamente y no según la tradición que de nosotros recibisteis" (2 Tesalonicenses 3,6) o "Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros de viva voz o por carta" (2 Tesalonicenses 2,15). ¿Recuerdan esos textos?

Miguel: La verdad no recuerdo haberlos leído en mi Biblia[2], pero ¿no se refieren precisamente a enseñanzas contenidas en ella? Después de todo, la enseñanza que recibieron de los apóstoles quedó escrita en la Biblia. San Pablo por ejemplo, atestigua haberles escrito siempre las mismas cosas: "Por lo demás, hermanos míos, alegraos en el Señor... Volver a escribiros las mismas cosas, a mí no me es molestia, y a vosotros os da seguridad." (Filipenses 3,1)

José: Observa que el último texto que te mencioné deja claro que no se refiere solo a lo que les dejó escrito, porque habla de mantener "las tradiciones que habéis aprendido de nosotros DE VIVA VOZ o POR CARTA." (2 Tesalonicenses 2,15). Si San Pablo hubiese querido dar a entender que solamente había que mantener las tradiciones que quedarían escritas en la Biblia no pidiera mantener aquellas que se transmitieron de forma oral o "de viva voz". El texto que citas puede utilizarse para probar que San Pablo era insistente con las iglesias a las que escribía en algunos puntos, pero no que en sus cartas fuera a dar una completa explicación de todas las verdades reveladas[3]. De hecho, muchas cosas él da por hecho que los cristianos ya las conocen y no les deja una explicación escrita detallada.

Marlene: Pero un mensaje al pasar de boca en boca es vulnerable a que se le deforme, porque cada persona puede agregarle o quitarle algo como podemos observar en la vida diaria, en cambio lo que queda escrito nadie puede alterarlo y permanece intacto. Las tradiciones pueden ser tergiversadas e ir cambiando a lo largo de la historia, lo que no sucede con la Biblia que es Palabra de Dios, recuerda las palabras de Jesús: "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán." (Mateo 24,35; Marcos 13,31; Lucas 21,33).

José: La Tradición como la Escritura son formas de transmisión de un mismo mensaje que parte de una misma fuente: la Revelación divina. No creemos que la Tradición ha sobrevivido solo de manera oral, fue transmitida de esa manera en un primer momento[4], pero luego ha quedado atestiguada en los escritos de los primeros cristianos y padres de la Iglesia y en las decisiones de los Concilios.

Miguel: Si José, pero los padres de la Iglesia no siempre estaban de acuerdo en todo y se solían contradecir mutuamente. ¿Cómo encontrar entre tantas opiniones discordantes cual es la verdad?.

José: Porque para encontrar la interpretación correcta de la Revelación la Iglesia no acude a ellos individualmente sino a lo que llamamos consenso unánime de los padres[5]. Los Concilios por ejemplo, son un ejemplo perfecto para entender cómo los primeros cristianos llegaban a este consenso y es precisamente una de las maneras en que la Iglesia cristiana resolvía sus diferencias en algún problema doctrinal importante[6].

Miguel: Si, pero hoy que no tenemos los apóstoles vivos ¿no es más sensato simplemente quedarte con lo que enseña la Biblia? Después de todo el apóstol Pablo fue muy claro en advertirnos que "aun cuando nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema!ˮ (Gálatas 1,8)

José: La autoridad conferida por Jesús a sus apóstoles no murió con ellos, y de eso podemos hablar más adelante. Respecto al texto que mencionas, es precisamente para no apartarse del evangelio que originalmente fue anunciado que la iglesia se sirve de la Tradición, y para comprender su importancia hay que conocer la forma en que la Iglesia desde sus comienzos formuló la doctrina cristiana. Para ello se fundamentó en tres pilares que no pueden separarse entre sí: ESCRITURA, TRADICION, y MAGISTERIO. La Escritura y la Tradición son medios de transmisión de la Revelación que fungen como principio material de teología, y el Magisterio es la autoridad instituida por Jesucristo para interpretar auténticamente lo transmitido, y es para nosotros nuestro principio formal de teología.

Si solo tuviésemos un texto escrito, este pudiera ser interpretado de muchas maneras[7]. No es lo mismo leer un texto siglos después y ponerse a interpretarlo, que haber estado allá y tener a los apóstoles a la mano para explicarles todo a detalle. De esta manera la Tradición no solo ha permitido la transmisión del texto bíblico[8] sino la salvaguarda de su correcta interpretación. La intención de que esto fuera así queda clara en los textos paulinos: "y cuanto me has oído en presencia de muchos testigos confíalo a hombres fieles, que sean capaces, a su vez, de instruir a otros" (2 Timoteo 2,2). Así, si alguien incluso dentro de la propia Iglesia se apartaba en alguna doctrina importante para la Fe gracias a la Tradición se podía detectar que ese no era el sentido original del mensaje.

Por otro lado, no es bíblico el modelo donde el creyente define por sí mismo cada doctrina en base a su interpretación subjetiva de la Biblia. Recuerda que San Pedro nos advertía: "Pero, ante todo, tened presente que ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia; porque nunca profecía alguna ha venido por voluntad humana, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo, han hablado de parte de Dios" (2 Pedro 1,21)

Miguel: Pero José, la Biblia tampoco habla de ningún "magisterio".

José: Cuando hablamos de Magisterio estamos hablando del oficio que fue encargado a los apóstoles y sus sucesores (los obispos) de enseñar de manera autorizada. El término "Magisterio" proviene del latín magisterium, y designa la cualidad del magister, «el que enseña, el maestro», y sabemos que el enseñar fue uno de los oficios instituidos por Jesucristo en la Iglesia: "El mismo dió a unos el ser apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelizadores; a otros, pastores y maestros, para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo" (Efesios 4,11-12).

Este oficio lo desempeñaron los apóstoles y posteriormente sus sucesores[9], y tenían bien claro que tenían la autoridad de parte de Cristo para ejercerlo "que nos tengan los hombres por servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios." (1 Corintios 4,1), "Aunque pudimos imponer nuestra autoridad por ser apóstoles de Cristo, nos mostramos amables con vosotros, como una madre cuida con cariño de sus hijos" (1 Tesalonicenses 2,7)

Marlene: Pero de ser así, ¿Para qué Dios nos da el Espíritu Santo sino para interpretar la Biblia por nosotros mismos?. El apóstol Santiago nos dice que "Si alguno de vosotros está a falta de sabiduría, que la pida a Dios, que da a todos generosamente y sin echarlo en cara, y se la dará" (Santiago 1,5). Y hay muchos textos como estos: "El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho." (Juan 14,26), "la unción que de El habéis recibido permanece en vosotros y NO NECESITÁIS QUE NADIE OS ENSEÑE. Pero como su unción os enseña acerca de todas las cosas - y es verdadera y no mentirosa" (1 Juan 2,27)

José: No he querido decir que no podamos interpretar la Biblia nosotros mismos con la ayuda del Espíritu Santo, eso es bueno y saludable, pero lo que no tenemos es un derecho absoluto a juicio privado en aquellos puntos en donde la Iglesia ejerciendo su Magisterio ha tomado una decisión definitiva.

Un ejemplo de este ejercicio se vio en el Concilio de Jerusalén (Hechos 15), en donde se resolvió el primer conflicto de peso en la Iglesia primitiva. Por un lado estaban los de tendencia judaizante que creían que los cristianos debían ser circuncidados (Génesis 17,9-12), por el otro estaban los apóstoles y presbíteros que determinaron asistidos por el Espíritu Santo que ya no era necesario[10].

Respecto a 1 Juan 2,27 si leemos el texto en su contexto vemos que el apóstol no pretende decir que la Iglesia no necesita maestros, un oficio que como hemos visto fue instituido por voluntad de Dios (Efesios 4,11-12) y estuvo presente siempre en la Iglesia primitiva, pues los cristianos "Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones" (Hechos 2,42). Allí se habla específicamente de apóstatas que negaban que Jesús era el Mesías (1 Juan 2,18-26) y que no tenían nada que enseñar a los creyentes.

Miguel: Me parece muy interesante nuestra conversación, pero quizá luego podríamos hablar más sobre esas tradiciones que provienen de la Iglesia primitiva.

José: Con gusto.

NOTAS
__________________________________________

[1] El Catecismo de la Iglesia Católica distingue entre lo que se denomina Tradición Apostólica de las "tradiciones" particulares nacidas en el transcurso del tiempo: "La Tradición de que hablamos aquí es la que viene de los apóstoles y transmite lo que estos recibieron de las enseñanzas y del ejemplo de Jesús y lo que aprendieron por el Espíritu Santo. En efecto, la primera generación de cristianos no tenía aún un Nuevo Testamento escrito, y el Nuevo Testamento mismo atestigua el proceso de la Tradición viva.

Es preciso distinguir de ella las "tradiciones" teológicas, disciplinares, litúrgicas o devocionales nacidas en el transcurso del tiempo en las Iglesias locales. Estas constituyen formas particulares en las que la gran Tradición recibe expresiones adaptadas a los diversos lugares y a las diversas épocas. Sólo a la luz de la gran Tradición aquellas pueden ser mantenidas, modificadas o también abandonadas bajo la guía del Magisterio de la Iglesia" (CEC 83).

[2] La razón por la cual muchos evangélicos y protestantes en general no recuerdan estos textos donde se manda mantener la tradición, es porque muchas traducciones protestantes (como la Reina-Valera en sus distintas versiones) sustituyen la palabra παράδοσις (parádosis) que significa literalmente tradición por sinónimos como "instrucciones", "doctrinas", etc., y lo hacen justamente en aquellos textos donde se hace referencia a tradiciones apostólicas que hay que mantener. El resultado es que los lectores cada vez que encuentran la palabra "tradición" en sus Biblias, solo la encuentran asociada a tradiciones humanas. Sin embargo no todas las traducciones protestantes tiene el mismo problema, una de más respetadas por los evangélicos de habla inglesa es la versión del King James, y esta si traduce correctamente todos esos pasajes.

[3] El que San Pablo diga que escribía siempre las mismas cosas, no significa que escribiera sobre todas las cosas. Si fuera así en sus cartas tendríamos repetidas también las enseñanzas de los evangelios (sermón del monte, el padre nuestro, etc. etc. y no es así).

[4] El Obispo San Ireneo (discípulo de San Policarpo, a su vez discípulo del apóstol San Juan) en el siglo II atestigua como incluso en algunas regiones el evangelio se difundió solo de manera oral:

"Entonces, si se halla alguna divergencia aun en alguna cosa mínima, ¿no sería conveniente volver los ojos a las Iglesias más antiguas, en las cuales los Apóstoles vivieron, a fin de tomar de ellas la doctrina para resolver la cuestión, lo que es más claro y seguro? Incluso si los Apóstoles no nos hubiesen dejado sus escritos, ¿no hubiera sido necesario seguir el orden de la Tradición que ellos legaron a aquellos a quienes confiaron las Iglesias?

Muchos pueblos bárbaros dan su asentimiento a esta ordenación, y creen en Cristo, sin papel ni tinta en su corazón tienen escrita la salvación por el Espíritu Santo, los cuales con cuidado guardan la vieja Tradición"
(San Ireneo de Lyon, Adversus Haereses III, 4, 1-2)
[5] El Consenso Unánime de los Padres (unanimis consensum Patrum) se refiere a la enseñanza unánime de los Padres de la Iglesia en ciertas doctrinas como reveladas por Dios e interpretaciones de la Escritura como recibida por la Iglesia universal. Los Padres no son infalibles individualmente, y la discrepancia de algunos testimonios patrísticos no daña el testimonio patrístico colectivo. La palabra "unánime" se deriva de dos palabras latinas: unus, uno + animus, mente. "Consenso" en Latín significa consentimiento, acuerdo y armonía; compartir la misma idea u opinión. Donde los Padres hablan en armonía, con una mente general -no necesariamente uno y cada uno estando de acuerdo en cada detalle, sino estándolo en consenso y consentimiento general- tenemos el "consenso unánime". Las enseñanzas de los Padres nos proveen de un auténtico testimonio de la tradición apostólica, tal como explica San Ireneo de Lyon en el siglo II en su obra contra las herejías:
"Como antes hemos dicho, la Iglesia recibió esta predicación y esta fe, y, extendida por toda la tierra, con cuidado la custodia como si habitara en una sola familia. Conserva una misma fe, como si tuviese una sola alma y un solo corazón, y la predica, enseña y transmite con una misma voz, como si no tuviese sino una sola boca. Ciertamente son diversas las lenguas, según las diversas regiones, pero la fuerza de la Tradición es una y la misma. Las iglesias de la Germania no creen de manera diversa ni transmiten otra doctrina diferente de la que predican las de Iberia o de los Celtas, o las del Oriente, como las de Egipto o Libia, así como tampoco de las iglesias constituidas en el centro del mundo; sino que, así como el sol, que es una creatura de Dios, es uno y el mismo en todo el mundo, así también la luz, que es la predicación de la verdad, brilla en todas partes e ilumina a todos los seres humanos que quieren venir al conocimiento de la verdad. Y ni aquel que sobresale por su elocuencia entre los jefes de la Iglesia predica cosas diferentes de éstas -porque ningún discípulo está sobre su Maestro, ni el más débil en la palabra recorta la Tradición: siendo una y la misma fe, ni el que mucho puede explicar sobre ella la aumenta, ni el que menos puede la disminuye."
(San Ireneo de Lyon, Adversus Haereses, I, 10, 2)
[6] Los primeros cristianos reconocían la autoridad del Concilio Ecuménico, tal como atestigua San Agustín de Hipona:
"Todo lo que observamos por tradición, aunque no se halle escrito; todo lo que observa la Iglesia en todo el orbe, se sobreentiende que se guarda por recomendación o precepto de los apóstoles o de los concilios plenarios, cuya autoridad es indiscutible en la Iglesia."
(San Agustín, Carta 54 (A Jenaro), 1-3
Obras completas de San Agustín, Tomo VIII, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid 1986, p. 338)
[7] Que es lo que ocurre precisamente entre las distintas denominaciones protestantes, que difieren entre sí en innumerables doctrinas, porque interpretan la Biblia de manera diversa.

[8] No hay que olvidar que inclusive el Canon de las Escrituras fue transmitido por la Tradición, ya que en la Biblia no aparece el listado de los libros canónicos.

[9] A esta sucesión ininterrumpida en el ministerio del apostolado, que pasó desde los apóstoles a los obispos hasta hoy, se denomina SUCESIÓN APOSTÓLICA.

[10] No se conoce en detalle el detalle de lo debatido en el Concilio de Jerusalén, pero los judaizantes pudieron haber recurrido a la Biblia y alegado que la circuncisión era una obra de la ley instituida "como pacto perpetuo de generación en generación" (Génesis 17,12; Levítico 12,3) y alegado que Jesús no vino a cambiar ni una tilde de la ley: "No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Sí, os lo aseguro: el cielo y la tierra pasarán antes que pase una i o una tilde de la Ley sin que todo suceda." (Mateo 5,17-18). Aunque argumentos bíblicos podían haber sido utilizados en uno y otro sentido, la decisión del Concilio fue la reconocida como auténtica interpretación de la Revelación.
Publicar un comentario en la entrada

Hermanos en Cristo

RECUERDA:

Cristo ha sufrido por todos
"Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
(San Agustín, Sermón 304).
***
"Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
(St. Augustine, Sermon 304).

Jesús ha optado por amarte
Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
***

Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

Oración por los bebés abortados

Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Google+ Followers

Crux Sancti Patris Benedicti
Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
****
Cruz del Santo Padre Benito
La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

Entrada destacada

Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

♦ Aclaración:

Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

♦ ACTIVIDADES ♦
EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
MONTEVIDEO

Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

Entradas populares

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *