Ir al contenido principal

Entrada destacada

Peregrinación a Salta en diciembre

Desde el año 2001, por pedido de la Santísima Virgen María, la señora María Livia Galliano de Obeid realiza la Oración de Intercesión durante la aparición semanal de la Santísima Virgen María los días sábados en un cerro del Barrio Tres Cerritos, en la ciudad de Salta Capital.
Peregrinación a Salta: del 7 al 10 de diciembre de 2017
Acompaña Padre Fabián A. Barrera

El lunes 7 de agosto pueden empezar a llamar para recibir información sobre la peregrinación que se realizará en el mes de diciembre del corriente año.


A partir del lunes 14 de agosto se abrirá la inscripción.

Contacto para información y/o reserva:

Celular: 011-155710-3595 de lunes a viernes hábiles de 9 a 20hs. (únicamente)
Facebook: guadasouveniresreligiosos.
Correo electrónico: lau_ra_moyano@hotmail.com

Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Novena a San José Gabriel del Rosario Brochero - 1


Oraciones para cada día de la novena, la puedes hacer tantas veces desees, de manera especial los días previos a la festividad (7 al 15 de marzo)// Fuente: radiomaria.org.ar

Oración para rezar cada día de la novena:

Señor, de Quien procede todo don perfecto: Tú dispusiste que San José Gabriel del Rosario fuese pastor y guía de una porción de tu Iglesia, y lo esclareciste por su celo misionero, su predicación evangélica y una vida pobre y entregada; te suplicamos que por su intercesión alcancemos la gracia que humildemente te pedimos… (pedir gracias). Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria).


Día Primero: BROCHERO, HOMBRE DE FE

“La vida la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí”. (Gál. 2, 20)

BROCHERO:



Dice Jeremías 15-16: “Cuando se presentaban tus palabras, yo las devoraba. Tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón”. La fe del Cura Brochero creció porque él cultivó, a lo largo de toda su vida, un profundo y vivo amor a la Palabra de Dios y fue constante en su simple fidelidad de oración de cada día.

LECTURA:
Brochero fue un hombre de fe. Vivió gozosamente el Misterio cristiano. Y vivió la alegría de su Sacerdocio. Solamente así se puede entender su vida y su ministerio sacerdotal. Gracias a su fe, “enamorado” del Señor y sus feligreses (“amorosos”, los llama en una de sus cartas), su entrega fue total, permanente y alegre. Su vida de fe se nutrió de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, la Misa diaria, aún en sus largos viajes, y en su pieza de enfermo, su Rosario, el Breviario que llevaba a la cintura, según testigos, y que rezaba
diariamente. “Vivía según la fe”, anota un testigo. De ahí su caridad pastoral y su muerte en cruz. En ella encontró sostén y fortaleza en su larga enfermedad y, gracias a ella, él pudo decir antes de morir: “Yo me fío de la Misericordia de Dios”.

REFLEXIÓN:
Sin una fe así, como donación personal a Cristo y, al mismo tiempo, heroica, hubiera sido imposible llevar a cabo toda la obra que cumplió. (No hubiera sido un “Instrumento” apto…). Y supo inculcar, además, como viejo “doctrinero” y tesonero “catequista”, a sus fieles, ese espíritu de Fe, que aún perdura, extendiéndose a toda su Provincia y a la Argentina.

OREMOS A DIOS PADRE

Todos: Concédenos, Señor.

• Esa Fe, Don de Dios, pero que el Cura Brochero alimentaba con la Palabra meditada y la simple fidelidad de oración de cada día.
• Esa Fe del Cura Brochero, con sus Santos Ejercicios, su catequesis serrana y su caridad heroica.
• El Señor manifieste gloriosamente, en medio de la Iglesia, la humilde santidad de este su Enviado, que fue fiel y, a su modo, quedó como algo firme en medio de nuestras Sierras, como una luz para anunciar el camino de Dios a sus hermanos.

OREMOS:
Señor, de Quien procede todo don perfecto: Tú dispusiste que José Gabriel del Rosario fuese pastor y guía de una porción de tu Iglesia, y lo esclareciste por su celo misionero, su predicación evangélica y una vida pobre y entregada; te suplicamos que completes tu obra, glorificando a tu Siervo con la corona de los Santos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria).


Nota seleccionada para el  blog del Padre Fabián Barrera
Publicar un comentario

Entradas populares