Reverendo Padre Fabián A. Barrera, c.m.

DESTACADOS

DESTACADOS: Cuando celebramos la Misa, nosotros no hacemos una representación de la Última Cena: no, no es una representación. Es otra cosa: es precisamente la Última Cena. Es vivir otra vez la Pasión y la muerte redentora del Señor. La Misa no se "escucha", se participa, y se participa en esta teofanía, en este misterio de la presencia del Señor entre nosotros". SIGUE AQUI

Buscaron a Dios

buscar

vía email

Ingrese su correo electónico:

Delivered by FeedBurner

Traduce esta página /Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Felicidades

Felicidades

26 jul. 2011

El sacerdote: confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina - Presenteción






Acogiendo con intensa motivación la llamada del Santo Padre y traduciendo su intención profunda, queremos ofrecer este material, fruto maduro del Año sacerdotal. Congregación para el Clero, 9 de marzo de 2011
Autor: Congregación para el Clero | Fuente: Clerus.org


Presentación

EL material  se irá publicando día por medio para permitir un fácil acceso a los buscadores. « Es preciso volver al confesionario, como lugar en el cual celebrar el sacramento de la Reconciliación, pero también como lugar en el que “habitar” más a menudo, para que el fiel pueda encontrar misericordia, consejo y consuelo, sentirse amado y comprendido por Dios y experimentar la presencia de la Misericordia divina, junto a la presencia real en la Eucaristía » [1] .

Con estas palabras, el Santo Padre Benedicto XVI se dirigía durante el reciente Año sacerdotal a los confesores, indicando a todos y cada uno la importancia y la consiguiente urgencia apostólica de redescubrir el Sacramento de la Reconciliación, tanto en calidad de penitentes, como en calidad de ministros.

Junto a la Celebración eucarística diaria, la disponibilidad a la escucha de las confesiones sacramentales, a la acogida de los penitentes y, cuando sea requerido, al acompañamiento espiritual, son la medida real de la caridad pastoral del sacerdote y, con ella, testimonian que se asume con gozo y certeza la propia identidad, redefinida por el Sacramento del Orden y que nunca se puede limitar a mera función.

El sacerdote es ministro, es decir, siervo y a la vez administrador prudente de la divina Misericordia. A él queda confiada la gravísima responsabilidad de “perdonar o retener los pecados” (cfr. Jn 20, 23); a través de él, los fieles pueden vivir, en el presente de la Iglesia, por la fuerza del Espíritu, que es el Señor y da la vida, la gozosa experiencia del hijo pródigo, el cual, cuando regresa a la casa del padre por vil interés y como esclavo, es acogido y reconstituido en su dignidad filial.

Donde hay un confesor disponible, antes o después llega un penitente; y donde persevera, incluso de manera obstinada, la disponibilidad del confesor, ¡llegarán muchos penitentes!

Redescubrir el Sacramento de la Reconciliación, como penitentes y como ministros, es la medida de la auténtica fe en la acción salvífica de Dios, que se manifiesta con más eficacia en el poder de la gracia que en las estrategias humanas organizadoras de iniciativas, incluidas las pastorales, que a veces olvidan lo esencial.

Acogiendo con intensa motivación la llamada del Santo Padre y traduciendo su intención profunda, queremos ofrecer con este material, fruto maduro del Año sacerdotal, un instrumento útil para la formación permanente del Clero y una ayuda para redescubrir el valor imprescindible de la celebración del Sacramento de la Reconciliación y de la dirección espiritual.

La nueva evangelización y la renovación permanente de la Iglesia, semper reformanda, obtienen dinámica linfa vital de la santificación real de cada miembro; santificación que precede, postula y es condición de toda eficacia apostólica y de la invocada reforma del Clero.

En la generosa celebración del Sacramento de la divina Misericordia, cada sacerdote está llamado a hacer experiencia constante de la unicidad y de la indispensabilidad del Ministerio que se le ha encomendado; esta experiencia contribuirá a evitar esas “fluctuaciones de identidad”, que no pocas veces caracterizan la existencia de algunos presbíteros, favoreciendo el estupor agradecido que, necesariamente, colma el corazón de quien, sin mérito propio, ha sido llamado por Dios, en la Iglesia, a partir el Pan eucarístico y a dar el Perdón a los hombres.

Con estos deseos encomendamos la difusión y los frutos del presente material a la Santísima Virgen María, Refugio de los pecadores y Madre de la divina Gracia.

Vaticano, 9 de marzo de 2011
Miércoles de Ceniza

Mauro Card. Piacenza
Prefecto

X Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo tit. de Alba marítima
Secretario




ÍNDICE GENERAL
El material  se irá publicando día por medio para permitir un fácil acceso a los buscadores.


Presentación

Introducción: Hacia La Santidad [1-6]

I. El ministerio de la penitencia y de la reconciliación en la perspectiva de la santidad cristiana 

1. Importancia actual, momento de gracia




  • Una invitación urgente [7-8].



  • La misión de Cristo operante en la Iglesia [9-11].



  • Abrirse al amor y a la reconciliación [12-13].



  • El testimonio y la dedicación de los pastores [14-18].



  • El ejemplo del Santo Cura de Ars [19-20].



  • Ministerio de misericordia [21-23].
  • 2. Líneas fundamentales




  • Naturaleza del sacramento de la penitencia [24].



  • Celebración pascual, camino de conversión [25-27].



  • En el camino de santidad [28-31].



  • Un misterio de gracia [32-35].
  • 3. Algunas orientaciones prácticas




  • El ministerio de suscitar las disposiciones del penitente [36-40].



  • Celebración litúrgica [41-43].



  • Las normas prácticas establecidas por la Iglesia como expresión de la caridad pastoral [44-47].



  • Orientar en el camino de santidad en sintonía con la acción del Espíritu Santo [48-50].



  • Disponibilidad ministerial y acogida paterna [51-57].



  • Una formación renovada y actualizada de los sacerdotes para guiar a los fieles en las diversas situaciones [58-60].



  • Nuevas situaciones, nuevas gracias, nuevo fervor de los ministros [61-63].

  • II. El ministerio de la dirección espiritual

    1. Importancia actual, momento de gracia




  • Itinerario histórico y actual [64-65].



  • Formación sacerdotal para este acompañamiento [66-69].



  • Dirección espiritual y ministerio sacerdotal [70-73].



  • La dirección espiritual que reciben los ministros ordenados [74-76].
  • 2. Líneas fundamentales




  • Naturaleza y fundamento teológico [77].



  • Objetivo específico [78-80].



  • Dinamismo y proceso [81-83].



  • En todas las vocaciones eclesiales [84-86].
  • 3. Orientaciones prácticas




  • Itinerario o camino concreto de vida espiritual [87-97].



  • El discernimiento del Espíritu Santo en la dirección espiritual [98-100].



  • Cualidades del “director” [101-105].



  • Cualidades de quien es objeto de dirección espiritual [106-109].



  • Dirección espiritual del sacerdote [110-116].



  • La dirección espiritual en la vida consagrada [117-121].



  • Dirección de los laicos [122-124].



  • Armonía entre los diversos niveles formativos en el camino de la dirección espiritual [125-134].
  • Conclusión: «Que Cristo sea formado en vosotros» (Gal 4, 19) [135-140]. 

    Notas:

    [1] Benedicto XVI, Discurso a los participantes en el XXI Curso sobre el Fuero interno organizado por la Penitenciaría apostólica, 11 de marzo de 2010.
    Publicar un comentario en la entrada

    Hermanos en Cristo

    RECUERDA:

    Cristo ha sufrido por todos
    "Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rocas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas.
    Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desestimar su vocación: Cristo ha sufrido por todos.
    Con toda verdad está escrito de Él: Nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad»
    (San Agustín, Sermón 304).
    ***
    "Keep that in mind, brethren, in the garden of the Lord not only the rocks of the martyrs, but also the lilies of the virgins and the married ivy and violets of widows.
    No man, whatever kind of life, is to dismiss his vocation: Christ suffered for all.
    In all truth it is written of Him, our Savior desires all men to be saved and reach full knowledge of the truth "
    (St. Augustine, Sermon 304).

    Jesús ha optado por amarte
    Although you do not remember it, for you it gave the life. Although you do not believe it, for you it worries. Although you are not considered to be important, for It you are. Although you do not accept it, he has excused you. Although you do not perceive it, it is with you. Although you condemn you himself, Jesús has chosen to love you. He sees us otherwise. It is much more, much major than our heart.
    ***

    Aunque no lo recuerdes, por ti dio la vida. Aunque no lo creas, por ti se preocupa. Aunque no te consideres importante, para El lo eres. Aunque no lo aceptes, te ha perdonado. Aunque no lo percibas, está contigo. Aunque a ti mismo te condenes, Jesús ha optado por amarte. El nos ve de otra manera. Es mucho más, mucho mayor que nuestro corazón.

    Oración por los bebés abortados

    Padre Celestial, que nos has dado el don de la libertad para amar y seguir Tus caminos y mandamientos. Perdona a aquellos padres que abusando de esta libertad destruyen el don de la vida que Tú le has dado a sus hijos. Perdona a esos que destruyen la vida humana abortando el bebé que esperan. Dales a estos niños por nacer la oportunidad de gozar de Tu presencia por toda la eternidad. Ayúdame a ser uno en solidaridad con Tus pequeños, aceptando de corazón las palabras de Tu Hijo: "todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños, por Mí lo hicisteis." (Mt 25:40) Permíteme, entonces, Padre, adoptar hoy espiritualmente a un bebé por nacer y ofrecer mis oraciones, trabajos, gozos y sufrimientos por ese pequeño, para que pueda nacer y vivir para Tu mayor honor y gloria. Te lo pedimos en nombre de Cristo, en unión con el Espíritu Santo, que es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

    Google+ Followers

    Crux Sancti Patris Benedicti
    Crux Sancta Sit Mihi Lux / Non Draco Sit Mihi Dux / Vade Retro Satana / Numquam Suade Mihi Vana / Sunt Mala Quae Libas
    Ipse Venena Bibas / Numquam Suade Mihi Vana
    ****
    Cruz del Santo Padre Benito
    La Santa Cruz sera mi luz / no sera el demonio mi guia. / ¡Apartate, Satanás! / no me sugieras cosas vanas,
    maldad es lo que me brindas, / bebe tu mismo tu veneno

    Entrada destacada

    Francisco: "El nombre de Dios no puede ser usado para justificar el odio y la violencia”

    Nairobi (Kenia) (AICA): El papa Francisco pidió este jueves a representantes religiosos que cooperen y actúen como ¨pacificadores¨ y advi...

    ♦ Aclaración:

    Lo que Usted envía mediante el Formulario de Contacto es recibido por el Webmaster (Administrador: Silvia B. Giordano) de este blog.

    Santa Misa y Confesiones (Padre Fabián)

    ♦ ACTIVIDADES ♦
    EL SANTUARIO PERMANECE ABIERTO DE MARTES A DOMINGO: DE 7,30 A 12 HS Y DE 17 A 20 HS.

    LOS LUNES ESTÁ CERRADO EXCEPTO PARA LA MISA DE 8,00 HS. LUEGO DE LA MISMA SE CIERRA. TAMBIÉN ESTÁ ABIERTO LOS SEGUNDOS LUNES DE MES PARA LA
    MISA DE SANACIÓN: LA ADORACIÓN ES A LAS 18 Y A LAS 19,30 HS LA SANTA MISA.

    EL PADRE FABIAN CONFIESA LOS JUEVES Y DOMINGOS DE 17 A 20 HS POR ORDEN DE LLEGADA Y SIN TURNO PREVIO.

    NO DA ENTREVISTAS PERSONALES. PERO PUEDEN PEDIR INFORMACIÓN A LA SECRETARIA PARROQUIAL DE LUNES A SÁBADOS DE 8,30 A 11,30 HS AL TELÉFONO 2508 6672 INT 108 O A MARTA 095724928

    SANTUARIO DE LA MEDALLA MILAGROSA Y SAN AGUSTÍN
    MONTEVIDEO

    Santa Misa con oración por sanación interior y física, 4to domingo de cada mes a las 16hrs. Capilla de las Hermanas Vicentinas, Reconquista 432, Montevideo (Uruguay).

    Entradas populares

    Formulario de contacto

    Nombre

    Correo electrónico *

    Mensaje *